SIMPLE COMUNICADO CONJUNTO DE LA CANCILLERÍA

La Canciller argentina Susana Malcorra recibió el 13 de septiembre de 2016 al Ministro de Estado (Viceministro) de Asuntos Exteriores de Gran Bretaña Alan Duncan, quien luego se reunió con su par Carlos Foradori.
El Comunicado Conjunto emitido por ambos países al término de las reuniones abarca diversos temas, incluyendo los relativos a las Islas Malvinas y el Atlántico Sur que las rodea.
Con respecto a la trascendencia del comunicado considerado en forma global, a posteriori por sus protagonistas indicaron que “ no se trata de un acuerdo sino de un simple comunicado conjunto”. Debe aclararse, sin embargo, que un comunicado conjunto es un acuerdo internacional, en cuanto es un texto firmado por dos funcionarios que representan a sus gobiernos. No es, obviamente, un tratado, que para tener validez normativa requiere – al menos en nuestro sistema constitucional – la aprobación legislativa. Pero es un acuerdo internacional, cuya importancia no debe ser menoscabada. En esto son uniformes las opiniones de los especialistas en Derecho Internacional Público.
Entrando a los puntos específicos relacionados con las Islas Malvinas y el Atlántico Sur cabe mencionar, ante todo, que se habla de “remover obstáculos que limitan el crecimiento económico y desarrollo sustentable de las Islas Malvinas incluyendo comercio, pesca, navegación e hidrocarburos”. Estos “obstáculos” surgían, hasta ahora, de la negativa de nuestro país a aceptar permisos de pesca y de exploración y explotación de hidrocarburos otorgados por las autoridades de facto que usurpan nuestro territorio insular. Esto no es, en realidad, un “obstáculo” sino una medida legítima de defensa de nuestros derechos para impedir que se consolide una situación ilegítima basada, no en el derecho, sino en un acto de piratería consumado hace casi doscientos años y que no ha cesado hasta hoy.
En segundo lugar, se menciona que “Ambas partes acordaron que los deseos de las familias involucradas son de la mayor importancia”. Esto echa por tierra una histórica y uniforme posición argentina, sustentada por todos nuestros gobiernos, a saber: el destino de las islas debe decidirse conforme al principio de la integridad territorial de los países y no conforme a la autodeterminación de los habitantes, como pretenden los británicos. Esto es así, porque las islas no tienen una población autóctona, sino que los habitantes son nacionales de la potencia usurpadora que han sido instalados allí luego de la expulsión de la población autóctona, criolla, perteneciente antes a España y luego a las Provincias Unidas del Río de la Plata, sucesoras de la corona española. Es por tal razón que la Argentina siempre ha negado a los usurpantes el derecho de autodeterminación, que sólo corresponde a poblaciones autóctonas, no artificialmente introducidas. La Argentina siempre se ha comprometido a respetar los intereses de los Kelpers, pero no sus deseos. Reiterando: la población originaria ha sido expulsada y no puede, por lo tanto, expresar sus propios deseos. En el comunicado conjunto estamos reconociendo un principio que el Reino Unido ha mantenido en foros internacionales por largo tiempo, y que nosotros de modo constante hemos legítimamente rechazado con el apoyo unánime de los países de nuestra región y muchos otros en mundo.
Para finalizar, cabe comentar que nunca hasta ahora se había tratado este tema de interés nacional prioritario con tanta ligereza.
No es extraño que, observando la foto de la reunión (Clarín, Política, 14 sept2016), se pueda percibir una amplia sonrisa de satisfacción del representante de la potencia usurpadora y simultáneamente, una expresión de preocupación de nuestra canciller, que parece estar pensando “¿habré metido la pata?”
Este acuerdo se inscribe en la tradición de sumisión a los grandes poderes mundiales a que nos tiene acostumbrados la “élite ilustrada” de la Argentina, cuyo hito máximo fue el Pacto Roca–Runciman. En aquel momento los firmantes se justificaban diciendo que habíamos acordado con la potencia dominante en el mundo. Ahora, ni siquiera eso: hemos resignado nuestros derechos frente a una potencia decadente que tiene dificultades para encontrar su rumbo, al tiempo que añora su pasado imperial.
Victorio Taccetti (ex vicecanciller)

Se el primero en comentar en "SIMPLE COMUNICADO CONJUNTO DE LA CANCILLERÍA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*