NOTICIAS

Informaciones

PREOCUPACIÓN POR EL FUTURO DE DOCUMENTOS HISTÓRICOS
Una norma autoriza la destrucción de archivos en papel tras su digitalización. Ya se estudia una corrección.
Una resolución administrativa del Ministerio de Modernización de la Nación y un edicto del Archivo General del Poder Judicial nacional encendieron el alerta de historiadores y archivistas: con la digitalización de expedientes y documentos, se autoriza la “despapelización” (destrucción) de materiales producidos por los distintos organismos del Poder Ejecutivo y la Justicia. La norma del área a cargo del ministro Andrés Ibarra añade un elemento aún más polémico: vencidos los plazos de guarda (diferentes para cada repartición), la autorización para “depurar” los archivos en papel quedará a cargo de funcionarios con rango de director general o nacional. O sea, coloca la decisión fuera del Archivo General de la Nación (AGN), que resguarda para “la eternidad”.
Por la lentitud de la burocracia administrativa que, tanto produce toneladas de documentos en papel como demora la aplicación de las normas, el Poder Ejecutivo no puso en marcha aún la resolución 44/16 de Modernización. Sin embargo, en el ámbito judicial -que cuando se lo propone marcha a paso redoblado- sí se comenzaron a destruir expedientes judiciales correspondientes a juzgados nacionales de primera instancia de instrucción. Son expedientes del período 1942-1982.
Anoche, fuentes de Modernización confirmaron a Clarín que, junto con el AGN, el ministerio “ya está estudiando una corrección de la resolución 44/16” y la conformación de un grupo de trabajo para definir cómo manejar ese pasado documental. Subrayaron que no existe “intención de destruir nada, sino de agilizar la gestión pública”.
La reacción de historiadores y archivistas se materializó en un petitorio “de resguardo del patrimonio histórico nacional” que ya reunió más de 10.000 adhesiones, según contó a Clarín Marcela Ternavasio, presidenta de la Asociación Argentina de Investigadores en Historia.
El petitorio no se queda en la preocupación expresada sino que avanza pidiendo la formación de una comisión de trabajo que se integre con gente idónea en la actividad archivística e historiográfica.
Conforme las fuentes con las que habló Clarín, la prisa por resolver el entuerto radica, sobre todo, en que Modernización firmó la polémica resolución 44/16 pensando en el futuro, pero sin tomar en cuenta el stock del pasado. Y, además, sin considerar la formación de los directores generales que, una vez digitalizada la documentación, tendrían en sus manos la decisión de destruir o conservar. Es un punto central, pero también para evitar destrucción “intencionada” de una gestión a otra, añadieron.
El AGN resguarda hoy el equivalente a un viaje del centro de Buenos Aires a Vicente López: poco más o poco menos de 16 km de expedientes, documentos y papeles administrativos. Para comprender la medida hay que imaginarlos pegados uno junto a otro hasta completar el tramo.
Sólo en el Poder Ejecutivo podrían existir más de 80 km: el equivalente a un viaje entre Chascomús y Dolores de documentación que aún no tiene el sello de “histórico” (para ello tienen que pasar 30 años) y que el AGN no está en condiciones de recibir, por falta de capacidad de almacenamiento y de catalogación.
La decisión de modernizar el Estado, asumida por el presidente Macri, incorpora expedientes electrónicos, firma digital y pone en marcha un sistema de gestión documental electrónico. Como explicó el director general del AGN, Emilio Perina , “todo esto es deseable para un país que pretende eliminar la desidia y la corrupción en las distintas instancias administrativas y para un gobierno que trata de aplicar transparencia en la gestión, al punto que ha promulgado la ley de acceso a la información pública”.
En este sentido, el debate está dado por la obsolescencia de los soportes digitales. Por ahora, tienen una sobrevida de diez años, aunque en Europa ya se prueban soportes de hasta cincuenta años. Como restos arqueológicos de tecnología obsoleta están el diskette, el CD Rom, el DVD y el cassette. El decreto 1131/16 del presidente Macri prevé que, cualquiera sea el soporte de archivo, los documentos digitalizados tienen que tener un resguardo y ser accesibles para su consulta pública.
Por el lado de la justicia fue difícil dar con fuentes que explicaran las razones de la destrucción de expedientes. Todos, del área de la justicia de instrucción. En un país donde la judicialización de las gestiones políticas es noticia diaria, la alarma es mayor. El AGN no tiene injerencia ni en el ámbito judicial ni en el legislativo, que operan con sus propios archivos. O sea que de “general” y “nacional”, sólo tiene el título.
La doctora Ternavasio confirmó que, además de solicitarse sendas audiencias con Modernización y con el Poder Judicial, el petitorio de los historiadores consiguió que la Procuraduría de crímenes contra la humanidad, a cargo del fiscal general Jorge Auat -vinculado a la organización kirchnerista Justicia Legítima- interviniera para pedir a la Corte Suprema que “frene la eliminación de expedientes y modifique a través de una acordada la legislación del Archivo del Poder Judicial”.
Las fuentes detallan que entre los documentos sin catalogar puede haber tesoros. Pero que hoy no lo sabemos porque sin gente adecuada para preservarlos, se los comen las ratas. Además del interés histórico, hoy los archivos tienen una segunda vida, que incluye el interés de médicos y sociólogos, entre otros.

