PREVISIONAL, LABORAL E IMPOSITIVA: LAS REFORMAS QUE ESPERAN QUE PASE LA CAMPAÑA.

En duros términos se pronunció este miércoles (2/8) el titular de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL), Daniel Funes de Rioja, sobre la presión fiscal en la Argentina. Pero especialmente apuntó contra las tasas que imponen los municipios, al considerar que esos impuestos “son de delincuentes“. Mauricio Macri avanza con un conjunto de reformas de las cuales no dará precisiones en campaña. La idea es modificar los regímenes previsional, laboral e impositivo, y un nuevo acuerdo con las provincias. Pero en el actual contexto no quiere definiciones fuertes por temor a un efecto negativo, por lo que habrá que esperar. ¿Tarde pero seguro? A muy pocos días de las Paso, desde Cambiemos salieron a afirmar que la economía comenzó a caminar. En el actual contexto, la pregunta que se hace inevitable, sobre todo cuando el bolsillo parece ganarle realidad al relato, que acompañan algunos medios, es ¿qué hay de verdad en lo que se dice? Luego de la confirmación de prisión para el ex presidente de Petrobras Aldemir Bendine, la Cámara de Diputados de Brasil puso fecha para tratar la venta de las acciones argentinas a Pampa Energía: será el día miércoles 16 de agosto. Allí se prestará especial atención a los nexos que existen entre Mauricio Macri, Cristina Fernández de Kirchner y el empresario Marcelo Mindlin.

 

 

 

 

 

 

 

