EE.UU. VS RUSIA: NO GUERRA, NO PAZ

Leía dos noticias en páginas enfrentadas (apropiado) de Clarín:
La OTAN se moviliza ante la amenaza rusa y agita el fantasma de la Guerra Fría
La Alianza Atlántica anunció despliegues de soldados, artillería, tanques y cazabombarderos frente las fronteras rusas. Afirma que Mosú tiene allí unos 330.000 hombres.
Satan 2: el misil ruso capaz de destruir toda Francia
Rusia acaba de presentar el misil balístico intercontinental (ICBM) más poderoso del mundo, con una capacidad destructiva de 40 megatones, es decir, 2.000 veces la bomba de Hiroshima (15 kilotones).
Debe quedar claro que nada de esto es nuevo (salvo las fotos del Satán 2). Desde que el presidente Putin … estimulara la adhesión de Crimea y Sebastopol, antes en la jurisdicción de Ucrania, a la Federación Rusa en 2014 -o, como señalaría el compañero Vladimir, desde que manifestaciones y disturbios, el Euromaidán, estimulados por EE.UU., derrocaron al presidente ucraniano prorruso Víktor Yanukóvich en 2013- las condenas diplomáticas, sanciones económicas y maniobras militares se han sucedido unas a otras.
Pero es cierto que en los últimos tiempos han aumentado los gestos destinados a mostrar firmeza / amenaza (amenaza es lo de los otros; firmeza es de nosotros). Saber rattling, dicen los gringos. Ha llegado al punto que este mes, en ocasión de los gigantescos ejercicios de defensa civil en los que participan 40 millones de rusos, su Ministerio de Defensa denunció que “esquizofrénicos” en los EE.UU. alistan armas nucleares contra Rusia. Al final de este posteo, les subo un bonito, y alarmista, video donde se muestran esos ejercicios.
Por supuesto, todas las fuentes de noticias “alternativas” en Internet replican y aumentan estas alarmas, y describen siniestros planes guerreristas. Pero como lo han estado haciendo por décadas, no tienen mucha credibilidad… salvo entre quienes quieren creerles.
Igual, uno tiene que recordar que en la fábula del pastorcito mentiroso que gritaba “Lobo!”, al final el lobo vino.
Justamente, hace pocos días el amigo Víctor Arreguine, que sigue con atención la información internacional, me preguntó que pensaba sobre el asunto. Esta es mi opinión:
“Hace ya 71 años que una guerra abierta entre EE.UU. y Rusia (en ese tiempo, la URSS), las únicas dos Grandes Potencias militares que en ese momento habían quedado en pie, es posible. Pero no se ha dado. El factor decisivo que la impidió es, en mi opinión, evidente: el poder destructivo de las armas nucleares ¿Por qué tendría que darse ahora esa guerra?
.
A mí me parece que que es menos probable en este tiempo que en la mayoría de esos años. Porque todavía puede hablarse de “dos grandes potencias” si estamos hablando del stock de armas nucleares y su “delivery”. Todavía. Pero en cuanto a todos los demás elementos decisivos: económicos, demográficos, dominio marítimo… Rusia es una Gran Potencia regional, pero fuera de su esfera de influencia directa, está muy, muy lejos de su viejo adversario. Los EE.UU. son una Gran Potencia global, con mucha ventaja sobre la segunda, China (salvo en demografía, claro) y muy lejos de todas las demás.
.
¿Cuáles serían los escenarios geográficos en que se enfrentarían -por la primera vez en la historia- fuerzas rusas y estadounidenses, provocando, quizás, la escalada? Rusia puede hacer sentir su poder por sí sola, y lo hace, en Ucrania, el Cáucaso, Asia Central. Aliada con Irán y las fuerzas armadas sirias que responden a Assad, en el Medio Oriente. Ahí, para tener una chance de derrotarla, EE.UU. tendría que intervenir con tropas terrestres. Y no parece tener mucha vocación para eso, después de las lecciones de Vietnam y de Irak.
.
El único lugar que garantiza, por razones de un equilibrio vital de poder, una reacción militar estadounidense de envergadura es el mismo desde 1917, cuando intervino en la Primera Guerra Mundial: Europa. Putin ahí ha extremado su habitual prudencial, inclusive en la esfera tradicional rusa: los países bálticos.
.
Más allá de los escenarios en que se entretienen los estados mayores, la pregunta es ¿EE.UU. atacaría a Rusia con armas nucleares? La respuesta la di al principio: no lo hizo en 71 años. Ni en los momentos que Rusia parecía más débil que ahora.
.
Es cierto que EE.UU. ha sido lo bastante imprudente o imprevisor como para echar a Rusia en brazos de China. El anciano Dr. Kissinger debe estar maldiciendo en arameo. Pero de ahí a ir a una guerra directa? ¿Y cual sería el objetivo?
.
El cambio geopolítico más profundo de los últimos cinco años es que EE.UU. ya no depende del petróleo del Medio Oriente, gracias a la revolución del fracking. Menos motivos para ir a la guerra.
.
Eso sí, esa pregunta clave ¿cuál sería el objetivo? se aplica también a la búsqueda de un arreglo estable en el tradicional polvorín del Medio Oriente ¿Porqué debería EE.UU. sacrificar su (incómoda) alianza con Arabia Saudita y con Israel? ¿A cambio de qué?
.
Como dijo Jean Giraudoux, la guerra de Troya no sucederá. La paz tampoco”.

Abel Baldomero Fernández

Se el primero en comentar en "EE.UU. VS RUSIA: NO GUERRA, NO PAZ"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*