NOTICIAS

Notas Interesantes

LA QUINOA: UN CULTIVO AUTÓCTONO QUE LA ARGENTINA IMPORTA DE INDONESIA

En el primer semestre ingresaron al país casi 200 toneladas de quinoa, cerca del doble de la producción local. Hay muchas materias pendientes para potenciar ese cultivo americano.

La Argentina es un país al menos curioso: en sus regiones andinas se produce quinoa desde tiempos inmemoriales, pero en el primer semestre del año multiplicó por cinco sus importaciones de ese cultivo americano, que incluso ingresó de lugares lejanos como Indonesia.
Los datos son oficiales. Según los registros que lleva el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), en los primeros seis meses del año ingresaron al país 192 toneladas de quinoa, un 501% más respecto de las 32 toneladas importadas en igual lapso de 2015. Ese volumen duplica con facilidad la oferta nacional de un cultivo que cada vez es más requerido y cotizado en los circuitos gastronómicos.
Pese a tener amplias regiones donde la quinoa se produce y podría ganar escala, usualmente la Argentina ha sido importadora de ese alimento, sobre todo desde Perú y Bolivia, los dos mayores productores y exportadores del mundo. Pero en este primer semestre ha sucedido algo bastante particular, pues por primera vez ingresaron 22 toneladas de quinoa desde Indonesia y 8 toneladas desde Chile, según los datos del organismo sanitario.
Todo esto sucede mientras el gobierno y varios organismos multilaterales han dedicado mucho esfuerzo y dinero en los últimos años a promocionar localmente a la quinoa como una opción productiva. Por iniciativa de la FAO (el brazo agrícola de las Naciones Unidas) se llegó a declarar al 2013 como año internacional de ese cultivo milenario. Un año después, en Jujuy se realizó el primer Congreso Nacional, pero pocos han sido hasta ahora los resultados.
Amanda Fuxman, experta en cultivos andinos del Ministerio de Agroindustria, reconoció que la Argentina viene marchando desde atrás en una carrera que ya tiene muchos competidores, porque la quinoa ha dejado hace rato de ser solo un cultivo andino y ahora hay cerca de treinta países que -como Austraila o Francia- están comenzando a tener sus propias cosechas. En ese lote está Indonesia, flamante e insólita exportadora del grano a la Argentina.
“Pero, claramente, la quinoa de estos nuevas zonas productoras tiene una diferencia muy marcada en cuanto a su valor y calidad nutricional. La mejor quinoa se da en nuestro Norte, en la altura”, aclara de inmediato la especialista, para quien “no es descabellado sino que es muy factible producir mucho más” en el corto y mediano plazo.
Entre Perú y Bolivia hay unas 150 mil hectáreas sembradas con quinoa, a las que se han sumado otras 30 mil hectáreas desperdigadas por el resto del mundo. En la Argentina solamente existen una 800 hectáreas registradas, aunque podrían sumarse de 200 a 300 hectáreas más que no han sido declaradas como tales. Como sea, el retraso y las posibilidades son enormes. Las principales zonas productivas son las comarcas andinas de Salta, Jujuy y Catamarca, Tucumán y La Rioja, aunque también ha habido experiencias de siembra más extensivas en La Pampa y Santa Fe.
Una de las grandes limitantes al desarrollo de la quinoa en el país ha sido la falta de semillas adecuadas para llevar a cabo este cultivo anual, cuyo grano posee los ocho aminoácidos esenciales para el ser humanos, lo que la convierte en un alimento muy completo y de fácil digestión. Recién este año el INTA (Instituto Nacional de Tencología Agropecuaria) ha podido inscribir la primera variedad comercial y otras tres vienen en camino. Incluso hay ensayos en el INTA Bordenave, en el sur de la provincia de Buenos Aires, pero con variedades que provienen de Chile.
“Nos debemos un trabajo genético importante. Y por eso estamos por lanzar una mesa nacional de agregado de valor de cultivos andinos, que va a tener gran impacto porque va a reunir a las provincias del NOA, que son las que tienen la cultura y la tradición de producir quinoa”, explicó Fuxman.

