LA DIVISIÓN DE LA MATANZA, LA CRISIS DEL CONURBANO Y REFLEXIONES PARA CONSIDERAR

El intento de algunos de dividir en cuatro el municipio de La Matanza, por intereses políticos, pone sobre el tapete la grave crisis fiscal estructural del Conurbano en la que se combinan la multiplicación de comunas, sobre todo durante la gestión de Eduardo Alberto Duhalde como gobernador; la reforma de la Ley de Coparticipación Federal (CF) de 1988 por el gobierno de Raúl Ricardo Alfonsín, y el límite establecido por Carlos Saúl Menem al Fondo del Conurbano (FC).
Algo que hace recordar a Vicente López y Planes cuando en el marco del debate sobre el “Reglamento Provisorio” (proto Constitución) de 1817, advirtiera sobre la lucha política que concluía “subdividiendo en pequeños trozos aislados la gran masa del poder público”, y al presbítero Antonio María Norberto Sáenz quién en ese mismo Congreso de Tucumán hiciese referencia a la necesidad de mantener estructuras económicamente autosuficientes, en lo que más tarde coincidieron José Francisco de San Martín, Manuel Críspulo Bernabé Dorrego en el Congreso Constituyente de 1826 tomando como ejemplo la estructura confederal estadounidense y Juan Manuel de Rosas, basándose en el anterior, en la carta enviada a Juan Facundo Quiroga el 14 de diciembre de 1834, marcando límites al fraccionalismo de muchos federales.
El sistema de concentración del poder económico en el puerto de Buenos Aires hizo que Bartolomé Mitre, para intentar frenar los levantamientos de otras provincias, creara los actuales Aportes del Tesoro Nacional (ATN) y CF bajo denominaciones de Auxilios y Subsidios, respectivamente. El sistema fue avanzando sobre determinadas pautas hasta que la reforma alfonsinista lo descalabró como advirtiera el entonces gobernador bonaerense Alejandro Armendáriz que vio llegar el colapso por la desfinanciación de Buenos Aires.
Por ello, ante el reclamo de Duhalde en 1992, siendo presidente Menem, se creó el FC dotado del 10% de la recaudación nacional por el Impuesto a las Ganancias (IG), pero el propio Duhalde complicó las cosas al fraccionar los municipios de Esteban Echeverría, General Sarmiento, Morón y San Vicente, además de otros del interior provincial (General Madariaga, Coronel Pinto y Magdalena). En conclusión, sumando uno de la era alfonsinista (Carlos Pellegrini) y otro de la de Cristina Elisabet Fernández (Chascomús), de nueve municipios se conformaron 21, 12 de ellos en el Conurbano, pasándose de 123 a 135. Ello generó más gasto público en beneficio de sectores políticos.
Pero en 1996 se modificó la norma y el 10% del IG que entonces era de $ 650 millones se estableció como cifra fija de manera que con el correr del tiempo ese 100%, a lo largo de estos 20 años se transformó en sólo el 0,2%. En ese marco, por las mismas razones políticas y sin atender a las económicas se plantea dividir La Matanza, lo cual, al decir del entonces gobernador Antonio Francisco Cafiero, hará que con más municipios se generen más problemas.

Por Fernando Del Corro

Se el primero en comentar en "LA DIVISIÓN DE LA MATANZA, LA CRISIS DEL CONURBANO Y REFLEXIONES PARA CONSIDERAR"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*