CIELOS ABIERTOS

En la audiencia pública del pasado 27 de diciembre Isela como funcionaria responsable de un Grupo estatal, iba a plantarse frente a la intención del ANAC y el Ministerio de transporte, de habilitar indiscriminadamente a nuevos operadores en el mercado. De acuerdo con lo que establece la Ley, si el operador que está instalado en el mercado presenta objeciones fundadas y demuestra que pueden perjudicarse todos (los que están y los que pretenden entrar), el resultado y dictamen final la audiencia, cambia. Si el que está instalado (AR/AU) no presenta objeciones, la audiencia de rutas otorga a los operadores que Lopetegui y Macri han auspiciado a desembarcar en el mercado. No nos olvidemos que la familia Macri le vendió la empresa y el CESA de macair, al grupo Avianca.

 

Isela Costantini renunció a la presidencia de Aerolíneas Argentina y fue reemplazada por Mario Agustín Dell’Aqua, actual titular de Intercargo quien en reunión con los dirigentes de los gremios aeronáuticos declaró en un sincericidio que él de “empresas aeronáuticas no entendía nada (?)”. Según publicó oportunamente “clarín.com”, Costantini presentó su renuncia en la tarde del martes 20/12 ante el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, alegando motivos personales. De acuerdo a ese mismo medio, el sucesor designado es Mario Agustín Dell’Aqua, quien en ese momento era el número uno de Intercargo y exdirectivo de Techint. Con Mauricio Macri como Presidente de la Nación, Isela Costantini fue designada como presidenta de Aerolíneas Argentinas, reemplazando a Mariano Recalde, y asumió el cargo hasta enero de 2016.
Comenzó su carrera en General Motors de Brasil en 1998. Allí desempeñó varias funciones, entre ellas, mercadotecnia estratégica, pronóstico de ventas y gerente de marca. También se desempeñó como Gerente de Programas y trabajó en área de Investigaciones de Mercado, hasta alcanzar la presidencia de General Motors Argentina, Uruguay y Paraguay, convirtiéndose en la primera mujer en ocupar ese cargo. Costantini también lideró la Asociación de Fabricantes de Automotores y en noviembre de 2015 fue elegida como la CEO del año. Por su parte el pasado 27/12 en la Audiencia Pública de Ley el ministro de Transporte dijo que “hay que duplicar los vuelos de cabotaje”. Pero aseguró que las firmas nuevas, aunque sean extranjeras, trabajarán con “personal nacional”, sin garantizar la continuidad de las empresas Aerolíneas y Austral.
El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich un empresario con intereses importantes en el área de Transportes), defendió que el país incorpore mayor cantidad de vuelos en el mercado doméstico y que compitan con Aerolíneas Argentinas. “En la Argentina, vuela (en cabotaje) la mitad o un tercio que en países limítrofes”, señaló y marcó como rumbo la competencia. Según su visión, Aerolíneas -durante la gestión de Isela Costantini- acompañó esa decisión política. “El objetivo es duplicar los vuelos de cabotaje”, agregó. Sin embargo, insistió en que la mayor competencia no representa la idea de “cielos abiertos (?)”. “Cielos abiertos significa que empresas extranjeras hagan vuelos de cabotaje con personas de otra nacionalidad. Que la brasileña Gol, por ejemplo, vuele entre ciudades argentinas con tripulantes extranjeros. Esto no pasa en la Argentina y nunca va a pasar. El Gobierno no impulsa ni impulsará cielos abiertos. Lo que impulsa es el crecimiento del sector aeronáutico, con empresas que se tienen que radicar en el país y contratar personal argentino”, explicó Dietrich, quien fue denunciado por Juan Carlos Smith – uno de los secretarios generales de la CGT unificada, y secretario general del gremio de Dragados y Balizamiento- por permitir que en la cuenca del Paraná circulen buques con tripulaciones coreanas, tailandesas y de otras nacionalidades incumpliendo las leyes de que los buques que navegan la Hidrovía sólo pueden tener tripulaciones de los países miembros de la misma (brasileños, argentinos, paraguayos, bolivianos y uruguayos

