LA DEVALUACIÓN Y QUITA DE RETENCIONES BENEFICIARON AL CAMPO EN U$S 8.000 MILLONES

En economía se ha desarrollado una literatura referida a la llamada “maldición” de los recursos naturales. Se refiere a la paradoja de que muchos países bien dotados por la naturaleza no han logrado un desarrollo económico significativo. Los países petroleros son un claro ejemplo al respecto.

En el caso de la Argentina, aquella “maldición” tiene una particular expresión. La abundancia de tierras fértiles se ha traducido en una facilidad para la producción agropecuaria de clima templado. Históricamente, la Argentina ha sido uno de los principales exportadores de dichos productos. Pero -y aquí radica la “maldición”- esos mismo bienes son los que, con la excepción de la soja, constituyen el núcleo de la canasta de consumo de la población.

Por lo tanto, un aumento de los precios del trigo, el maíz, el girasol o la carne vacuna es una buena noticia para los productores, pero una mala para los consumidores.

La administración anterior creyó resolver el problema restringiendo severamente las exportaciones de estos productos y dejando libre sólo la de soja. De este modo, desvinculó los precios internos de los internacionales para los bienes cuya exportación fue cuotificada. Ello llevó a fuertes caídas en la producción de aquellos productos en beneficio de la soja.

Las medidas adoptadas por la actual administración apuntaron a revertir esta situación. Ello se tradujo en un significativo beneficio para el sector productor, pero también en un aumento de precios para los consumidores.

¿Cuál fue el monto de beneficios que obtendría el sector agropecuario por efectos de la devaluación, más la quita o reducción de retenciones? Para realizar la estimación, calculamos el aumento de precios registrado por los productos agropecuarios principales entre fines de noviembre de 2015 y fines de abril de 2016*, suponiendo que en tal período se trasladó todo el efecto de la devaluación y la modificación en las retenciones. Ese beneficio bruto unitario lo multiplicamos por la producción esperada de cada uno de ellos, para obtener el beneficio bruto total. Como se observa en el cuadro, ese beneficio bruto total

asciende a 117.662,80 millones de pesos o sea 8.115 millones de dólares. Ello representa un 26% del valor agregado por el sector. Es decir: el sector recibió un incremento de ingresos equivalente a un cuarto de su contribución a la economía nacional. De aquel total, el 50% corresponde al efecto de la devaluación y la quita del 5% de las retenciones sobre la soja.

Estimacióndebeneficiobrutoporla devaluación y modificación de retenciones

beker_i1

beker_i2

 

por Víctor Beker

Se el primero en comentar en "LA DEVALUACIÓN Y QUITA DE RETENCIONES BENEFICIARON AL CAMPO EN U$S 8.000 MILLONES"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*