Susana Reinoso


 

LA UNIÓN EUROPEA CUMPLIRÁ 60 AÑOS MIENTRAS PIERDE AL REINO UNIDO Y EL LIDERAZGO ECONÓMICO MUNDIAL ANTE CHINA

 

  • Buenos Aires, 24 de marzo (Télam) Fernando Del Corro

La Unión Europea cumplirá mañana 60 años de su fundación en un momento en que el Reino Unido consolida su decisión de salir del bloque, a través del Brexit; en algunos países surgen expresiones que cuestionan su integridad, y China le arrebató el liderazgo de la economía mundial.
Hace 60 años, el 25 de marzo de 1957, en Roma, los representantes de seis países: Alemania Federal, Bélgica, Francia, Italia, Luxemburgo y Países Bajos, firmaron el tratado de creación de la Comunidad Económica Europea (CEE), complementado luego con el acuerdo de la Comunidad Europea de la Energía Atómica (Euratom).
La CEE, con el correr del tiempo incorporó a la mayor parte de los estados continentales. Desde la firma del Tratado de Maastricht, el 7 de noviembre de 1992, adoptó la denominación actual de Unión Europea y progresivamente llegó a los actuales 28 países miembros.
Ese conglomerado de naciones surgió 6 décadas atrás en base al preexistente Benelux, formado Bélgica, Nederlandia (Países Bajos) y Luxemburgo; y a la Comunidad Europea del Carbón y el Acero (CECA) creada en París en 1951 a instancias del canciller francés Robert Schumann y conformada por los mismos 6 países que 6 años más tarde firmaran el Tratado de Roma.
La visión original fue la de ir agrupando las diferentes naciones en función de sus intereses económicos complementarios como las explotaciones conjuntas en zonas fronterizas siguiendo los lineamientos del Zollverein (Unión Aduanera) de 1834 a partir del cual una serie de pequeños estados del viejo Sacro Imperio Romano Germánico fueron agrupándose hasta llegar a la conformación de una gran Alemania, décadas más tarde, bajo la conducción del prusiano Otto Leopold von Bismarck.
Con la incorporación de otros 22 países desde 1957 hasta la fecha (hay que agregar a la ex Alemania Democrática que hoy forma parte de la Alemania Unificada) la UE, tomada en su conjunto, se convirtió en la primera potencia económica del planeta, superando a los Estados Unidos de América en su Producto Bruto Interno (PBI) hasta que, en 2014, pasó a tener el liderazgo China con un PBI de 18,67 billones de dólares estadounidenses contra u$s 18,08 billones de la UE y u$s 17,81 billones de los EE.UU.
En 2015 China amplió su liderazgo con u$s 19,95 billones y en 2016 con u$s 21,27 billones, mientras la UE crecía a u$s 18,64 y u$s 19,18 billones, respectivamente, y los EE.UU. incrementaron su PBI de u$s 18,27 a u$s 18,56 billones.
Mientras la UE y los EE.UU. mantienen una estructura económica similar, sostenida en los servicios (73,3% y 79,5% ), sus industrias apenas aportan el 25,2% y el 19,4%, mientras la agricultura implica insignificantes aportes a sus PBI respectivos, del orden del 1,5% y 1,1%, a pesar de los fuertes subsidios que recibe, mientras que en el caso chino los servicios representan el 50,7%; la industria, el 40,7%, y la agricultura, el 8,6% de su producto nacional.
Los acuerdos internos de la actual UE se ampliaron el 1° de julio de 1968, cuando se estableció el fin de los aranceles internos entre los estados miembros y la libre circulación de bienes y personas, al tiempo que para las importaciones desde terceros países se fijó un arancel único común.
Dentro de los criterios originales que impulsaron el desarrollo de la UE estuvo el de buscar una suerte de equilibrio entre los socios y así se subsidiaron inversiones productivas en enormes porcentajes en zonas más atrasadas de algunos países, como en el caso de sur italiano entre los miembros originales, o Extremadura y Galicia, en España, a medida que se fueron incorporando otros a los 6 fundadores.
Por entonces, en Europa Occidental todavía se mantenía vivo el denominado “Estado de Bienestar”, concepto difundido luego de la Segunda Guerra Mundial como consecuencia de los trabajos del economista bengalí Henry William Beveridge, aunque el concepto ya estaba presente desde 1891 cuando otro gran economista, el argentino Jean Silvio Gesell, diera a conocer su obra “Hacia la reforma monetaria como puente hacia el estado de bienestar”.
Pero desde fines de los años 1970 se fue produciendo una revisión de ese criterio, sobre todo, como consecuencia del derrumbe del conglomerado de países de Europa Oriental liderado por la ex Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) lo que devino en la incorporación al bloque occidental de varios de los ex estados comunistas cuyos sistemas productivos guardaban enormes diferencias con los de sus nuevos socios.
Los desequilibrios históricos eran resueltos mediante la creación, con el tratado original, del ECU (European Currency Unity), una moneda virtual que servía para las transacciones comerciales pero respecto de la cual cada país mantenía su propia paridad (Italia con la lira, Francia con el franco, Alemania con el marco y así los demás) lo que permitía que por esa vía se pudiesen ajustar parte de las diferencias entre unos y otros apreciando o depreciando las respectivas monedas nacionales.
El 1° de enero de 1999 apareció el Euro que desplazó al ECU, primero como moneda de cuenta, pero el 1° de enero de 2002 se convirtió en papel billete que eliminó a las viejas monedas de 19 países tan desiguales como Alemania y Grecia, Países Bajos y Portugal, o Francia y Estonia, y ayudó al proceso de deslocalización de las viejas industrias europeas.
En ese marco se produjo la toma de distancia por parte del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte (RU) que mantuvo la libra esterlina como su moneda sobre todo considerando que el mercado de Londres continúa siendo, con Nueva York, una de las dos grandes plazas financieras del planeta lo que hace que el 80,2% de su PBI surja de los servicios, fundamentalmente financieros, mientras el 19,2% corresponde a la industria y sólo el 0,6% a la agricultura, en buena parte generado por la familia real.

