SEGUIMOS CON EL FUEL OIL CONTAMINANTE

Hace ya más de 7 años, publicamos una nota, que alertaba sobre la utilización en Argentina de fueloil contaminante, debido a su alto contenido de azufre. En esta nota titulada ‘No importemos más fueloil contaminante’, decíamos entonces:
n “Es sabido que la combustión de insumos que contengan azufre genera dióxido de azufre, susceptible de transformarse en la atmósfera en ácido sulfúrico, que puede retornar bajo la forma de lluvia ácida. Este tipo de precipitación causa importantes daños ambientales y perjudica la salud humana, por eso, en el mundo, desde hace años se ponen topes a la cantidad de azufre que pueden contener los combustibles derivados de los hidrocarburos”.
n “Esto ya había sido considerado por nuestra Secretaria de Energía, que en 2006 había sensatamente dispuesto que, a partir de junio de 2008, el fueloil utilizado por las centrales eléctricas no podía contener más de un 0,7% de azufre. Pero poco antes de la entrada en vigor de la norma, la misma autoridad la derogó en abril del 2008, mediante la Resolución 150”. Por eso se permite desde entonces seguir quemando fueloil con mayor contenido de azufre contaminante (uno por ciento).
n Este injustificado retroceso regulatorio no tiene ningún nuevo fundamento técnico, sino que, simplemente, alude a que “la necesidad de importar fueloil para las usinas eléctricas vuelve conveniente ajustar las especificaciones de éste”.
n “Dicho en otros términos, como innecesariamente importamos fueloil perjudicial para el medio ambiente, anulamos la norma protectora de la salud en lugar de procurar fueloil de buena calidad”.
En esta nota, publicada hace más de siete años, además indicábamos que era necesario anular esta Resolución 150, dictada exclusivamente para favorecer los oscuros negocios de comercio exterior con Venezuela sacrificando el medio ambiente. También decíamos entonces que las autoridades de la ciudad de Buenos Aires debían tomar cartas en esta cuestión, porque así se lo impone la propia Constitución de la CABA que expresa (art.20). “El ambiente es patrimonio común. Toda persona tiene derecho a gozar de un ambiente sano, así como el deber de preservarlo y defenderlo en provecho de las generaciones presentes y futuras. Toda actividad que suponga en forma actual o inminente un daño al ambiente debe cesar”. Este mandato constitucional es claro. Señalemos que en la última década, debido a esta preocupación ambiental, se registra una tendencia mundial a reducir el contenido de azufre en el fueloil a apenas 0,5 %
Nuestra nota concluía expresando que era hora de terminar con la utilización de este fueloil contaminante y que “Las autoridades, principalmente de la Ciudad de Buenos Aires, se ocupen del medio ambiente”. Pasaron los años, cambiaron las autoridades nacionales, pero el caso es que todas las centrales térmicas del país, principalmente las Centrales Puerto y Costanera, pueden si lo desean, seguir quemando fueloil contaminante por su alto contenido de azufre, sin recibir ninguna observación de parte del gobierno de la CABA o de la Nación. Esperemos que las autoridades corrijan pronto esta situación.

(Cronista)

Se el primero en comentar en "SEGUIMOS CON EL FUEL OIL CONTAMINANTE"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*