La idea, en el actual contexto preelectoral, es evitar las definiciones fuertes. Así fue como el presidente Mauricio Macri confirmó ayer que su propósito político para después de las elecciones del 22 de octubre próximo es debatir con la oposición en el Congreso las reformas laboral y jubilatoria, y el sábado, durante su discurso en la 131° Exposición Rural de Palermo, adelantó que buscará una reforma impositiva, pero de nada dio precisiones por el temor a un efecto negativo. “Éstos van a ser los tres ejes de la gestión luego de las elecciones”, aseguró ayer al diario “La Nación” un funcionario de la Casa Rosada. También el Gobierno buscará sancionar una ley de equilibrio fiscal y otra de coparticipación federal con las provincias. Además, aunque ahora niega un ajuste, Macri planea una reestructuración del gasto público para bajar la inflación. Pero esos recortes no afectarán las políticas sociales ni implicará despidos.
Según el mencionado matutino, las reformas impositiva, tributaria y laboral están guardadas bajo siete llaves. Sin embargo, el Presidente confirmó ayer que “tanto lo previsional como lo laboral son cosas que tenemos que debatir, porque queremos tener más trabajo, crecer más, ser felices”. Y señaló que esas reformas serán “fruto del consenso de toda la sociedad”. Una de las alternativas que se manejan es elevar la edad jubilatoria entre 3 y 5 años. Macri no lo confirmó ni lo descartó. “Eso será algo como tiene que ser, dialogando, arriba de la mesa; no algo que va a salir de un día para el otro, y va a ser fruto del consenso de toda la sociedad”, dijo en declaraciones a Canal 9 de Mendoza. El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, coordina una comisión de notables dispuesta en la ley de reparación histórica para encarar la reforma previsional. Además de posibles cambios en la edad jubilatoria, que podrían ser optativos, se estudiarán equiparaciones entre los regímenes de autónomos y monotributistas, se buscará actualizar la ley jubilatoria de 1994 de Domingo Cavallo y se someterá a la discusión de todas las fuerzas políticas.
Según el diario “El Cronista”, Macri negó que el Gobierno tenga “en un cajón” un proyecto ya elaborado y garantizó que “nada raro va a salir” en ese sentido “de un día para el otro”. La reforma laboral, en tanto, buscará bajar aportes jubilatorios y cargas sociales, además de reducir la conflictividad laboral, tanto en juicios por despidos como por accidentes de trabajo. En síntesis, buscará bajar los costos laborales para los empresarios y lograr así mayor competitividad. También se baraja un sistema de capacitación laboral permanente. En principio, no se reformará la ley de contrato de trabajo ni la de asociaciones sindicales, y se apuntará a abrir un diálogo con la CGT. El modelo sería la reforma laboral en Brasil, aunque con cambios menos radicales. El gran desafío es bajar el número de 4,5 millones de trabajadores informales y cerca de 1,5 millones de desocupados. No se descarta un blanqueo laboral. En cuanto a la reforma tributaria, en la Rosada señalan que se conocerá luego de las elecciones de octubre y también se negociará con la oposición en el Congreso.
Según adelantaron fuentes oficiales, la idea es eliminar los impuestos distorsivos, como el impuesto al cheque, a los ingresos brutos y crear un sistema tributario más simplificado, estable y con efecto neutro sobre el déficit fiscal. “Desde 1915 en la Argentina no se encaró al mismo tiempo una política de crecimiento, baja impositiva, reducción del déficit y baja del gasto público. Ahora lo estamos haciendo”, señalaron en Hacienda. Mientras desde la oposición parecen rezar para que al Gobierno no le encuentre la vuelta a la economía –cosa sumamente real al día de hoy-, desde el Gobierno salieron con un discurso preelectoral que afirma que la economía avanza, que ya existen los benditos brotes verdes, “aunque los maquillen”. Pero, ¿sirve hablar de recuperación, pese a que los bolsillos no digan lo mismo? Quizás sí, quizás, no, lo único cierto es que la “corrupción” como tema de campaña no le funcionó al Gobierno.
Frente al fracaso de ese relato, y cuando las encuestas afirman que el desempleo, la inflación y la situación económica en general la superan ampliamente como preocupación al momento de decidir el voto, desde Cambiemos iniciaron la cruzada para “mostrar” los brotes verdes para que la gente “sienta” que la reactivación está a la vuelta de la esquina. Los “síntomas de reactivación” económica obtuvieron así una alta visibilidad en la tapa de “Clarín”. Allí, el diario señala que “la economía mejora con la recaudación, la venta de autos y de propiedades”, según la AFIP. Aunque, muestra algunos reparos: “no repunta el consumo de ropa, bebidas y alimentos”. También el diario “El Cronista” titula que “subió 32% la recaudación impositiva, con más signos de mejora en el consumo”. El matutino subraya el optimismo del titular de la AFIP, Alberto Abad, y agrega que también Ganancias “mostró una buena performance”.
Pero reconoce también, en otro artículo, que el electorado llega a las primarias convencido de que la situación económica todavía es peor que la de hace un año, y que la “percepción social sobre una mejora de la economía será clave en las urnas”. “La recaudación supera a la inflación, mejora el consumo de bienes durables, crece la actividad económica, se reactiva la producción industrial en la mayoría de los sectores, el salario privado recupera poder adquisitivo… Los datos positivos se fueron acumulando en los últimos informes provenientes de los organismos oficiales, sin embargo su impacto en el electorado aún apenas alcanza a los seguidores de Cambiemos. Así lo refleja el monitor social elaborado en los últimos días del mes pasado por DAlessio Irol/Berensztein en exclusiva para “El Cronista”, una de las últimas fotos del escenario en el que oficialistas y opositores afrontarán las elecciones primarias abiertas simultáneas y obligatorias (PASO) que se realizarán en apenas 11 días”, publica el matutino.

 

 

 

 

 

 

 