Así es como el RU votó el Brexit el 23 de junio de 2016, para abandonar la UE, y posturas similares plantean fuerzas nacionalistas con peso político creciente en sus respectivos países. El último 20 de marzo, la primera ministra británica Theresa May anunció que el próximo 29 de marzo comenzará el proceso para separarse de la Unión Europea (UE).

California se hunde a un ritmo preocupante, reporta un informe de la NASA (La Opinión, Los Ángeles)
El fenómeno supone un riesgo para millones de personas.
El fenómeno se llama subsidencia y ocurre cuando la extracción de agua subterránea provoca el hundimiento de la tierra. Y esto es justo lo que está ocurriendo en el Valle Central de California.
De acuerdo con un informe del Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA (JPL en inglés), la subsidencia del Valle de San Joaquín, documentada por la agencia espacial desde 2014, ha llegado a niveles “preocupantes e insostenibles”.
El JPL asegura que, desde 1920, varias zonas se han hundido casi 28 pies, y ahora ha llegado a niveles que hacen peligrar la infraestructura de la que dependen millones de californianos.

“La subsidencia ha afectado durante mucho tiempo en ciertas regiones de California, pero sus niveles actuales ponen en peligro la infraestructura que sirve a millones de personas, y el bombeo de agua subterránea pone en riesgo el sistema que provee el líquido al Valle de San Joaquín”, señala el informe.
La NASA publicó algunas fotos para resumir los datos satelitales que recolectó desde 2006 hasta 2016 a través de diferentes instrumentos.


En 2070, el Islam será la religión con más fieles del mundo
Con las actuales tasas de crecimiento, un estudio del Pew Research Center estima que para ese año igualará y superará al cristianismo.
Los musulmanes igualarán a los cristianos para el año 2070 y seguirán su camino ascendente. Para fin de este siglo, el Islam ya será cómodamente la religión con más fieles del planeta si se mantienen las actuales tasas de crecimiento, según un informe del Pew Research Center de Washington, DC.
En el año 2010, se estimaba en 1.600 millones de personas la cantidad de musulmanes, lo que constituía el 23% de la población del planeta y los ubicaba en el segundo puesto entre las religiones con más fieles, detrás de los 2.170 millones de cristianos. Pero su tasa de crecimiento es mucho más rápida, según informa Infobae citando a la agencia AFP.
Así, mientras se estima que la población cristiana se mantendrá estable y para 2050 seguirá teniendo el mismo 31,4% de fieles que hoy, los musulmanes serán para entonces el 29,7%. Para 2070, ambas religiones convergerán en el 32,3 % y el Islam pasará el frente y comenzará a tomar distancia.


 

Se el primero en comentar en "NOTICIAS"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*