EXCLUSION MONETARIA y POBREZA

¿Causa y consecuencia?.
Propuesta para el debate.
La comprobación de la existencia de casi un tercio de pobres en nuestra sociedad
debe llamarnos a una profunda autocritica de los diagnósticos de sus causas y de las
propuestas para resolverla implementadas en los últimos 33 años de democracia. Es
necesario reconocer que se ha fracasado en resolver esta dolorosa situación
que más allá de la estadística la palpamos cotidianamente en la realidad que vivimos.
Por eso creemos necesario abordar esta problemática desde otro enfoque analítico y
conceptual.
En el documento “La moneda como un bien común”
1
abordamos el problema de
la exclusión monetaria de los sectores populares. También que la democratización
de la circulación monetaria es una condición necesaria para alcanzar el objetivo de
Tierra, trabajo y techo para todos. Y planteamos la necesidad de una profunda reforma
monetaria y financiera para crear instituciones y mecanismos crediticios para los
sectores excluidos.
Para comprender el subdesarrollo crediticio argentino cabe compararlo con el caso de
la republica hermana de Chile. De acuerdo al BCRA el crédito total del sistema
financiero argentino es de cerca de 3.000.000 millones de pesos (36% PBI), de los
cuales el sector privado recibe solo 1.000.000 millones (12% del PBI), el resto lo capta
el sector público. En el caso de Chile de acuerdo al BCCh los créditos alcanzan al 75%
del PBI, o sea el doble que la Argentina; donde el 60% va a las empresas y un 20% a
vivienda. O sea el sector privado chileno recibe 5 veces más crédito que los
privados argentinos. Queda claro el enorme potencial que se podría poner en
marcha si millones de “privados” argentinos (o sea millones de ciudadanos) dejáramos
de estar “privados” del crédito.
Así como se alcanzó consenso respecto de la necesidad de una Asignación Universal
por hijo, es necesario pensar en una Asignación Universal de crédito o derecho
ciudadano al crédito. Ya que así como el agua es imprescindible para la vida
biológica, el crédito es imprescindible para la vida económica. En especial para
los pobres, que por ser pobres no tiene capacidad de ahorro y por lo tanto, si no
acceden al crédito, seguirán siendo pobres.
En este documento intentamos avanzar en cómo implementar una profunda reforma
monetaria y financiera, que a partir de derechos y mecanismos ya establecidos en
nuestra Constitución Nacional posibilite que el crédito llegue a quienes lo necesitan y
ponernos así al hombro el problema de la pobreza.
AMPLIAR EL DERECHO A LA SEGURIDAD SOCIAL CREANDO INSTITUCIONES
DE CRÉDITO SOCIAL:
1) Hasta ahora el concepto de seguridad social se ha circunscripto prácticamente al
derecho jubilatorio. Sin embargo nuestra Constitución Nacional en el Capítulo de
Declaraciones, derechos y garantías (art 14 bis) establece que la seguridad social
tiene el carácter de “integral e irrenunciable”. El término “integral” permite ampliar
el concepto de seguridad social a las necesidades de los ciudadanos antes de su edad
jubilatoria.
1
La moneda como un bien común. Apunte para la discusión. Por Mario Cafiero y Adela Plasencia
https://drive.google.com/open?id=0BwGzMSSSHt5ySTd0UU9MUy1pVzA
• • 2) Entendemos que la exclusión monetaria estructural y crónica que padecen los
sectores populares, los emprendedores, las PYMEs y las economías regionales es
una de las causas que impide satisfacer un conjunto de derechos y necesidades
sociales básicos e irrenunciables. Entre otras cuestiones para resolver la problemática
de la inseguridad ciudadana es necesario abordar sus causas profundas, como lo es la
inseguridad y desprotección social, producto de la cultura del descarte.
3) Planteamos que debe aggionarse y renovarse el concepto de la Seguridad
Social incorporando al crédito social como un componente fundamental del
mismo. El crédito social debe posibilitar hacer efectivas las garantías a los derechos
sociales consagrados en la CN:
– Derecho a trabajar (art 14 CN). – Derecho a ejercer toda Industria licita (art 14 CN). –
Navegar y comerciar (art 14 CN). – Asociarse con fines útiles (art 14 CN). – Enseñar
y aprender (art 14 CN).– La protección integral de la familia (art 14 CN bis).– La
defensa del bien de familia (art 14 CN bis).– La compensación económica familiar (art
14 CN bis).– El acceso a una vivienda digna. (art 14 CN bis).– Gozar de un ambiente
sano (art 41).
