LA DEMOGRAFÍA EN EUROPA

La Unión Europea se encuentra en lo que podría calificarse de “riesgo
existencial”. La salida de Gran Bretaña solo fue un indicador más, quizás el más
relevante, de una crisis profunda, tal como fue reconocido por los representantes
de los 27 países miembros en una reunión celebrada en Bratislava (Eslovaquia)
el 16 de septiembre pasado. En su transcurso se planteó una agenda de temas
que requieren de proyectos para su solución, entre los cuales, se plantearon
como los más urgentes las corrientes migratorias que llegan al continente, el
diseño de una política de defensa común, el desempleo y el estado anémico de
la economía. Se decidió una próxima reunión, en la que se tratarán las
propuestas para cada tema, a celebrarse en marzo venidero, en el contexto de
las celebraciones del 60 aniversario de la creación del Tratado de Roma que
constituyó la Comunidad Económica Europea (CEE) y la Comunidad Europea de
la Energía Atómica (EURATOM) que, junto a la Comunidad Europea del Carbón y
del Acero (CECA), constituyen los antecedentes de la actual Unión Europea.
Durante la reunión, el primer ministro húngaro, Viktor Orban, expresó su fuerte
oposición a lo que calificó como “política permisiva” de Alemania respecto a las
corrientes migratorias que intentan llegar al continente. Esta posición fue
compartida por otras países de la europa central y del este, como Eslovaquia, la
República Checa y Polonia. La dura posición de estos países contrasta con
comportamientos de sus propios poblaciones. Según estadísticas de la UE, de los
estados miembros de la Unión Europea 13 de los mismos exhiben un saldo
migratorio negativo (mayor cantidad de emigrantes que de inmigrantes) entre
los cuales se encuentran Bulgaria, Polonia, Rumania, Estonia, Latvia y Lituania.
De acuerdo a Naciones Unidas, “World Population Prospects” los 10 países con
mayor reducción de sus poblaciones para el período 2015 – 2050 se ubican, en
su totalidad, en europa central y del este. La máxima reducción poblacional
prevista es la de Bulgaria con un 27,9%. Para Hungría se prevé un 15,6% y para
Polonia un 14,2%. La verdadera dimensión de estos comportamientos se
adquiere cuando se reflexiona que los migrantes corresponden a edades activas,
lo que supone acelerar el envejecimiento poblacional de sus países de origen.
Esta delicada situación debería conducir a la aplicación de políticas migratorias
tendientes a compensar estos desequilibrios.
Desde la óptica de los países receptores, también se generan problemas. El libre
movimiento de trabajadores, principio básico en los procesos de integración
consolidados, fue un elemento central en la publicidad a favor del retiro de
Inglaterra de la UE. Ya resuelto este alejamiento, se siguen produciendo ataques
de diversa importancia contra la comunidad de orígen polaco, la segunda más
numerosa después de la hindú.
Los desplazamientos poblacionales pueden generar problemáticas muy
complejas, que deberían ser previstas. Argentina tiene hoy una densidad
poblacional de las más bajas del mundo, 16 habitantes por kilómetro cuadrado.
En los próximos 35 años se prevé que la población mundial crezca,
aproximadamente, 2300 millones de habitantes, de los cuales, algo más de la
mitad corresponderá a África, el continente geográficamente más cercano

Alfonso Ensink  Ex ministro de Economia de la provincia de Santa Fe

Se el primero en comentar en "LA DEMOGRAFÍA EN EUROPA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*