Aunque tuvo diferencias con Costantini, la saliente CEO de Aerolíneas, Dietrich defendió la actuación de la compañía. “Decían que la visión (de un crecimiento de la oferta de vuelos de cabotaje) iba a ser un problema. Pero el mercado doméstico va a crecer 5% o más en 2016”, describió. “Y Aerolíneas está en un récord histórico de pasajeros transportados, un incremento del 9% con respecto al año pasado. Tiene 300 frecuencias más, mejor puntualidad y redujo a la mitad el déficit de la compañía”, agregó sin explicar porque fue corrida del cargo. También hubo una referencia a Latam (ex LAN). “No se ha perseguido más a empresas aeronáuticas, que sistemáticamente se las ha perseguido o discriminado y no podían usar las mangas, discriminando a los pasajeros”, expresó, en referencia a las complicaciones que la gestión anterior le puso a la compañía chilena y sus viajeros, dejando de explicar que el real vice jefe de gabinete Lopetegui fue ex CEO de LAN Argentina. Según los datos del ministro, en el 2000 viajaban en vuelos domésticos alrededor de 20 personas cada 100 habitantes. En los vecinos (Brasil, Chile), ese porcentaje creció un 55%, como consecuencia de un incremento de vuelos del 200%. “En esos países, hoy vuelan 55 personas cada 100 habitantes, mientras que en Argentina, es sólo 25 de cada 100”, detalló el Ministro.

“Nos perdimos 20 años de inversiones. El desarrollo del mercado aerocomercial ha sido muy pobre. El objetivo es duplicar los vuelos de cabotaje, que es un objetivo muy ambicioso Hay que hacer de nuevo los aeropuertos de Iguazú y Jujuy e incorporar mayores inversiones en tecnología”, hay una visión radial de Buenos Aires, con la capital del país como centro de todo. Para revertirlo, “hicimos nuevos acuerdos bilaterales”. “Con Colombia no lo firmamos”, . “Pero dimos nuevos rutas que están pidiendo los gobernadores. Conectamos a Rosario, Salta, Mendoza con vuelos directos entre sí. Hay lugares nuevos como Río Cuarto, al cual no llegaba ningún vuelo”. Las inversiones serán de US$ 1.700 millones en los próximos 4 años, según graficó Dietrich. Uno de los cuestionamientos opositores es que entre las firmas que quieren sumarse al mercado doméstico, está la filial de Avianca, que está vinculada a la empresa de servicios aéreos de la Flia Macri (McAir).

De acuerdo con lo que establece la Ley, si el operador que está instalado en el mercado presenta objeciones fundadas y demuestra que pueden perjudicarse todos (los que están y los que pretenden entrar), el resultado y dictamen final la audiencia, cambia. Si el que está instalado (AR/AU) no presenta objeciones, la audiencia de rutas otorga a los operadores se han auspiciado a desembarcar en el mercado. No nos olvidemos que la familia Macri le ¿vendió? la empresa y el CESA de Macair, al grupo Avianca.. Isela había decidido oponerse al ingreso de estos operadores, y la quisieron obligar a que el 27 de diciembre pasado en la audiencia de rutas tuviera una actitud pasiva frente a los que vienen a comerle el mercado a AR/AU. Frente a la negación de modificar esta postura, el Ministro Dietrich y su asesor Lucas Aparicio, obligaron a renunciar a la funcionaria. El panorama es grave para los trabajadores de AR/AU, porque demuestra que este gobierno está dispuesto a hacer para proteger los negocios e intereses extranjeros, en pos de facilitarle el mercado a operadores de dudosa procedencia, con el triste resultado final que significará para los trabajadores del grupo estatal (AR/AU). El Gobierno dice que la renuncia de Isela Costantini a Aerolíneas Argentinas fue por temas personales. Sin embargo, hay una historia verdadera de su salida que no coincide con la versión oficial. En ella se incluyen peleas, bajo presupuesto y las nuevas firmas “low cost”… ¡Allí, la aerolínea de Franco Macri; o la ex de Lopetegui! ¿De qué se trata realmente la apertura de cielos a empresas extranjeras o de capitales mixtos?