4) De acuerdo también al art 14 CN bis el seguro social obligatorio: “estará a cargo de
entidades nacionales o provinciales con autonomía financiera y económica,
administradas por los interesados con participación del Estado”.
5) Proponemos crear un Sistema de Banca de la Seguridad Social (SSBS)
administrada por los interesados con participación del Estado. Lógicamente esta
propuesta solo puede prosperar en el marco de una amplia concertación política,
productiva y social donde se consensue un proyecto nacional de desarrollo.
Acordando pautas y metas de incremento de capacidad productiva y productividad en
vez de incrementar la presión inflacionaria.
6) ¿De dónde captaría fondos este SSBS?. La Oferta de crédito provendrá de: a)
reemplazar la política de esterilización monetaria del BCRA por una política de
reproducción monetaria. Redirigiendo la emisión monetaria que hoy se destina a las
letras LEBACs al Sistema de la Banca de Seguridad Social. b) Captación de fondos
públicos y privados nacionales. c) Impulsar una Reforma impositiva que favorezca el
ahorro nacional y la canalización del mismo hacia la financiación de SBSS.
7) ¿Cómo se canalizará e institucionalizará la demanda de crédito?: se debe
democratizar y transparentar la demanda de crédito a través de mecanismos
participativos a nivel local, sectorial y regional. Institucionalizar asambleas
locales y sectoriales.
8) Es necesario reglamentar el derecho al crédito social en base a un Código de ética
de la ciudadanía crediticia. Establecer que las faltas graves serán causal de la
pérdida de la ciudadanía crediticia. Establecer mecanismos de resolución de conflictos
y tribunales competentes. Auditoria externa de la Auditoria General de la Nación.
9) Debe sectorizarse la demanda de crédito para atender las especificidades propias
de cada problemática crediticia. La canalización del crédito debe además atender a
priorizar el desarrollo regional, la ocupación equilibrada del territorio nacional y
garantizar la sustentabilidad ambiental.
Deben contemplarse los siguientes subsistemas:
-Subsistema de crédito al trabajo: emprendedores, artesanos, minipymes y PYMEs.
-Subsistema de crédito a la vivienda
-Subsistema de crédito a la educación tanto para ampliar la oferta educativa como
para el educando en niveles a definir (universitario, terciario, profesional)
• -Subsistema de créditos a municipios para infraestructura social
-Subsistema de crédito para la reconversión de la matriz energética y agroecológica
sustentable
-Subsistema de crédito a asociaciones sin fines de lucro.
Para cada uno de estos segmentos es necesario revisar los programas de gobierno y
acciones existentes. Por ejemplo la Comisión Nacional de Microcrédito (CONAMI)
creada en el 2006 por Ley Nº 26.117 ha tenido un presupuesto ínfimo. En relación a
las PYMEs la anterior gestión creó la Línea de Créditos para la Inversión Productiva
(LCIP) donde los bancos privados debían prestar el 7,5% de sus depósitos no
pudiendo superar el problema de poner vino nuevo en un odre viejo. La administración
Macri lanzó una línea de créditos del BICE para PYMEs de solo 1.500 millones de
pesos (0,05% del total del crédito bancario). En relación a la vivienda la anterior
gestión puso en marcha el programa PROCREAR y la actual no ha podido consensuar
una política coherente ya que el presidente del BCRA lanzó las UVIs indexadas por
CER y Cobos las UVIs por costo de la construcción; y por otro Melconian desde el
Banco Nación lanzó préstamos hipotecarios inaccesibles, mientras en la práctica se
desactiva el PROCREAR.
También es necesario estudiar e inventariar todas las experiencias, a nivel mundial y
nacional, en relación a utilización de monedas sociales y complementarias. Como las
monedas locales, digitales, ecomonedas, de intercambio de productos y servicios, etc.
que se abren camino por impulso de la propia comunidad. En el marco de una
economía social creciente, basada en valores como la solidaridad y elementos como la
autogestión, la confianza, la proximidad, el respeto, etc.
10) Proponemos que esta propuesta debe discutirse y profundizarse desde
el Observatorio de la Riqueza Padre Arrupe hacia organizaciones sociales, gremiales y
empresarias nacionales para que sea impulsada como una ley por iniciativa
popular (art 39 CN). Asimismo proponemos impulsar y apoyar toda iniciativa que
desarrolle y ponga en marcha monedas sociales para combatir la exclusión monetaria
y resolver así YA afligentes situaciones sociales.
Mario Cafiero

Se el primero en comentar en "EXCLUSION MONETARIA y POBREZA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*