PENSAR EL FUTURO

Nuestra Institución, en pocos meses –Febrero de 2016- celebrará su 80º aniversario.
Mientras tanto, se desarrolla en el país, una nueva etapa de transición
institucional en el marco de la democracia.
El inicio de una nueva etapa de un gobierno democrático es siempre
un momento oportuno para pensar el futuro, y para contribuir a que éste sea fructífero.
El análisis comparado de los países que más crecieron nos lleva a identificar algunos determinantes comunes en todos ellos.
Y ellos fueron la búsqueda del éxito como motor de las acciones de los individuos, la convicción sobre la necesidad de asociación entre los diversos actores y sectores y de estos con las instituciones, y el incentivo al ahorro y la inversión, tanto pública como privada.
La confianza se construye con el tiempo y requiere de un marco institucional claro y estable, lo que implica la existencia de políticas de Estado permanentes, aceptadas y mantenidas por
las sucesivas administraciones.
Requiere evitar, el deterioro de las instituciones y lograr la vigencia efectiva de la Ley, forzando su cumplimiento en toda circunstancia.
El objetivo común debe ser una mejor calidad de vida de toda la Comunidad, la integración física de las regiones del país y la integración social de sus habitantes, logrando, asimismo, un
amplio y sostenido desarrollo productivo.
Ese desarrollo anhelado, se puede alcanzar más rápido si hay confianza, con un aumento del crédito, que requiere de moneda estable, y de un ahorro que pueda canalizarse al mercado institucional o vía emprendimientos.
Y en ese proceso, el empresario tiene un rol irrenunciable y vital.
El empresario provee recursos técnicos, humanos, capital, ideas. Con ello, genera empleo, genera actividad. La organización empresarial da escala, permite emprender proyectos que
están más allá del alcance de un par de brazos.
La verdadera empresa tiene voluntad de perdurar.
Debemos exigirnos y lograr también, un nivel ético irreprochable.
En ese contexto, es importante la función institucional de la Cámara Argentina de la Construcción.
Acercarse al 80º aniversario, indica que la Institución va por el buen camino.
También es fundamental la importancia que cada trabajador de la construcción tuvo y tiene, para llegar a la creación de la infraestructura de la que hoy disponemos, y la que proponemos construir.
Los trabajadores de nuestro sector se han distinguido, desde antiguo, por la calidad de sus habilidades y por su capacidad de adaptación y de aprendizaje. Desde hace ya muchos años, nuestro sector se enorgullece y distingue por el grado de colaboración obtenido con la UOCRA, el gremio de los trabajadores constructores, con quienes, realizamos estudios de interés común a
través de una alianza estratégica. Y esa alianza sigue siendo vital para los desafíos a enfrentar.
Quiero referirme, finalmente, a la actividad institucional de Generación de Conocimiento.
Con las más modernas tecnologías, para el intercambio de opiniones y para la transmisión de información dedicamos ingentes esfuerzos a generar conocimiento.
Difundimos nuestros estudios mediante publicaciones físicas y virtuales.
En particular, estas publicaciones, que ya son más de 130, reflejan aportes, ideas y conocimiento para el crecimiento del país.
Estos aportes han sido generados por profesionales especializados, que colaboran con la Institución, con continuidad, desde 2005 y se mantienen en estrecho contacto con la Academia y
con los demás actores del sector productivo, solicitando la colaboración de las Delegaciones y de todo actor público o privado. Sus estudios se encuentran siempre abiertos a contribuciones u observaciones.
Se aspira esencialmente a colaborar con la planificación del país.
Es que se trata de Pensar el Futuro, para Construirlo.
Actualizando presentaciones similares de 2006 y 2010, esta publicación presenta, entonces, la Propuesta de acciones que resultan de Pensar el Futuro, buscando la Calidad de Vida, la integración física y social y el desarrollo productivo. Queda ésta a consideración de autoridades, socios y actores de la comunidad toda.
Invito, finalmente, al lector a recorrer el resultado de nuestro Pensar el Futuro y a prepararse para construirlo.
En tanto, tengo la seguridad de que nuestra Institución celebrará su aniversario, como una entidad viva, representativa de la industria, y convencida del aporte que el sector y, en particular, sus asociados pueden hacer al desarrollo de nuestra Patria.
Sirva esta publicación como primer paso de la celebración de nuestros 80 años de vida institucional.
Lic Juan Chediack
Presidente de la Cámara Argentina de la Construcción

Se el primero en comentar en "PENSAR EL FUTURO"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*