INFORME ECONÓMICO

La misma historia suele repetirse. Al caer Perón en el año 1955, el Informe Preliminar de Prebisch se refiere al problema de reservas. Hoy se habla de un panorama crítico también en ese punto.
Comienza el Informe preliminar diciendo:
“La Argentina atraviesa por la crisis más aguda de su desarrollo económico; más que aquella que el presidente Avellaneda hubo de conjurar ahorrando sobre el hambre y la sed de los argentinos y más que la del 90 y que la de hace un cuarto de siglo, en plena depresión mundial. El país se encontraba en aquellos tiempos con sus fuerzas productivas intactas.”
En cuanto al panorama externo en el punto 3 el informe señalaba:
“La precaria situación de divisas se manifiesta este año (1955) un déficit de balance de pagos estimado en unos 186 millones de dólares. Agregando este déficit a compromisos anteriores, se llega a una deuda externa de unos 757 millones de dólares a fines del año en curso, formada por compromisos perentorios y de plazo relativamente corto. Frente a estos compromisos, las reservas de oro y dólares solo llegan a 450 millones de dólares, con la posibilidad de reconstituir unos 150 millones de dólares que el Banco Central ha debido facilitar a los bancos privados después del cierre del crédito exterior, provocado por la cesación de pagos externos en que incurrió la Argentina en 1949”
Señalar que la situación es peor que en 1890 cuando se produjo una de las peores crisis del país junto con la de 1989 y la de 2001 es realmente algo totalmente inexacto. En ese año la deuda pública superaba el 100 % del PBI. En 1955 era apenas del 20%.
Ni hablar de la situación del año 1929 donde el país recibía los coletazos de la crisis internacional más grave de la historia económica mundial y se hallaba indefenso frente a un Modelo agro exportador que mostraba sus límites. El Pacto Roca Runciman de 1933 es el reflejo final de esa situación. Que yo sepa desde 1955 hacia adelante no hubo necesidad de firmar un pacto ruinoso como ese.
Las Reservas en la versión más pesimista (no incluye la reconstitución de 150 millones de dólares) llegan en 1955 al 59 % de la deuda externa.
¿Cuál era ese porcentaje en el año 1972 cuando culmina la proscripción del peronismo?
Un 17%. Indudablemente un porcentaje sensiblemente inferior.
¿Qué ocurre hoy?
Se habla incesantemente de la precaria situación de las reservas. Si bien se coincide acerca de que las mismas superan los 25.000 millones de dólares se les descuentan distintos conceptos (divisas de los bancos, créditos con China, fondos a pagar a acreedores etc.).
Este análisis pierde de vista que la deuda externa con el sector privado es bajísima (8,7% del PBI al 31 de diciembre de 2014) lo que muestra un panorama extremadamente bueno. Máxime si se tiene en cuenta que las reservas cubren un 60% de dicha deuda.
¿Cuál es el denominador común de la crítica de ayer y hoy?
El menguamiento de las reservas. En el año 1945 eran 1.500 millones de dólares y cayeron en 1955 a un tercio. Hace unos años eran 55.000 millones de dólares y cayeron a la mitad.
¿Qué pierde de vista este tipo de análisis?
La aplicación de las reservas. En efecto, Perón las usó para repatriar la deuda y para nacionalizar servicios públicos, entre ellos los ferrocarriles que eran ingleses. Ello permitió aliviar los egresos al exterior en concepto de interese y utilidades remesadas por empresas extranjeras. La merma actual obedece a la compra de empresas extranjeras, entre ellas el 51 % del paquete accionario de YPF, y al pago de la deuda externa. Desde luego al igual que en el gobierno peronista esto significo un alivio de la carga externa.
¿Será casualidad la coincidencia del diagnostico de ayer y hoy?
No creo. En fin

Juan Latrichano
Analista económico de la CGE

Se el primero en comentar en "INFORME ECONÓMICO"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*