A 60 AÑOS DE LA CREACION DEL CLUB DE PARIS PARA RESOLVER LA DEUDA EXTERNA ARGENTINA

El 16 de mayo de 1956, exactamente seis décadas atrás, nació el llamado “Club de París”, creado para resolver el endeudamiento externo argentino reemplazando una serie de tratados bilaterales por otro de carácter multilateral de manera de salir de la negociación estricta en dólares estadounidenses al poder usar para el comercio exterior, como medio de cobro y pago, cualquiera de las monedas de los países acreedores firmantes.

La mayor parte de la deuda argentina estaba constituida con los perdedores de la Segunda Guerra Mundial ya que llegaba a los u$s 158,5 millones en el caso de la entonces República Federal de Alemania (unos u$s 5.000 millones actuales tomando en cuenta la devaluación, desde entonces, de la moneda estadounidense),  u$s 135,5 millones a Italia, el segundo mayor acreedor y u$s 76,2 millones al Japón, el tercero, que no era parte del Club.

El total, incluyendo al Japón, alcanzaba a los u$s 450 millones, por lo cual los perdedores de la guerra controlaban apenas algo más del 60%, mientras que del resto el mayor acreedor era el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte (RU) con u$s 75,2 millones, seguido por Francia con u$s 34 millones y por los Países Bajos (PB) con u$s 25 millones en tanto otros seis países sumaban el resto con cifras mucho menores.

La Argentina se comprometió a cancelar el total de la deuda a lo largo de un decenio, con un pago de u$s 50 millones en cada uno de los dos primeros años, de u$s 55 millones en los dos siguientes, de u$s 60 millones para los cuatro posteriores, en tanto entre los últimos dos, más desahogados, se debía liquidar el saldo remanente que con los intereses llevaba el total a unos u$s 500 millones.

Dicha reunión fue convocada por el entonces ministro de Finanzas de Francia, Paul Ramadier, durante el gobierno del primer ministro socialista, famoso por su represión del independentismo argelino, con lo cual los acreedores se anticiparon en casi tres meses al ingreso argentino al Fondo Monetario Internacional (FMI), el 1° de agosto del mismo año, y al primer préstamo, por u$s 75 millones, otorgado por el organismo al país.

Desde entonces, el Club de París, llamado así porque se reúne en la capital francesa, fundado para atender los problemas financieros de la Argentina, ha seguido funcionando y desde entonces ha establecido unos 500 acuerdos con cerca de un centenar de países, casi todos ellos de los antes llamados del “Tercer Mundo” y luego “periféricos” y, en algunos casos emergentes, como la propia Argentina.

En la actualidad son socios permanentes del Club, en carácter de acreedores Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, España, Estados Unidos de América (EUA), Finlandia, Francia, Irlanda, Israel, Italia, Japón, Noruega, Rusia, PB, RU, Suecia y Suiza, siendo que en el caso de Israel también en alguna ocasión ha debido recurrir al organismo pero en calidad de deudor.

Además de Israel y de la Argentina, entre los múltiples estados que recurrieron a negociar sus deudas en el Club se cuentan Angola, Brasil, Chile, Corea del Sur, Cuba, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Kuwait, Marruecos, México, Nueva Zelanda, Perú, Portugal, Trinidad y Tobago, Turquía y Tuvalu, lo que muestra que también estados petroleros debieron sanear pasivos aun cuando el precio de los hidrocarburos no se había desmoronado.

Desde su rol como deudora fundadora durante la presidencia de Pedro Eugenio Aramburu, la Argentina ha renegociado sus deudas con el grupo de acreedores en 1962 con Arturo Frondizi y José María Guido; en 1965 con Arturo Umberto Illia; en 1985, 1987 y 1989 con Raúl Ricardo Alfonsín; y en 1991 y 1992 con Carlos Saúl Menem, siendo estas últimas, con sus ajustes e intereses las canceladas el 29 de mayo de 2014 durante el gobierno de Cristina Elisabet Fernández tras dos días de negociaciones.

Dicha cancelación de las deudas pendientes se estableció mediante una renegociación que implica el pago de u$s 9.700 millones a lo largo de cinco años, cifra bastante menor, en términos de poder de pago de la moneda estadounidense, a los u$s 450 millones de 1956, equivalentes a unos u$s 13.500 millones de la actualidad, y que deberá tener que terminar de cancelarse hacia el final del mandato del presidente Mauricio Macri.

La deuda arreglada en 2014 se corresponde en un 30% a Alemania, en un 25% al Japón, el 9% a los PB, el 8% a Italia, otro 8% a España y el 20% restante a diversos acreedores menores, correspondiendo en un alto porcentaje a pasivos contraídos por el propio estado durante gobiernos militares y en una buena medida a la estatización de la deuda privada realizada en 1982 por el Banco Central de la República Argentina siendo presidente del mismo Domingo Felipe Cavallo, más tarde ministro de Economía.

2 Comments on "A 60 AÑOS DE LA CREACION DEL CLUB DE PARIS PARA RESOLVER LA DEUDA EXTERNA ARGENTINA"

  1. Es bueno agregar al artículo de Fernando del Corro sobre El Club de París que fue iniciado durante el gobierno de Pedro Eugenio Aramburu, siendo Ministro de Realaciones Exteriores Alfonso de Laferrère. Roberto Alemann fue quien tuvo a su cargo las tratativas coronadas por un reconocido éxito para una Argentina endeudada y desprestigiada internacionalmente

  2. Es interesante el dato que de deudas bilaterales pasaron a ser multilaterales pagaderas en dolares y el otro dato paises que fueron deudores como los perdedores de la segunda guerra mundiales hoy son acreedores. Tambien es importante y poco se menciona que la deuda privada se estatizo cuando Cavalo era presidente del Banco Central, durante la dictadura militar.

Responder a Luis Zarlenga Cancelar respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*