LA CÁMPORA ATRAPA TODO: TAMBIÉN CONTROLA EL SERVICIO METEOROLÓGICO

Si se tuviera en cuenta su expansión dentro del Estado y la multiplicidad de sus cientos de funcionarios contratados en todas las áreas de Gobierno, la agrupación La Cámpora sería un fabuloso movimiento político, generador en tiempo récord de cuadros expertos en los más diversos rubros. Sus militantes fueron designados en puestos de diferentes rangos en todos los ministerios del Gabinete, en las viejas dependencias de una burocracia estatal agigantada con el paso de las gestiones presidenciales, en las empresas estatizadas, en entes nuevos y en otros técnicos fundados hace casi un siglo y medio en los que no solía desembarcar “la política”. Es el caso, por ejemplo, del Servicio Meteorológico Nacional (SMN).
Los integrantes de La Cámpora también “coparon”, desde hace varios meses, a ese ente históricamente técnico en el que trabajan civiles y militares. La agrupación K, según fuentes de Defensa, desplazó a las autoridades que llevaban años trabajando en el SMN. Los militantes “camporistas” que fueron contratados en el último tiempo allí, con salarios altos, son muchos más de un centenar, es decir, el más del 10 por ciento de una plantilla que tuvo tradicionalmente alrededor de mil empleados.
Los técnicos del SMN se quejan en off the record, por temor a represalias, de los modos prepotentes con los que los “camporistas” tomaron el poder en el ente. Son las misma quejas, con matices, que repitieron técnicos estatales en otros organismos que vivieron el mismo mecanismo de desembarco “camporista”.
El nuevo gobierno de Mauricio Macri prometió rever las contrataciones de último momento de militantes K en el Estado. Si cumple ese objetivo, tendrá que inmiscuirse hasta en lo que pasó en el Servicio Meteorológico Nacional.
El SMN tiene como misión estudiar las señales de la naturaleza, del clima, los vientos, la atmósfera o los mares, para realizar pronósticos meteorológicos que sirvan para preservar a la población de posibles riesgos. Y también, entre otras cosas, para ayudar a planificar a las economías que se desarrollan, o decaen, de acuerdo a los enigmas milenarios de las lluvias o el calor persistente del sol.
El SMN es mucho más que el lugar desde nacen el pronóstico del clima que difunden los medios a diario. Es un organismo descentralizado, con financiamiento propio, dependiente desde el 2007 de la secretaria de Planeamiento del Ministerio de Defensa. Ese puesto lo ocupa un “camporista”, Santiago Rodríguez.
Fue él quien se encargó, en julio de 2014, de hacerle saber a su director e interventor histórico, Héctor Ciappesoni, con mandato hasta enero de 2016, que debía dejarle su cargo a una científica alineada con el Gobierno K. Ciappesoni es doctor en Ciencias Meteorológicas y trabajaba en el SMN desde 1963.
Quien ocupó su lugar fue la doctora en ciencias de la Atmósfera Celeste Saulo.
A partir de entonces la política llegó al organismo que analiza el clima.Saulo, por ejemplo, militó en estas semanas en forma explícita para que su gente a cargo vote a la fórmula Daniel Scioli-Carlos Zannini.
“Cavallo nos mandó a lavar los platos, ahora tenemos 1.200 personas que pueden hacer ciencia para la gente”, dijo en un discurso proselitista junto a otros científicos. En su exposición, se salteó a dos gobiernos presidenciales que asumieron después de que el ex ministro de Economía de Carlos Menem dijera esa frase frente a representantes de la ciencia, eso sin contar a los mandatarios de la semana final de 2001: Fernando De la Rúa y Eduardo Duhalde.
En forma paradójica, Saulo convocó a votar a Scioli, discípulo político de Menem. Incluso, Scioli encabezó en 2001 la lista de diputados del partido de Cavallo, Acción por la República.
Según fuentes de Defensa, el subsecretario “camporista” Rodríguez impulsó la contratación de alrededor de un centenar de militantes de la agrupación juvenil K en el SMN.
Los técnicos que ocupan cargos hace muchos años fueron desplazados sin explicaciones que no terminasen en una cuestión ideológica.
Le pasó, por ejemplo, a la Gerenta de Recursos Humanos, Rita Barrientos. En su lugar asumió Miguel Bonelli, coordinador a su vez de todo el SMN. Otro de los nuevos gerentes K del organismo es el Gerente de Obtención de Datos, Pablo Loyber. Con ese desembarco, la agrupación K ganó influencia en la organización diaria de sectores que dependen de lo que ocurre en los cielos para desarrollarse: los productores agropecuarios, por ejemplo. Buena parte de ellos, para La Cámpora, son el enemigo.

Se el primero en comentar en "LA CÁMPORA ATRAPA TODO: TAMBIÉN CONTROLA EL SERVICIO METEOROLÓGICO"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*