 

El momento de la salida de la ex CEO de General Motors tuvo que ver con el presupuesto 2017 y con la llegada de las líneas low cost,: le habían pedido que diera el visto bueno a las licitaciones que se harían el martes (27/12), las cuales están llenas de irregularidades. El portazo de la empresaria mujer más cotizada antes del año se venía anticipando por los cruces que tenía con el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich y con el secretario de Coordinación de Políticas Públicas de la Jefatura de Gabinete, Gustavo Lopetegui. El ex LAN le había pedido a Daniel Maggi que siga de cerca a Isela, pero el gerente de Recursos Humanos también dimitió en las horas siguientes a Isela. Costantini había pedido partidas presupuestarias por US$442 millones para este año, pero recibió un 38% menos y para 2017 tendría un ajuste similar. Por eso, la hoy ex titular de Aerolíneas Argentinas repetía que no tenía los fondos suficientes para la empresa. Desde la Casa Rosada le reprochaban su poco conocimiento del sector, como si la enorme mayoría de los CEO’S ministros tuvieran cabal conocimiento de sus áreas. Además, desde el Ejecutivo le hicieron un último pedido a Costantini: tenía que ver con la audiencia pública del 27 de diciembre. Ese martes entrarán en juego firmas nuevas a operar los low cost, que ofrecen vuelos baratos a través de compañías menores. El problema es que esas empresas tienen irregularidades. Por ejemplo, según “El Destape”, FlyBondi pedirá operar casi cien rutas (56 de cabotaje y 43 internacionales) pero su capital social es menor a los US$6.000, mientras que Alas del Sur, otra de las low cost, que no tiene aviones (como muchas) pero cuyo capital declarado no le alcanzaría en Argentina para pagar diez días de alquiler.
Pero el gran conflicto lo presentaba Avianca, la cual compró la empresa Macair que pertenecía a la Flia. Macri, que reclamó algunas rutas pero no se presentaría ese martes. El CEO de Avianca es el mismo que el de Macair y también consultor aeronáutico privado del jefe de Estado. “De la mano del empresario Carlos Colunga –de fuerte llegada a la Casa Rosada tanto que quien se encarga de los vuelos en aviones privados del Presidente MM– Avianca pretende obtener rutas clave para invertir en la Argentina. Colunga es vicepresidente de Avian Líneas Aéreas, la subsidiara de Avianca que adquirió 12 aviones con la idea de operar las mejores rutas del país, Antes dirigía Mac-Air, la firma de Franco Macri que fue vendida a Avianca”, cuenta “Clarín”. Isela se resistió al desembarco privilegiado de Avianca. Según publicó esta mañana Marcelo Bonelli en el mencionado matutino porteño, esa posición fue uno de los motivos centrales que desencadenó su abrupta e inexplicable salida del equipo de Gobierno. El informe de Claudio Destefano para empresarios que dedica a la salida de Isela de Aerolíneas, da cuenta de la audiencia de ley que tuvo lugar el pasado 27 de diciembre: “En la Audiencia Pública del 27 de diciembre, Isela iba a plantarse frente a la intención del ANAC y el Ministerio de Transporte de habilitar a nuevos operadores en el mercado. La Ley dice que si el operador instalado en el mercado presenta objeciones fundadas y demuestra que pueden perjudicarse todos (los que están y los que pretenden entrar), el resultado y dictamen final la audiencia cambia. Si el instalado (AR/AU) no presenta objeciones, la audiencia de rutas otorga a los operadores que Lopetegui y Macri auspiciaron para desembarcar en el mercado (Avianca) y a varios low cost. Isela se opuso al ingreso, y la quisieron obligar a que el 27 en la audiencia de rutas tuviera una actitud pasiva frente a los que vienen a comerle el mercado a AR/AU. Frente a la negación de modificar esta postura, el Dietrich y su asesor Lucas Aparicio, obligaron a renunciar a la funcionaria”.
Para colmo el análisis final es que el low cost es un “proyecto al fracaso” en este país, pues lo van a tener que terminar subvencionando: “El low cost necesita una demanda que en las rutas domésticas del país no hay, salvo escalas corporativas en horarios pico, o temporadas altas en destinos turísticos que tampoco son demasiados. El modelo low cost funciona bien en Europa (7000 ciudades que mueven turismo y economía), Brasil (con el hub SAO que distribuye a 200 destinos turísticos internacionales de primer nivel) y pará de contar. USA tiene su gran hub en Atlanta, pero operan las grandes líneas americanas y alguna que otra menor. En USA no hay furor por los low cost”. Así, concluye que el gobierno perdió una funcionaria de excelente imagen, buena administradora y buena negociadora: “A gente de este nivel hay que darle tiempo. Siguiendo con Bonelli, en “Clarín”, dice que hubo además otro hecho puntual que ocurrió el domingo: la Jefatura de Gabinete no le perdonó a Isela que tuviera una actitud condescendiente con el paro que se realizó el Lunes 26y les facilitara las cosas a los gremios con la decisión empresaria de suspender directamente los vuelos. Según Bonelli, ambas causas detonaron la ya explosiva relación que ella mantenía con Gustavo Lopetegui, Mario Quintana y Guillermo Dietrich.

