NOTICIAS

Esta reciente medida migratoria de Trump le haría perder cientos de millones de dólares a EEUU
Nuevos controles de seguridad en el sistema de visas tendría gran impacto en la industria de turismo en EEUU
La Opinión (Los Angeles, EUA),
23 julio 2017
Crece la preocupación por las consecuencias económicas que pueda traer la reciente orden ejecutiva del presidente Trump que modifica como se entregan las visas para extranjeros que quieran viajar a EEUU.
La Asociación de Viajes de Estados Unidos y otros 19 grupos de hotelería y turismo expresaron en una carta a la Casa Blanca su preocupación por la orden ejecutiva 13802, firmada por el presidente Donald Trump el 21 de junio de 2017.
Se trata de la eliminación de la disposición que exige que el Departamento de Estado “garantice que el 80 por ciento de los solicitantes de visas de no inmigrante sean entrevistados en un plazo de tres semanas después de la presentación de la solicitud de visado”.
“Nos preocupa que la eliminación de esta disposición tenga un impacto negativo en las operaciones de los consulados en el procesamiento oportuno de los visados para viajeros potenciales”, dice la carta escrita por el grueso de la industria del turismo.
Esta orden de Trump modifica fuertemente la orden ejecutiva de su antecesor que garantizaba la rapidez en el procesamiento y entrega de visas en el extranjero. Obama lo había dictaminado en enero del 2012 con la orden ejecutiva 13597.
Lo que preocupa es el impacto que esto tenga en la industria de viajes en Estados Unidos, la cual genera $2,300 millones de dólares al año. Ademas de crear 15.3 millones de puestos de trabajo y cerca $248,200 millones de dólares en salarios.
Aproximadamente el 2,7 por ciento del producto interno bruto del país (PIB) se atribuye a la industria del turismo en EEUU, con 1 de cada 9 puestos de trabajo en función de esta industria.
Algunos de estos ingresos podrían estar en peligro si el proceso de visado se vuelve cada vez más lento.
La carta insta al presidente a modificar el plan de aplicación para incluir “una declaración fuerte que afirme que el gobierno de Estados Unidos se comprometa a mantener el procesamiento eficiente y oportuno de visados para viajeros legítimos, y que el tratamiento oportuno y eficaz de visados sigue siendo una piedra angular para el Departamento de Estado”.
Los grupos comerciales también le piden a la Casa Blanca trabajar con el Departamento de Estado, la Oficina de Administración y Presupuesto y el Congreso para invertir en más oficinas consulares, así como en el personal necesario y suficiente para manejar el volumen de visas actuales y futuras.


Rechazan privatización de Arsat y critican a Macri por “menospreciar” el desarrollo satelital argentino
El Colegio de profesionales de la ingeniería bonaerense, tildó de “innecesario” la privatización a manos extranjeras del plan satelital nacional. Mediante un comunicado, señalaron “llamativo” que el presidente Mauriio Macri siendo ingeniero, menosprecie” este tipo de desarrollo argentino.
La Plata, 23 Jul (InfoGEI).- El Colegio de Ingenieros de la provincia de Buenos Aires (Cipba), manifestó su preocupación y un fuerte rechazo a la intención del gobierno nacional de poner en manos extranjeras el control y continuidad del plan satelital nacional que ya puso en órbita a los Arsat I y II, desarrollados íntegramente en Argentina.
La versiones de “privatización” del plan satelital, se conocieron cuando se filtró un documento que da cuenta de que el gobierno buscaría formar una empresa mixta entre Arsat y Hughes Network Systems, una empresa estadounidense, que además tendría una participación del 51% en el capital accionario, es decir que poseería el control sobre decisiones estratégicas para nuestro país. Días atrás el presidente Mauricio Macri confirmó la “carta de intención” que prevé la firma del acuerdo.
El presidente del Cipba, Norberto Beliera, recordó las virtudes del programa Arsat para los ingenieros argentinos y remarcó que “formando parte del selecto grupo de países que tienen capacidad técnica, científica y sobre todo profesional para desarrollos de este nivel, vemos completamente innecesario que el control pase a manos privadas, mucho menos si además se trata de una compañía extranjera”.
“Además en este caso la transferencia de tecnología, que podría ser un argumento sólido para autorizar un acuerdo de este tipo, funcionaría a la inversa porque nuestros ingenieros demostraron sobradamente que tienen la capacidad y el conocimiento necesarios para crear satélites y por supuesto que de continuar con el programa también lograríamos desarrollar cohetes y bases de lanzamiento propias para enviarlos hasta su órbita”, indicó Beliera.
“No rechazamos la posibilidad de vinculación con una empresa de capitales extranjeros, siempre que el control y las decisiones las siga teniendo el Estado Argentino, porque el resultado de las políticas aplicadas en este sentido podrían tener consecuencias en materia de comunicación para los 44 millones de argentinos”, advirtió el ingeniero.
El Cipba ya había cuestionado al presidente Macri cuando el entonces candidato afirmó que se habían desarrollado planes satelitales “que no funcionan”, y en esa oportunidad Beliera consideró que “es llamativo que, siendo ingeniero, Macri menosprecie el impulso que la ciencia y la tecnología argentina han recobrado en los últimos años”.
Finalmente desde la entidad consideraron que el gobierno debería garantizar la defensa de las posiciones satelitales asignadas, porque eso además “significa un importante ahorro económico en los próximos años y la posibilidad de posicionar a nuestro país en la vanguardia de la industria satelital, favoreciendo la exportación de productos y servicios de alto valor agregado, que tienen como correlato un impulso sostenido en la generación de empleo calificado y muy bien remunerado”. (InfoGEI).

Se el primero en comentar en "NOTICIAS"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*