CINCO DESAFÍOS QUE TRAEN LOS CAMBIOS

“Tengo que conseguir 300 entrenadores argentinos de robots.” La demanda, expresada la semana pasada por el directivo de una de las principales compañías empleadoras de la Argentina, marca el horizonte de cambio exponencial que ya llegó hasta nosotros. Para comprender el fenómeno de la automatización y sus oportunidades y consecuencias en nuestra región, desde el Intal-BID, convocamos a 40 expertos mundiales multidisciplinarios. Surgió así el informe “Robot-lución, el futuro del trabajo en la integración de América Latina”, que contiene aportes en clave de futuro. Éstos son algunos de los principales desafíos:
Métricas de innovación. El análisis de la automatización requiere mejorar su registro en la estadística. Las estimaciones indican un riesgo de pérdida de empleos a manos de los robots que varía del 5% al 47% según el método. El impacto neto debería diferenciar “trabajos” de “tareas específicas”, e incluir el efecto indirecto: cada empleo tecnológico puede tener la ventaja de crear 4,9 puestos de manera indirecta. Distinguir entre regiones, edades y género es clave para diseñar políticas públicas.
Tecno-diplomacia. Dinamarca, el país europeo mejor rankeado en economía digital, acaba de nombrar un embajador en Silicon Valley. América latina, que tiene 146 tratados de comercio e integración con cláusulas de transferencia de tecnología, debería consolidar una tecno-diplomacia. En el informe documentamos que acuerdos inteligentes sirvieron para bajar hasta un 15% la brecha tecnológica y contribuyeron a elevar hasta en un 29% las exportaciones tecnológicas. La próxima cumbre ministerial de la OMC, el relanzamiento de la Alianza del Pacífico y el Mercosur y el G-20, son instancias estratégicas.
STEM x 2. La revolución educativa exige no sólo un STEM de competencias duras (sigla en inglés que significa “ciencias, tecnologías, ingeniería y matemáticas”) sino también un STEM de habilidades soft (sociales, técnicas, ejecutivas y mentales). Mientras la oferta de empleo en profesiones clásicas cayó un 50% (traductores, bibliotecarios, agentes de viaje), otras ocupaciones demandan hasta 3 o 4 veces más profesionales que hasta hace poco (administrador de redes sociales, programador).
Dividendos digitales. Alemania, España, Reino Unido, Canadá, Australia y Francia, entre otros países, lanzaron políticas de industria 4.0. Nuestra región requiere un esfuerzo de repensar institucionalidad, donde por ejemplo la discusión paritaria introduzca cláusulas de innovación. Uno de los estudios que realizamos refleja que las exportaciones bilaterales en el sector automotor crecen 2% por cada 10% de incremento en la dotación de robots. Otro aspecto tiene que ver con los freelancers, que serán el 40% de la fuerza laboral mundial hacia 2020. Esto conduce a reformular la seguridad social y reconfigurar los marcos legales para garantizar derechos.
La imaginación al poder. John Brockman, uno de los más afamados divulgadores científicos, se preguntó en un libro sobre inteligencia artificial: “¿Querrán las máquinas que piensan tener derechos civiles, tendrán conciencia, qué tipo de gobierno elegirán para ellas?”. La pregunta cobró actualidad cuando DeepMind distribuyó un par de trabajos académicos que dan cuenta de la posibilidad de construir inteligencia artificial con capacidad de imaginación y de comprender los efectos de las acciones. Para no llegar a la paradoja de sociedades donde las máquinas imaginan y las dirigencias “desimaginan” necesitamos diseñar junto con empresas, trabajadores y sociedad civil, un Contrato Social Tecnológico para América latina. Una región que, conviene no olvidarlo, es la más desigual y violenta del mundo, y donde la mitad de sus jóvenes tiene dificultad para comprender textos básicos.

Gustavo Beliz

LA NACION

Se el primero en comentar en "CINCO DESAFÍOS QUE TRAEN LOS CAMBIOS"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*