LA PATRIA EMPRESARIA

Cuando se acallen las voces de una pretendida euforia, de un entusiasmado proceso de cambio, quienes lo acompañaron, comprenderán la dimensión de su desatino, un daño autoinfligido a sus propias aspiraciones, que pasaban, legítimamente por vivir mejor.
De nada valen la invocaciones a las situaciones pasadas de hambre y desamparo, el ser humano con memoria selectiva, intenta enterrar sus vivencias desagradables, las oculta pensando hacia delante, a veces, como en este caso con un ideario mágico de transformación, alejado de la realidad que le toca vivir.
No es “per se” que se produce dicha trasmutación conceptual, que lo lleva a atentar contra si mismo, es producto de una acción combinada en lo estratégico, prolongada en el tiempo denominada ya hace años por Naomí Klein: La teoría del Kaos.
En efecto la única forma de coaptar los pueblos culturalmente es produciendo en lo virtual o en lo real, situaciones de inestabilidad o conflicto, que reales o no, los hagan dudar de su desarrollo a futuro, que convulsionen su presente y pongan en duda hasta su propia seguridad personal.
Demonizar los gobiernos, denigrarlos, inventarles corrupciones, agraviarlos permanentemente, usar hasta los aspectos familiares como ariete político de deterioro, hacen que la opinión pública, termina de convencerse que está en manos de ladrones, tránsfugas y corruptos, que deben ser desplazados para dar paso a personajes probos, políticamente correctos, a quienes han aceptado ser parte del mundo civilizado, antes que seguir luchando por utopías tales como: la distribución de la riqueza, la justicia social, la soberanía política, la independencia económica o tantas otras “tonterías” planteadas por un populismo sin remedio.
Entonces si vienen esos personajes a ocupar, como corresponde el espacio público, que nunca debió ser usurpado por la chusma gobernante, vienen quienes con “su esfuerzo” lograron construir empresas y bancos, que fueron capaces de aportar al crecimiento del país, que fueron verdaderos embajadores del desprestigio del gobierno anterior, quienes fueron prometiendo “urbi et orbi” pagar lo necesario para ser nuevamente aceptados, como país “respetable en el concierto de las naciones”.
Ahí esta entonces el ministro de energía, CEO de Shell, el mismo que provocó dos corridas bancarias por millones de dólares para deteriorar el gobierno y lograr liberar los precios de los combustibles; también el ministro de agricultura ex CEO de Monsanto, quien despoja a los pequeños y medianos productores de sus cosechas al monopolizar las semillas transgénicas, que deben rociarse con Glifosato, que desertiza la tierra, contamina el medio ambiente y mata poblaciones; ahí está en nuevo ministro de hacienda ex Morgan y evasor de 700 millones de dólares de fuga del país, que nos debe garantizar soberanía en las negociaciones; otro es el ex asesor de la dictadura militar y del neoliberalismo de los 90 en el banco Central, el mismo que en esos años de plomo, nos hizo pagar a todos los argentinos las deudas privadas y en los 90, nos hundió en el megacanje como el nuevo presidente del banco Nación.
O sea compatriota quería un cambio, ahí lo tiene en toda su dimensión con propuestas del primer mundo como : congelar salarios al llamar a un Pacto Social para “combatir la inflación”, pantalla necesaria para cerrar las paritarias, “pagar a las provincias” el fallo vergonzoso de la Corte Suprema de la Infamia, que desfinancia al ANSES para que tenga que vender a precio vil sus posiciones en las empresas privadas, como Clarín, Techint, Banco Macro y otras que quedaron de la nacionalización de las AFJP, por supuesto seguirá el mentado ajuste por bajas de subsidios y el congelamiento de las asignaciones y jubilaciones.
Ahí está entonces la Patria que querías en toda su dimensión, la Patria Empresaria atada a los designios de los intereses del “Libre Comercio”, ese mismo que cerrará sus industrias, destruirá empleos, flexibilizará las leyes laborales y otras lindezas, que vos votaste porque querías un cambio y te convencieron que era ese.
No te preocupes compatriota, que habemos un conjunto de argentinos, casi el 50%, que no nos rendimos a esa cultura, que no nos mueve un milímetro de nuestras convicciones estos cantos de sirena, somos los que pelearemos en las calles por los derechos adquiridos, somos los que en nombre del peronismo encabezaremos una vez mas la lucha, que no pondremos piedras en el camino , pero con la misma firmeza evitaremos avasallamientos y saqueos de la Patria, exclusiones sociales genocidas, aprovechamientos del poder, como la han realizado en cada etapa, donde se han apropiado para sus beneficios los resortes del gobierno.
El peronismo está vivo, ha conservado su poder de representación, el movimiento obrero estará a la altura de las circunstancias con nuevos nombres, con nuevos ímpetus en la defensa de sus intereses profesionales, con el merecido desplazamiento a aquellos que han permitido semejante situación lamentable. Asimismo en el campo político quienes son tributarios de la embajada, quienes fueron buchones de EEUU y acariciadores de Griesa y Clarín, quienes se acoplan al coro antichavista, quienes denigran la alianza continental lograda, no tendrán cabida en los futuros escenarios de reconstrucción del movimiento nacional y popular, cuya identidad cultural y perfil ideológico seguirá siendo peronista, con nuestros aliados históricos.

Jorge Rachid

Se el primero en comentar en "LA PATRIA EMPRESARIA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*