A 65 AÑOS DE UNA ADVERTENCIA DE PERÓN Y UNA RECIENTE DE FRANCISCO

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en un reciente informe destacó que se desperdician 1,3 billones de toneladas de alimentos por año y que si se destinara el 3,25% (los 40 millones de los Estados Unidos de América), a dar de comer a los 1.000 millones de habitantes del planeta que lo hacen precariamente el tema estaría resuelto.
En la Argentina, según investigaciones del Ministerio de Agroindustria de la Nación la comida arrojada alcanza a 16 millones de tn anuales a un promedio formal de 38 kilos per cápita. Esos desechos se generan en ciertos estratos ya que el 4,4% de las familias, unos dos millones de personas, pasa hambre de acuerdo con el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina.
El tema es motivo de trabajos de investigadores como el inglés Tristram Stuart autor de “El escándalo del desperdicio mundial de economía”, y las argentinas Tais Gadea Lara y Liliana Cobelo, especializadas en temas ambientales, autoras de importantes artículos en los diarios “La Nación” y “Clarín”, respectivamente.
Es poco conocida la postura del ex presidente Juan Domingo Perón quién sobre el desperdicio, en su discurso del 18 de febrero de 1952 remarcó: “La regla debe ser ahorrar, no derrochar. Economizar en las compras, adquirir lo necesario, consumir lo imprescindible. No derrochar alimentos que llenan los cajones de basura”.
Mientras el valor de los desperdicios suma diez cosechas argentinas de cereales y oleaginosas y llega a u$s 750.000 millones y la FAO desde 2012 nuestra su preocupación al respecto, como señala Cobelo, paradojalmente, el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, sostuvo hace poco que “la producción mundial de alimentos tendrá que elevarse hasta un 60% para satisfacer la demanda de los 9.100 millones de habitantes que tendrá el mundo en 2050”.
En América Latina los desechos llegan al 6% del total mundial, unos 78 millones de tn, que cubren cuatro veces las necesidades de los 47 millones de hambreados en la región.
Hace poco el gobierno argentino tomó cartas en el tema creando la Red Nacional de Pérdidas y Desperdicios de Alimentos como parte del Programa Nacional de Pérdidas y Desperdicios de Alimentos de 2016 del Ministerio de Agroindustria que estableció que los 16 millones de tn de desperdicios surgen, principalmente, de la cadena de producción, elaboración y distribución, por un 12,5% del total originalmente elaborado en tanto estudios de la Universidad de Buenos Aires determinan que en el Área Metropolitana se tiran a la basura 670 tn equivalentes a 1.675.000 platos de comida, como destacó Cobelo.
En el sector privado existen instituciones que apuntan a una redistribución de alimentos como el Banco de Comida o la existente en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, mientras el papa argentino Francisco sostuvo en “Laudato Si” que “Estos problemas están íntimamente ligados a la cultura del descarte, que afecta tanto a los seres humanos excluidos como a las cosas que rápidamente se convierten en basura”.

Por Fernando Del Corro

Se el primero en comentar en "A 65 AÑOS DE UNA ADVERTENCIA DE PERÓN Y UNA RECIENTE DE FRANCISCO"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*