Este estudio muestra que seis de cada diez personas considera que la situación económica es peor a la del año pasado y solo un 43% de los entrevistados observa señales claras de reactivación. “(…) la germinación de esos brotes verdes promocionados por el Gobierno parece haber llegado a destiempo para dar sus frutos en el primer turno, al menos en el conurbano de la provincia de Buenos Aires, donde radican sectores fabriles que todavía esperan reactivarse”, afirma. El diario “Ámbito Financiero” publicó que “subió en julio la recaudación (impactó blanqueo)”. Según el financiero, en este índice también incidió “la reactivación de la economía” y demanda que “positivo sería que ahora baje el rojo fiscal y no suba el gasto”. En la vereda de enfrente, “Página/12” no hizo eco de la “reactivación” y en cambio publicó en su tapa “la dieta aerolíneas” y denunció que, para “evitar nuevos aportes del Estado”, Aerolíneas “prepara un plan de ajuste basado en contraer nueva deuda con la banca extranjera, la venta de aviones propios para alquilar otros y el achique de la estructura de la empresa”. ¡Además, asusta con el “fantasma de la reprivatización”…!
Tal como informé, la venta de Petrobras Argentina a Pampa Energía, de Marcelo Mindlin, es todo un escándalo. Confirmada la prisión preventiva de Aldemir Bendine, designado por Dilma Rousseff para enderezar la nave en pleno temporal desatado por el “Lava Jato”, la justicia investiga si el ex presidente del Banco do Brasil pedía sobornos a Odeberecht o si también lo hacía para otras autorizaciones como CEO de Petrobras. Y, en este sentido, es que se avanza en la revisión de las negociaciones entre Bendine y Mindlin para la adquisición de las acciones en Argentina, antes en mano del empresario Cristóbal López he insistido en un dato “no menor”: La ventad de Petrobras Argentina se concretó el 13/05/2016, casi simultáneamente con la destitución de la entonces presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y fue prácticamente la última decisión de quien era presidente de Petrobras, Aldemir Bendine. Días antes, en varios medios periodísticos brasileros, incluyendo los diarios “Folha de S. Paulo” y “O Estado”, se le advirtió a Bendine acerca de la importancia de que no tomara decisiones que pudieran tener consecuencias judiciales futuras, por ejemplo con los activos de Petrobras Argentina. Pero Bendine decidió, de todos modos y por desconocidos motivos, afrontar el desafío. En el interín ocurrió un viaje del presidente de Pampa Energía, Marcelo Mindlin, a Brasil. ¡¿A qué viajo el empresario argentino a Brasil?!
Debemos aclarar que por el “Lava Jato” una Jueza brasilera libra exhorto a Marcelo Mindlin por Petrobras Argentina Luego, Bendine decidió avanzar en la operación que, por motivos desconocidos, se adjudica también a un tercer actor, la multinacional holandesa “Trafigura”, dedicada al transporte de materias primas y logística. Hay quienes afirman que Bendine le provocó a Petrobras, con esta operación, un perjuicio de US$ 1.000 millones. Desde la prensa brasileña sostienen que a Mindlin también se lo considera muy ligado a la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner y a la vez a Mauricio Macri. Por su parte, la Cámara de Diputados dará una audiencia pública el próximo 16 de agosto para discutir la “sospechosa” venta y avanzará también sobre lo que tiene en manos la justicia argentina. En tanto, el portal local “Metrojornal” asegura que varios ejecutivos delataron los achaques de Bendine e incluso un ex-conductor reveló la rutina de “llevar y trae maletas con dinero”.
En apenas unos días el gobierno de Mauricio Macri enfrentará las PASO de su primera elección de medio término como oficialismo nacional. Como es usual, la batalla definitoria estará en la provincia de Buenos Aires, que por su peso en el padrón (cerca del 40%) es el distrito clave en el que se juega cada comicio. Allí el escenario para las primarias luce complicado. Las encuestas anticipan una victoria de la expresidente Cristina Fernández de Kirchner, quien se postula como candidata a senadora. Los sondeos muestran a la líder del kirchnerismo encabezando la intención de voto y sacándole varios puntos de ventaja, en promedio, a la lista oficialista que lidera el exministro de Educación Esteban Bullrich,m quien en las encuestas de varias empresas de ese rubro figura peleando cabeza a cabeza con Sergio Massa.
Según dejan traslucir los números y admitirían a puertas cerradas en la Casa Rosada, el oficialismo estaría sufriendo el voto castigo de los electores del conurbano bonaerense que sufrieron los efectos del ajuste del 1er año de gestión de Cambiemos, que incluyeron abruptos aumentos de tarifas, la erosión del poder adquisitivo por la alta inflacion y hasta la pérdida de puestos de trabajo como consecuencia de la recesión. Contrariamente, el macrismo se beneficiaría del voto del agro –en realidad de CRA y SRA no así de FAA-, sector que aprovechó la baja de retenciones a las exportaciones de granos y la liberación del tipo de cambio que el kirchnerismo había dejado tabicado con el cepo cambiario. De todos modos, esos votos no le alcanzan a Cambiemos para ganar en el principal distrito electoral. El votante de clase media también atravesaría una etapa de desencanto que intentan capitalizar tanto Cristina Fernández de Kirchner (con poca suerte) como las opciones que encarnan Sergio Massa, bien posicionsado y Florencio Randazzo, mucho más lejos. Es un problema para Macri sumar votos a pesar de que asegura que la Argentina entró en un camino irreversible de crecimiento y recuperación del consumo y que -institucionalmente- se evitó ir a una crisis como la de Venezuela (aunque la descarnada realidad de ese país estaría causando poco impacto en el voto).
En cuanto los resultados económicos son expuestos en las estadísticas oficiales y por los voceros con los que la Casa Rosada puede contar en influyentes medio de comunicación. Pero no estaría siendo lo suficientemente visible para el ciudadano de a pie que vivió durante el kirchnerismo un boom de consumo. “Los resultados del cambio se empiezan a ver en todo el país”, dijo el martes en Corrientes. Aunque también admite que “el cambio no llegó para todos”. Contradicciones del “relato MM”. Para colmo, la administración insiste con malas noticias para el segmento de la pirámide socio-económica que se identifica con los partidos del frente gobernante. El ministerio de Salud acaba de autorizar una nuevo aumento en las tarifas de las prepagas, un servicio muy demandado por la clase media. Se trata de una suba de un 5% que sumada a las anteriores deja un saldo de un 22% de incremento sólo este año, para el que el Gobierno estimó una inflación del 17% anual. Por otro lado, algunos analistas vuelven a preguntarse por el “timing” del Gobierno para aplicar este tipo de medidas o de introducir estas discusiones que sólo generan dudas y zozobra. El debate por la edad jubilatoria, que defienden en el Ejecutivo, no parece oportuno en un contexto en el que los votos se cuentan con la mano.