Desde el inicio, Costantini tuvo un fuerte enfrentamiento con Lopetegui. El vicejefe de Gabinete –fue jefe CEO de LAN y es experto en el negocio– propició acelerar la política de “cielos abiertos” y pidió, desde el inicio, cirugía sin anestesia para el déficit de Aerolíneas. Las peleas entre Costantini y Lopetegui derivaron en una decisión del Presidente para evitar cuestionamientos éticos: hace meses decidió que Costantini sea auditada por Quintana y no por Lopetegui. “Guillermo Dietrich fue el encargado de cuestionar la flexibilidad con los gremios. Primero, por los fuertes aumentos acordados en las paritarias –pilotos, del 49 %– y después por lo ocurrido el lunes. El viernes pasado nada hacía presagiar la crisis. El presidente Macri estuvo a solas en Olivos con Isela, Dietrich y Quintana. Hablaron del futuro de Aerolíneas, y Costantini defendió su posición sin sobresaltos”, escribió el periodista de Clarín, que finalizó: “La salida de Costantini opacó la desgastante negociación por Ganancias”. La llegada de Dell’Acqua: Franco Rinaldi, consultor aeronáutico y politólogo, que considera que la gestión de Costantini fue “regular” y quien dijo que Macri era la “principal persona” que piensa que fue así, habló aquella mañana por “AM 950 Belgrano”, sobre Mario Dell’Acqua, quien la reemplazó: “Lo conozco, es una persona razonable y experimentada que tiene mucho diálogo con Dietrich y sabe lo que quiere el Gobierno con Aerolíneas.” “Los gremios van a poder complicar la gestión de Dell’ Aqua porque el intenta trabajar sobre una restructuración de la compañía que trate de reducir los privilegios que mantienen los trabajadores de la empresa”, manifestó.
“Aerolíneas tiene que pasar por un proceso de restructuración para redefinir qué empresa quiere y qué empresa va a ser. Para eso, necesita renegociar sus contratos de trabajo, determinar qué y cuántos aviones trae y qué empleados necesita y cuáles no”, explicó. En tanto, remarcó: “La llegada de nuevas empresas generará que Aerolíneas deba hacer lo que menos sabe, competir.” Consultado sobre si Aerolíneas Argentinas debería privatizarse, respondió: “No hay nadie que quiera comprar la empresa porque tiene el 35% más del personal que necesita, pierde 200 mil dólares por día y tiene problemas de convenios colectivos de trabajo.” “Este año fue un año perdido y el próximo será muy duro, pero la próxima debería ser una gestión más saludable”, concluyó dejando totalmente en claro la postura del Gobierno respecto de Aerolíneas Argentinas y de Austral Líneas Aéreas y de su destino irreversible de no terciar el pueblo y los sindicatos . “Vamos a seguir defendiendo los puestos de trabajo, los cielos soberanos, diciéndole no a los Cielos Abiertos. Lucharemos por sostener nuestra aerolínea de bandera, por un país interconectado y federal”, aseguró el titular de la Asociación Argentina de Aeronavegantes, Juan Pablo Brey, al anunciar que el 27/12 se movilizarán, como lo hicieron, a la Audiencia Pública dispuesta por el Ministerio de Transporte de la Nación para la “evaluación del otorgamiento de rutas y frecuencias a los nuevos operadores aéreos solicitantes”, que se realizó en el Teatro de La Ribera

