¿CUÁNTO PUEDE CRECER ESTADOS UNIDOS?

Donald Trump lanzó esta semana el recorte de impuestos más drástico de la historia norteamericana de los últimos 30 años (gobierno de Ronald Reagan / 1980-1988). Se reduce la tasa de ganancia corporativa en 20 puntos porcentuales (pasa de 35%, el nivel más elevado del mundo avanzado, a 15%, semejante a la de Irlanda); también se crea un sistema territorial, donde la carga impositiva se impone sobre los ingresos y los gastos incurridos en EE.UU., pero no en el exterior; y por último, se fija una tasa de 10%, pagadera una sola vez, sobre las ganancias logradas por las compañías transnacionales estadounidenses en el exterior que se repatrien a EE.UU. (las que S&P 500 tiene acumuladas en el mundo entero ascendieron a U$S 2,5 billones en 2016).
Las firmas high-tech de Silicon Valley tienen atesorados US$1,2 billones fuera del país. Apple sola –la número 1– dispone de US$250.000 millones en el exterior.
El costo fiscal de estos recortes se estima en US$2,2 billones en 10 años, a través de lo que el fisco norteamericano deja de percibir en concepto de ingresos.
Para cubrir ese costo fiscal se requiere que la economía norteamericana –la primera del mundo/US$18 billones– crezca 0,9 puntos porcentuales por encima de la tasa de expansión anualizada de la próxima década. La contrapartida de este costo fiscal es un impacto económico de estos recortes como medida de estímulo a la economía estadounidense de US$5,7 billones en igual período.
El PBI de EE.UU. creció 2,6% anual en los tres primeros meses del año (se expandió 2,1% anual entre 2009 y 2016, aunque cayó a 1,2% en el último año). La tasa de crecimiento potencial norteamericana de largo plazo es ahora 2% por año.
Significa que es preciso que la economía estadounidense crezca sostenidamente 3,5%/4% anual a lo largo de la próxima década, como única forma de contrapesar el costo fiscal de las reformas, y utilizar al mismo tiempo plenamente su impacto expansivo.
La cuestión no es impositiva. Está centrada en si EE.UU. puede crecer a una tasa similar a la de su tendencia histórica, que es 3%/4% por año. Este es el nivel de expansión que se logró entre 1946 y 1995.
Todo depende del aumento que se produzca en la tasa de inversión, que ha sido en los últimos 10 años la más baja en siete décadas (12,9% del PBI en 2016).
Esta es la causa fundamental del estancamiento experimentado con posterioridad a 2009, y es también la razón directa del hundimiento de la productividad. Inversamente, si la tasa de inversión aumenta entre 2 y 3 puntos en los próximos dos años, el PBI y la productividad van a elevarse un escalón semejante por necesidad. La capacidad instalada no utilizada en EE.UU. es superior a 30% en este momento. Por eso, el PBI puede aumentar de manera prácticamente inmediata este año.
Por su parte, el nivel de participación laboral está hoy 4 puntos por debajo del récord alcanzado en 1998 con Bill Clinton, y asciende a 78,1%. Esto implica que para readquirir los niveles de 1998, es preciso agregar entre 8 y 9 millones de nuevos puestos de trabajo.
Hay que incorporar un aspecto cualitativo, y es el significado que en términos de aumento del producto y auge de la productividad puede acarrear el pleno despliegue de la nueva revolución industrial.
Accenture señala que la nueva revolución industrial implica lograr una tasa de crecimiento de 4,5% por año, con un producto adicional de US$7,8 billones en 2035. El impacto fundamental del cambio tecnológico y organizativo ocurriría en el terreno decisivo del aumento de la productividad.
El impacto económico del alza de la productividad en EE.UU. se puede cuantificar: si la productividad aumenta a 2,6% anual –igual a la tendencia histórica de largo plazo–, el PBI crecería un adicional de US$2,5 billones en 2020. Un recorte impositivo como el que se avecina es un punto de inflexión en la historia del capitalismo no sólo norteamericano, sino mundial.

Por Jorge Castro

Se el primero en comentar en "¿CUÁNTO PUEDE CRECER ESTADOS UNIDOS?"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*