 

 

 

 

 

 

Marcelo Mindlin                                                  Daniel Funes de Rioja (Copal)

Entre errores de ese tipo y una recuperación que no logra visibilizar la suerte del oficialismo en las PASO, que generará un fuerte impacto político, parece echada… La presión fiscal es un tema que hemos abordado en varias oportunidades en este Boletín y un reclamo que proviene desde el gobierno kirchnerista y que Cambiemos aún no tomó en su totalidad. En esa línea, el pasado miércoles (2/8) el titular de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL), Daniel Funes de Rioja, advirtió sobre la fuerte presión fiscal que enfrenta la industria pero especialmente apuntó contra las tasas municipales a los que calificó “de delincuentes“. “Estamos en una situación donde tenemos producción, podríamos tener escala y no la tenemos. Sáquennos los pies de encima“, reclamó.
Funes de Rioja, que también es vicepresidente de la Unión Industrial Argentina, participó de la tercera edición del seminario sobre Economías Regionales organizado por el diario La Nación. En ese marco atacó a las tasas municipales porque “son de delincuentes, las municipalidades no tienen ese poder. La imaginación no tiene límites, pero el descaro tampoco. Las municipalidades tienen que sobrevivir, pero nosotros también“. En tanto, subrayó que esas tasas se crean “bajo la denominación de tasa a la exportación, que cargan cada una de ellas según la producción y no mediante un certificado. Son inconstitucionales”. Luego, a nivel provincial, se refirió a los impuestos en cascada, como Ingresos Brutos, que terminan encareciendo la producción con un piso de por lo menos 1%: “No nos pidan competitividad si no nos dejan ser competitivos”, pidió.
Funes de Rioja también se quejó del ausentismo: “en el Gran Buenos Aires, el ausentismo es del 10 al 20% en la industria cada lunes y las empresas no resisten, porque tienen que tener una dotación especialmente para hacer reemplazos”. Más allá de las críticas, el titular de la COPAL dijo que buscará presentar en noviembre próximo, durante la Expo Alimentar, un acuerdo de competitividad al Gobierno para el desarrollo de las economías regionales. ¿Cómo llegara el Gobierno a noviembre? ¡¿Rengo, paralizado o entero?!

Buenos Aires, Agosto de 2017
Arq. José Marcelino García Rozado
Ex Subsecretario de Estado
1973/1976 y 1989/1993

Se el primero en comentar en "PREVISIONAL, LABORAL E IMPOSITIVA: LAS REFORMAS QUE ESPERAN QUE PASE LA CAMPAÑA."

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*