REPRESENTACIÓN POLÍTICA: SE VIOLA LA CONSTITUCIÓN

La Asociación por los Derechos Civiles (ADC) ha interpuesto un amparo ante la Corte Suprema de Justicia para que declare la inconstitucionalidad de la “Ley Bignone” en cuanto viola el sistema representativo (artículos 1, 16, 37 y 45 de la Constitución) y ordene que el Congreso fije las nuevas representaciones para cada distrito de acuerdo al Censo de 2010 (40.091.359 habitantes) y no al de 1980 (sólo 27.947.446); esto es: 35 años y más de 12 millones ignorados.
La principal de esas normas establece el mínimo de 5 diputados por distrito. ¿Cuál es la consecuencia? Hoy 10 habitantes de la provincia de Buenos Aires tienen el poder institucional de uno de Tierra del Fuego que elige 1 diputado cada 25.238, mientras se necesitan 222.778 bonaerenses para elegirlo. La demanda señala que “la controversia es común a todos los distritos de la Nación” y la Corte deberá citar a todas las provincias, la ciudad de Buenos Aires, sus defensores del pueblo y el de la Nación, porque hoy no hay régimen representativo ni, por ende, democracia.
Compárese: con los resultados del censo de 2010 agrupando las 6 provincias con menos de 500.000 habitantes que suman 1.846.906, hoy tienen 31 diputados, más que Córdoba, 24 y Santa Fe 23, que superan los 3.000.000. La gravedad de la desproporción “debe solucionarse de manera urgente”, dice la ADC. La Corte giró la demanda a la Procuradora Gils Carbó y es de esperar que se expidan rápidamente.
No es esta la primera vez que desde estas páginas he denunciado los atropellos contra la Constitución (candidaturas Kirchner y Scioli a diputado, contra arts. 34 y 73, voto optativo, contra art. 37), pero la violación del sistema representativo es lo que los permitió.
Es obvio que no podrá lograrse la derogación por la vía del Congreso: los beneficiados no renunciarán a sus privilegios. Sólo queda la competencia originaria de la Corte, art. 117 de la Constitución; encima de su poder sólo el cuerpo electoral, pero en el caso es su imposibilidad impuesta por la llamada Ley Bignone, un decreto de 1983 (22847/83) que plantea una cruel paradoja: se juzgó a los responsables del terrorismo de Estado, incluido Bignone, pero el Congreso, además de ignorar los censos de 1991, 2001 y 2010, mantuvo la violación dispuesta por ese régimen militar de la principal regla de juego de la Constitución: el sistema representativo. Un ejemplo: con el censo de 2010, si a los 126.190 habitantes de Tierra del Fuego le corresponden 5 diputados, a los 15.625.084 de la provincia de Buenos Aires deberían corresponderle ¡no menos de 620! Esto va más allá de la composición de la Cámara de Diputados. De los presidentes que gobernaron durante 22 años de los 26 transcurridos desde 1989, los únicos que han terminado sus períodos son de La Rioja (Carlos Menem) que elige 1 diputado cada 66.388 habitantes y Santa Cruz (matrimonio Kirchner) 1 con 54.505; en ambos casos contra 222.778 bonaerenses. ¿Será el próximo presidente de Tierra del Fuego? No es improbable si los bonaerenses siguen aceptando en silencio esta aberración.
¿Qué hará el Intendente de La Matanza, partido que tiene una población similar a las 6 provincias de menos de 500.000 habitantes (18 senadores y 31 diputados)? ¿O la gobernadora Vidal, acuciada por las graves e ilegales quitas económicas que sufre su provincia? ¿Comprenderá que son posibles por esta grotesca violación constitucional? ¿O los diputados radicales bonaerenses, representantes de un partido cuyo eje desde Yrigoyen a Alfonsín fue la provincia de Buenos Aires? ¿Enfrentarán el enojo (o el interés) de sus correligionarios de las provincias sobrerepresentadas?
No es una cuestión de principios. Alguna vez un ex gobernador, entonces senador nacional, me explicó: “ …y nosotros, los de las provincias chicas, colocamos (sic) el voto …”Pregunté: ¿por arriba y por abajo? Me sonrió.

por Alberto Ferrari Etcheberry *
Clarín.com
*Director del Instituto de Estudios Brasileros de la UNTREF

Se el primero en comentar en "REPRESENTACIÓN POLÍTICA: SE VIOLA LA CONSTITUCIÓN"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*