FONDOS PARA RECUPERAR NUESTRO DESARROLLO

No basta con decirse desarrollista, pues para hacer crecer al país hay que lograr canalizar enormes masas de recursos hacia la inversión reproductiva. Esto es más difícil hacerlo que decirlo. Nosotros hemos espantado el ahorro hacia otros países y culpamos a los ahorristas de anti patrias, en tanto generamos una expropiación de los recursos generados cada año en el país.

Comparémonos con el mundo. En los últimos 200 años las condiciones económicas globales han mejorado muchísimo para todos, y mucha gente salió de la pobreza, que quedó reducida significativamente como porcentaje de la población total. Esto fue más notorio en los últimos 30 años, especialmente para países de gran población, como China. Desde 2008, luego de la crisis de la subprime, en los países de Occidente se puede observar una pausa en esta mejora.

Por la terrible política económica a la que fue sometida la Argentina, con fuertes hiperinflaciones y cambios de moneda increíbles para expropiar el ahorro y todo lo concomitante con esos fenómenos, en nuestro caso aumentó la pobreza e hizo retroceder en términos relativos al país desde los primeros puestos en el mundo. Es lo contrario de lo que ha ocurrido internacionalmente, como puede verse en el gráfico de pobreza por zonas.

ferreres_a1

¿Qué podemos hacer? Hay mucha ignorancia acerca de lo que da resultado en economía en nuestros dirigentes políticos, sindicales, eclesiásticos y empresariales. Tendrá que surgir un grupo nuevo, con nuevas ideas, que reoriente al país hacia un nuevo milagro, que es posible pues tenemos los recursos naturales y la población preparada, pero no tenemos inversión suficiente ni instituciones seguras, ni dirigentes firmes.

Nuestro capital institucional está muy deteriorado y sin esto no hay normas claras que nos puedan guiar hacia el desarrollo. El ahorro de los argentinos, en buena parte, fue expropiado por las locuras de los dirigentes (por ejemplo, cambio de todos los depósitos bancarios de todo tipo por un bono estatal a 10 años, como fue el Boden 2012 en la crisis del 2002, la última). Otra gran parte del ahorro nacional se refugió en el exterior o las cajas fuertes locales para evitar las locuras de nuestros dirigentes, tratando de escapar de la muy mala legislación populista.

 

¿Cómo hacer para que vuelva el ahorro al país? El gobierno kirchnerista implantó un blanqueo gratis, que dio poco resultado, unos u$s 2.500 millones en varios años. El gobierno actual está intentando un blanqueo también para financiar obras públicas y los pagos de lo que se les debe a los jubilados, aunque no ha cambiado el sistema impositivo nacional, provincial y municipal.

Nuestro sistema impositivo, que recauda cerca del 50% del PIB entre la Nación, las provincias y los municipios, consiste en una superposición de impuestos difícil de explicar en los términos de un artículo. Es un sistema impositivo que asusta pues, por ejemplo, no corrige casi nada por inflación, cobrando impuestos sobre impuestos y, peor aún, sobre la inflación nominal, como si esta fuera una ganancia. El gobierno lo va arreglando de a poco, como puede verse en la eliminación o reducción de los derechos de exportación para el agro y la industria, pero aún falta mucho para normalizar este sistema complejo.

De todas maneras, los fondos que se exterioricen podrían ir en alguna proporción a títulos públicos y financiar de esta manera parte del plan de inversión estatal que tendría el gobierno, aunque los pliegos no están aún redactados para hacer esas grandes licitaciones. Si bien el sistema fiscal que enfrentan las empresas asusta, los bonos estatales no están sujetos a esos impuestos, lo que podría favorecer el destino hacia los mismos.

Hay que hacer creíble el país para que el ahorro nuestro se invierta sin dudas en proyectos aquí. Para eso necesitamos un cambio total de paradigma pues con pequeños reajustes no creo que podamos cambiar nuestra fuerte tendencia decadente. Debemos mirar para adelante, a diez años al menos, hacia el 2025 y hacer lo imposible por cambiar. Para los jóvenes, esto es un gran desafío y seguramente van a luchar con entusiasmo para que se convierta en realidad.

Se el primero en comentar en "FONDOS PARA RECUPERAR NUESTRO DESARROLLO"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*