 

“Vamos a seguir defendiendo los puestos de trabajo, los cielos soberanos, diciéndole no a los Cielos Abiertos. Lucharemos por sostener nuestra aerolínea de bandera, por un país interconectado y federal”, adelantó Brey, quien será orador junto con Andrés Junor, Secretario Gremial del sindicato. “Como siempre fue nuestra postura y nuestra política, velaremos por el cumplimiento de las leyes y regulaciones que rigen la industria aerocomercial Argentina, expondremos nuestra presentación y objetaremos todo aquello que pueda ir en detrimento tanto de nuestra aerolínea de bandera, como de las políticas aerocomerciales vigentes y condiciones laborales bajo las cuales trabajamos”, argumentó el sindicalista, quien también es Secretario de Prensa de la poderosa Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), cuyos sindicatos miembro respaldarán a los Aeronavegantes en la movilización. “Es tiempo de mantener la calma, manejarse con seriedad y estar extremadamente atentos y unidos para dejar bien sentada nuestra posición, que no es ni más ni menos que la de defender firmemente el trabajo nacional, los Convenios Colectivos de Trabajo y nuestra estratégica Aerolíneas Argentinas”, finalizó Brey.
Cabe recordar que en las últimas semanas, el Gobierno autorizó (en un ensayo de política de cielos abiertos) nuevas rutas regionales para que opere LAN, y también le abrió las puertas a otras empresas extranjeras como la chilena de bajo costo “Sky Airline”, que ya lanzó su ruta Córdoba-Santiago de Chile (a partir del día 11 de julio) y próximamente agregaría vuelos entre Mendoza y la capital chilena. Al mismo tiempo, según informa el sitio “La Política Online”, Dietrich se reunió la semana previa a la audiencia de aquel 27/12 con Joe Mohan, director de la aerolínea canadiense “Allegiant”, una filial del grupo irlandés “Irelandia Aviation”, dueño de la aerolínea de bajo costo “Ryanair”, que pretendería ingresar en el país. También está en proceso de desembarco la colombiana Avianca, que ya compró MacAir,. Con estas decisiones, el Gobierno busca diferenciarse de la política del gobierno anterior de cerrarles todas las vías de expansión posibles a las competidoras de Aerolíneas (incluso con medidas infantoridículas como negarles las mangas a los pasajeros de LAN), pero la única perjudicada es la propia Aerolíneas. Este fue uno de los conflictos que derivó en la salida de Isela Costantini.
“Venimos diciéndole no a los cielos abiertos, sabemos que es una política que atenta contra las fuentes de trabajo y contra las compañías nacionales, así que vamos a seguir sosteniendo eso. Pero también vamos a seguir luchando por los puestos de trabajo”, comenzó diciendo Juan Pablo Brey, titula de la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA) en la audiencia pública. “Vamos a seguir defendiendo el trabajo digno y peleando contra el trabajo precarizado, contra la flexibilización laboral. Muchas empresas de bajo costo pretenden que los trabajadores sean la variable de ajuste”, aseguró. Y continuó: “Pretendemos que las empresas que quieren operar se sienten con los sindicatos a firmar un convenio colectivo de trabajo. Y vamos a seguir defendiendo a Aerolíneas Argentinas y Austral como líneas de bandera y del Estado”. Si bien el sindicato protesta contra una eventual política de “cielos abiertos”, en la misma audiencia pública el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, aseguró que el Gobierno “no impulsa ni impulsará” una medida en ese sentido.