Matías Longoni (Clarón)


El informe del INDEC para escrachar a Moreno y sus mediciones de desempleo (Clarín)
El organismo resaltó los desastres de procedimientos que hallaron en la EPH elaborada durante el kirchnerismo.
Junto a las cifras de desempleo que se desprenden de la Encuesta Permanente de Hogares que difundió ayer, el INDEC distribuyó un comunicado en el que advirtió sobre el desastre que encontraron las actuales autoridades del organismo responsable de elaborar las estadísticas públicas.
En un informe titulado “Consideraciones sobre la revisión, evaluación y recuperación de la Encuesta Permanente de Hogares”, el INDEC advirtió: “La revisión efectuada (aún en curso), sobre los distintos procesos de trabajo y datos publicados con anterioridad, ha encontrado problemas en lo referido a la omisión en la cobertura geográfica, la discrepancia en las proyecciones de población, la falta de capacitación conceptual y operativadel personal responsable del proceso de recolección de los datos, la utilización de prácticas sesgadas para la realización del trabajo de campo, la no explicitación de criterios conceptuales para reclasificación de grupos poblacionales específicos, la clasificación errónea de algunos agrupamientos tomando en cuenta las recomendaciones internacionales provistas por la Organización Internacional del Trabajo y la eliminación de circuitos de trabajo integrados, entre los principales inconvenientes”.
Sobre cada punto resaltado, el informe dice: A partir del tercer trimestre de 2013 se implementó una nueva muestra para la EPH. Se carece de información técnica veraz y completa para su revisión y se encontraron numerosas inconsistencias entre los diferentes –y escasos- materiales obtenidos.
La revisón de materiales, la realización de supervisiones y distintas técnicas de control de la calidad de la información permitieron observar: diferencias entre la información vertida en los cuestionarios y la grabada en la base de datos; correcciones, tachaduras, incompletitudes y faltantes en los cuestionarios, sin las correspondientes aclaraciones; falta de aplicación de los cuestionarios en campo, en especial los bloques de preguntas específicos para la determinación de la condición de actividad.
Sobre los errores en los procedimientos informáticos, el INDEC señaló: El rasgo más significativo de los procedimientos informáticos durante el período en evaluación, es el de haber abandonado el sistema integral de tratamiento informático de la EPH desarrollado y utilizado anteriormente.
El Sistema de EPH de Gestión y Explotación de Base de Datos comprendía, de manera articulada, todas las etapas de la realización de la EPH, desde el ingreso de datos de todo el país hasta la emisión de los informes de prensa, bases de datos y numerosos tabulados que alimentaban la pagina Web del Instituto. Dicho procedimiento se sustituyó por operaciones parciales, ejecutadas manualmente por diferentes personas. Esto implicó no sólo el abandono de la estructura integral sino también la colocación de los distintos procesos en computadoras individuales, fuera del servidor oficial del INDEC, sin ningún tipo de resguardo Institucional (sistema de backup). Este procedimiento admite operaciones puntuales sobre los procesos, disminuye los estándares de calidad preestablecidos y, de hecho, ha difi cultado el encuentro de los componentes de la EPH en sus aspectos informáticos, en su totalidad.
A manera de síntesis, el comuncado concluye así: “Innumerables factores concurren a desestimar los resultados anteriores como reflejo fiel de la realidad socioeconómica de nuestro país y plantean el desafío de recuperar la Encuesta Permanente de Hogares como estadística pública fundamental. Este proceso se ha iniciado con la difusión del informe de prensa “Mercado de Trabajo: principales indicadores” del segundo trimestre de 2016, y deberá ser profundizado culminando con la provisión regular de indicadores veraces, significativos y oportunos sobre la realidad del país”.

Se el primero en comentar en "NOTICIAS"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*