A 45 AÑOS DE QUE LANUSSE NORMALIZASE LAS RELACIONES CON CHINA LLEGA UNA INVERSIÓN DE U$S 2.500 MILLONES

Durante la realización de un seminario sobre “Oportunidades de inversión minera en la República Argentina” durante el cual el ministro de Energía, Juan José Aranguren, reclamó a la empresa canadiense Barrick Gold que invierta en el país y mejore sus relaciones con la comunidad, se confirmó que la misma se apresta a la recuperación de la mina Veladero, clausurada hace tiempo, y a encarar otros proyectos, ahora asociada con la firma Shandong Gold, de China, país con el que se normalizaron las relaciones hace 45 años durante el gobierno de facto del general Alejandro Agustín Lanusse.
Los 2.500 millones de dólares estadounidenses que proyecta destinar la dupla Barrick Gold-Shandong Gold al emprendimiento sanjuanino, muestran a los chinos, que en el seminario estuvieron representados por el viceministro de Tierras y Recursos, Cao Waixing, como los principales nuevos inversores en el área minera, donde también proyectan reabrir la explotación del yacimiento de hierro de Sierra Grande, en Río Negro, paralizado desde hace algún tiempo a raíz de la importante caída del precio internacional de ese mineral.
China, que en los últimos años avanzó en importantes inversiones fuera de sus fronteras, como en países de África y América Latina, fue pasando en la Argentina de hacerlo a través de particulares en operaciones menores como los numerosos supermercados, a una proyección de u&s 25.000 millones en obras de infraestructura, sobre todo en el sector energético, como adelantara meses atrás a Télam el embajador argentino en ese país, Diego Ramiro Guelar.
El proceso de acercamiento argentino-chino tuvo su origen 45 años atrás, luego de las cuestiones que surgieron tras la toma del poder en 1949 por el Partido Comunista Chino liderado por Mao Ze Dong, donde la relación se centró en la actual Taiwán, por entonces China Nacionalista, siguiendo el lineamiento dispuesto por los Estados Unidos de América y sus principales socios europeos que le dieron a ese pequeño estado insular el asiento con derecho a veto en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas.
Pero el 16 de febrero de 1972 se normalizaron las relaciones de la Argentina con la República Popular China mediante un acuerdo firmado en Bucarest, Rumania, por el embajador José María Ruda quién, tiempo después, ocupara la presidencia de la Corte Internacional de Justicia con asiento en La Haya, Países Bajos.
Esa normalización se produjo en el marco de un cambio estratégico en materia de política internacional por parte del gobierno de Lanusse quién en América Latina tejió relaciones con el presidente socialista chileno Salvador Allende y con su par peruano, el general Juan Velasco Alvarado.
Aparte de México, que nunca las interrumpió, Chile, en 1970, había sido el primer país de América Latina en reconocer al gobierno de Fidel Castro y restablecer las relaciones diplomáticas con Cuba, tras lo cual en 1972 hizo lo propio el Perú, para luego concretarlo la Argentina el 28 de marzo de 1973 mediante un acuerdo firmado por el ministro de Relaciones Exteriores y Culto, brigadier Eduardo Francisco Mc Loughlin.
Convertida hoy en la principal economía del planeta, las inversiones chinas en la Argentina, en particular ahora en el caso de la minería a través de una de las principales extractoras de oro del mundo, aparecen también en el contexto de lo reclamado por Aranguren y los gobernadores, como una alternativa para mejorar las relaciones con la población local afectada por los daños ecológicos surgidos a partir de la actuación de la Barrick Gold, ahora acotada a socia del 50%.

Se el primero en comentar en "A 45 AÑOS DE QUE LANUSSE NORMALIZASE LAS RELACIONES CON CHINA LLEGA UNA INVERSIÓN DE U$S 2.500 MILLONES"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*