ISLANDIA, EL PRIMER PAÍS QUE TUVO CONSTITUCIÓN, HOY LIDERA LA LUCHA POR LA IGUALDAD LABORAL ENTRE HOMBRES Y MUJERES

La diferencia salarial entre géneros no pasa solamente porque se pague más a los hombres que a las mujeres por un mismo trabajo sino también por las distintas inserciones en cuanto al desempeño de las tareas de mayor responsabilidad, y en ese marco la pequeña Islandia vuelve a ponerse al frente de la legislación social en la que hizo punta en el muy lejano 930, cuando sancionó la primera Constitución de la que se tenga noticias, que dio lugar a que el país fuese gobernado por un parlamento bicameral, el althing, y otros locales.
Curiosamente, la segunda -ya no en Europa sino en América, surgida, sin fecha exacta, hacia el siglo XII- fue la de la Confederación Iroquesa (que formaron las tribus mohawk, oneida, onondaga, cayuga, seneca y tuscarora), cuyos 117 artículos sirvieron de base, en buena medida, para la sanción de la Constitución de los Estados Unidos de América en 1787, en la que la propiedad privada se limitaba a los bienes de uso y daba a las mujeres la administración de la sociedad civil en tanto los hombres lideraban lo militar.
Islandia es parte de la herencia vikinga, cuya civilización se expandió hacia Oriente hasta Rusia, mediante la fundación de Moscú en el siglo IX, por Rurik, el primero de los zares; y hacia Occidente hasta Groenlandia. Por eso, hoy, Dinamarca (con soberanía sobre Groenlandia) es el quinto país de mayor extensión territorial en toda América luego de Canadá, los Estados Unidos, el Brasil y la Argentina, con sus 2,166 millones de kilómetros cuadrados. En Brattahlíd, en la costa sudoccidental de Groenlandia, Thjdhild, la esposa de Erik Thorvald Asdvaldsson, “El Rojo”, hizo construir la primera iglesia cristiana del continente hacia fines del siglo X.
Islandia, país insular de sólo 331.000 habitantes, que junto con los también de origen vikingo Dinamarca, Finlandia, Noruega y Suecia se caracteriza por su alto grado de desarrollo social, dio la pauta de esta última cualidad cuando -a raíz de la crisis migratoria que sufre Europa ante la llegada de musulmanes que cruzan el Mediterráneo huyendo de los conflictos en Cercano Oriente- nada menos que 11.000 familias se presentaron para ofrecer alojar en sus hogares a víctimas de esa hégira de ya varios años de duración.
En marzo pasado, una nueva ley avanzó, sobre otra de 2015, para establecer la igualdad salarial entre hombres y mujeres. Se estima que éstas perciben entre un 14 y un 20 por ciento menos que aquellos, dado que no acceden a la igualdad en términos jerárquicos. Por esta razón se impulsa a las empresas, y al propio Estado, a revertir la situación al ir incorporando nuevos trabajadores.
Se prevé que a partir de 2018 se incorporará un sistema de auditoría para verificar que los empleadores adopten ese criterio.
Las feministas tienen en Islandia su paradigma desde que en 1980 Vigdis Finnbogadottir, una madre soltera, fue electa presidente del país, la primera en un país de Europa y también la primera en el mundo en llegar por vías del voto popular, a pesar de que desde 1883, cuando lo estableció Nueva Zelanda, el sufragio femenino se fue expandiendo en el mundo, y en el caso de las islandesas rige desde 1919.
En 930 Úlflióytr, elegido por un período de tres años por el Althing, como resultado de la Constitución, había sido el primer mandatario electo, y por 1050 años los gobernantes fueron hombres. Pero a partir de la gran huelga de las mujeres del 24 de octubre de 1975, en 1980 surgió la presidencia de Vigdis, y el 1° de febrero de 2009 una coalición socialdemócrata-verde hizo primera ministra a la lesbiana Jóhanna Sigurdardóttir, bajo cuya gestión se resolvió la crisis bancaria surgida de la hecatombe mundial de 2008.
Hace más de un milenio los vikingos legislaron y fundaron ciudades, entre otros países, en los hoy Canadá, Rusia e Irlanda, país éste donde dejaron su impronta en Strangford, Carlingford, Waxford, Waterford (la terminación ford deviene de “fjord”, fiordo) y más. Y hoy, sus herederos islandeses convirtieron su tierra en la punta de lanza de un feminismo que hace recordar las predicciones del sabio andalusí Abu-l Walid Muhammad ibn Rusd (Averroes), quien en el siglo XII soñó un mundo mejor con mayor poder de las mujeres.

Por Fernando Del Corro

Se el primero en comentar en "ISLANDIA, EL PRIMER PAÍS QUE TUVO CONSTITUCIÓN, HOY LIDERA LA LUCHA POR LA IGUALDAD LABORAL ENTRE HOMBRES Y MUJERES"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*