LOS “FONDOS BUITRES” Y EL RETROCESO ARGENTINO

El Congreso Argentino está estos días decidiendo si autoriza al Poder Ejecutivo a cerrar el conflictivo capitulo con los denominados “Fondos Buitres”, denominación popular con la cual se identifica a los tenedores de bonos de la deuda pública externa de Argentina que no aceptaron ninguno de los canjes posteriores al default de fines del 2001. Se trata de una decisión crucial, ya que sin despejar las grandes incertidumbres del financiamiento externo será difícil para Argentina retomar el sendero del crecimiento económico que perdió ya hace cuatro años.

Sin un horizonte propicio para las grandes inversiones que se requieren en los sectores productivos no será fácil retomar el proceso virtuoso de ahorro-inversión- producción- empleo-salarios. Para salir del estancamiento se necesitan más inversiones.

Un buen ejemplo es lo que ha venido ocurriendo con los hidrocarburos. Nuestra historia petrolera nos dice que por más de ochenta años en el siglo pasado fuimos importadores de hidrocarburos, ya que la producción aumentaba, pero lo hacía a un ritmo inferior al correspondiente al aumento del consumo interno. Recién se logra el autoabastecimiento a fines de la década del ochenta, de manera tal que a fines del siglo pasado el país exportaba hidrocarburos.

Pero todo esto cambió para peor en los últimos años, ya que por falta de inversiones perdimos el autoabastecimiento y por esta razón cada vez dependemos más de importaciones de combustibles. Hacia el año 2006 las exportaciones netas energéticas eran superiores a los 6 mil millones de dólares, mientras que ahora estamos en déficit, comprometiendo así las escasas reservas del Banco Central. Las evidencias son contundentes: En el 2003 el país produjo 39,1 por ciento más petróleo que en el 2015. En el 2003 la producción de gas fue 18,5 por ciento mayor a la informada para el año 2015.

Un similar proceso de descapitalización y retroceso afecta a toda la infraestructura, particularmente el transporte vial y ferroviario. El déficit de vivienda ha crecido en los últimos años, por las escasas inversiones registradas en esta área de gran interés social. El sector agropecuario ha retrocedido, y por primera vez en nuestra historia hoy hay muchos menos animales vacunos que hace una década. La lista de áreas que necesitan urgentemente inversiones para potenciar y acompañar el crecimiento futuro es muy larga, ya que también afecta al sector industrial manufacturero, huérfano de expansión y modernización por la ausencia de nuevas inversiones.

Arreglar ahora con los “fondos buitres” no asegura de por si un mejor futuro, pero no llegar a concretar una solución ahora comprometerá seriamente nuestra evolución futura.

Se el primero en comentar en "LOS “FONDOS BUITRES” Y EL RETROCESO ARGENTINO"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*