PRIMERO, LA VOCACIÓN; PERO INGENIERÍA VENDRÍA BIEN

Elegir la carrera universitaria es la gran decisión que deben tomar nuestros adolescentes cuando concluyen la escuela secundaria. Comencemos por reconocer que lamentablemente esta es una preocupación propia de las clases medias y altas, ya que los adolescentes pobres no tienen derecho a tener esta preocupación porque ellos, en su inmensa mayoría, no concluyen el secundario. Recordemos que no concluyen el secundario 70 de cada 100 niños que ingresan al primer grado primario estatal. Influye en la elección de carrera universitaria el nivel de preparación del adolescente, ya que si asistió a una escuela secundaria que no fue capaz de facilitarle ni la disciplina del estudio ni el aprendizaje, el campo de elección de carrera se reduce enormemente, ya que se excluyen de entrada las universidades o carreras caracterizadas como “difíciles”.

Desde ya que la propia vocación del estudiante es esencial en esta decisión.

El futuro de las carreras universitarias está íntimamente ligado a la evolución prevista en el ordenamiento socioeconómico de las naciones, en este siglo XXI caracterizado por una globalización de profundas trasformaciones en los procesos productivos. En esta era globalizada prosperan sostenidamente las naciones que capacitan adecuadamente a sus universitarios, ya que el siglo XXI es el siglo de la universidad, mientras que el XX fue el de la escuela secundaria y el XIX de la primaria.

La evolución de la demanda laboral estará cada vez más supeditada a las grandes corrientes de inversiones trasnacionales, particularmente en los nuevos desarrollos científicos y tecnológicos. No serán los recursos naturales los que concitarán más inversiones en este nuevo mundo globalizado, sino el capital humano, especialmente en las carreras que se están expandiendo en este siglo en todo el planeta, desde América del Norte, Europa y Japón hacia el nuevo mundo en desarrollo en Asia, América Latina y África. Los países que hoy están liderando el crecimiento económico tienen una elevada participación de graduados universitarios en las carreras científicas y tecnológicas; lamentablemente esta graduación es muy escasa en nuestro país. Pero este dato debe ser asumido por el adolescente que quiere escoger una carrera con una buena salida laboral, incluso más allá de nuestra frontera geográfica. Cuando un nieto me consulta sobre elección de carrera le digo que estamos graduando 120.000 universitarios por año, de los cuales nada menos que 50.000 corresponden a las Ciencias Sociales. Pero estamos graduando apenas la mitad de ingenieros que de abogados, mientras Chile gradúa el doble de ingenieros que de abogados. Escasamente graduamos anualmente 5 ingenieros hidráulicos, 14 ingenieros en minas, 16 ingenieros nucleares, 37 ingenieros forestales, 45 ingenieros en petróleo y 52 ingenieros ambientales. También es escasa la graduación en Física, Química y Matemática, carreras todas estas de mucho futuro laboral en este siglo XXI. El consejo en este caso se refiere a destacar cuáles serán las perspectivas esperadas para cada carrera en las próximas décadas, que es cuando se desarrollará la vida laboral de los adolescentes de hoy.

Pero el consejo no se puede subordinar totalmente a este tipo de razonamiento, basado en el esperado avance de nuestro país inmerso en un mundo globalizado, cada vez más exigente en lo que hace a la formación profesional de sus graduados universitarios. Hay algo esencial que no puede ni debe ser ignorado: la vocación natural, que puede ser muy marcada en muchos adolescentes. Por esta razón, la elección de carrera no debe subordinarse totalmente a las meras perspectivas laborales. Hay que respetar y no anular las genuinas vocaciones por las carreras tradicionales propias de sociedades civilizadas. Necesitamos también buenos juristas, sociólogos, historiadores, médicos, economistas, arquitectos, educadores y graduados en Letras.

Se el primero en comentar en "PRIMERO, LA VOCACIÓN; PERO INGENIERÍA VENDRÍA BIEN"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*