“Si se inicia un período de expansión, creemos que primero la expansión tiene que venir con AA y Austral, las líneas de bandera, y que si se le da lugar a otras empresas tiene que ser porque AA y Austral no tengan capacidad operativa, y que el ingreso tiene que ser de empresas nacionales nuevas y en última instancia de empresas extranjeras”, agregó. Brey lanzó: “Nos preguntamos el porqué de los subsidios a estas empresas, si van a llevar sus dividendos a sus países de origen”. “No cuenten con nosotros si se va a implementar alguna política que perjudique a nuestras líneas de bandera. No cuenten con nosotros Si alguna de estas empresas viene a implementar la precarización o la flexibilización laboral. Y que si los trabajadores vamos a ser la variable de ajuste, tampoco cuenten con nosotros. Y si vamos a tener empresas extranjeras explotando compañeros y poniendo en juego la seguridad de millones de compatriotas para llevarse un mango a su país, tampoco cuenten con nosotros”, remató. Y concluyó: “si es así, nos van a tener de la vereda de enfrente luchando por nuestros principios y convicciones”.
La Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA) y la Asociación del Personal Aeronáutico (APA) protestaron ese martes (27/12) en la audiencia pública dispuesta por el ministerio de Transporte contra la política de cielos abiertos que impulsa el gobierno de Mauricio Macri y llamaron a “defender la aerolínea de bandera y los puestos de trabajo”. Brey y Edgardo Llano (APA) advirtieron que las políticas que impulsa el gobierno de Cambiemos “ya fueron implementadas en varios países de Europa y en Estados Unidos con consecuencias nefastas para la seguridad de los pasajeros, los trabajadores aeronáuticos y las propias compañías de la actividad”. Ambos se quejaron de lo “difícil que fue ingresar” al recinto, por la excesiva presencia policial en el lugar. Los gremios aseguran además que con el ingreso de las low cost se apunta a flexibilizar las condiciones laborales de los trabajadores del sector. “No queremos que haya empresas que quieran venir a precarizar nuestro trabajo, a flexibilizar y que pongan en juego la seguridad de los pasajeros”, advirtió Brey en diálogo con C5N y siguió: “es peligroso que entren estas empresas que tienden a bajar costos como en el entrenamiento de los tripulantes, de los pilotos y mecánicos”.
Cinco aerolíneas, algunas de ellas de bajo costo (low cost), solicitaron ese martes la asignación de rutas de cabotaje e internacionales para comenzar a operar en la Argentina durante 2017. Lo hicieron en el marco de la audiencia pública que se realizó en el Teatro de la Ribera. Allí destacaron “el potencial” que tiene la Argentina para incrementar los vuelos y las conexiones entre distintos puntos del país y el beneficio que tendría para los usuarios “la mayor competencia”. Durante la audiencia, los expositores resaltaron también la “reducción de tarifas” que implicará el aumento de jugadores en el mercado aéreo y la posibilidad de que en 10 años “se triplique” la cantidad de pasajeros que utilizan ese medio de transporte, además de destacar “la creación de nuevos puestos de trabajo”. Aunque todos sabemos que el interés de los expositores que avalan la apertura de los “cielos nacionales” ocultan la realidad de que con competencias “subsidiadas desde el extranjero por sus casas matrices”, todo terminará de la misma manera en que terminaron las privatizaciones de los pasados ’90, con telefónicas que monopolizan la telefonía y que incumpliendo los contratos oportunamente firmados ahora van por la participación en la TV vía satelital mientras cobran tarifas que duplican o triplican las que se cobran en el resto de la región, tanto para telefonía fija como la de celulares.
¡Ahora vienen por las rutas y los cielos abiertos…si los dejamos hacer vamos a arrepentirnos como lo hiciéramos con las privatizaciones de los ’90 del menemato! ¡

Buenos Aires, 29 de diciembre de 2016.
Arq. José M. García Rozado.
Ex Subsecretario de Estado

Se el primero en comentar en "CIELOS ABIERTOS"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*