VOLVEMOS A LAS MISMAS. LOS ÚNICOS PRIVILEGIADOS SON LOS BANCOS

En el primer semestre del año, las entidades bancarias tuvieron dividendos superiores a los 40.000 millones de pesos, un 52% más que en 2016. Los pases interbancarios y la apuesta al dólar, claves en los beneficios extraordinarios. La bicicleta financiera, de fiesta

El estancamiento y el parate productivo que afecta a buena parte del país parece no hacer mella en los bancos, que siguen registrando importantes dividendos. De acuerdo a datos suministrados por el Banco Central (BCRA) que conduce Federico Sturzenegger, solo en el primer semestre de este año obtuvieron ganancias por 40.017 millones de pesos, un 52% más con respecto al mismo período del año pasado.
Al revés de lo que sucede en el mundo, donde las entidades bancarias retroceden el volumen de ingresos en épocas de contracción económica, ya que su accionar está ligado a la evolución general de la actividad interna, en nuestro país las firmas financieras aprovechan las sucesivas crisis para aumentar en forma exponencial su nivel de beneficios y utilidades.
Uno de los datos singulares de este año son las rentabilidades conseguidas por los pases interbancarios, una de las modalidades más comunes de financiación entre bancos, que en la primera mitad del año alcanzaron un rendimiento del 509%, con una suba del 828% en los bancos privados y un 367% en los públicos, lo que denota mayor ponderación de este tipo de actividades en la banca privada.
El sistema financiero nacional, al revés de lo que se pregona desde las autoridades económicas, sigue confiando más en el dólar que en el peso y la mayoría de las transacciones de los bancos se ejecutan en la moneda norteamericana. Así, quienes pusieron sus ganancias en dólares obtuvieron en 2017 una ganancia del 3,7%, mientras que el 90% de los dólares operados en el sistema financiero lo hace la banca privada.
Dentro del nivel de rédito económico, los bancos privados fueron los que encabezaron las ganancias, ya que embolsaron en los primeros seis meses del año $23.687 millones, es decir, casi el 60% del lucro total. La banca pública, que es la que reúne el crédito productivo en la Argentina, se vio relegada a obtener $16.330 millones de utilidades.
Las entidades del Estado se vieron perjudicadas también por la baja sufrida en los depósitos ajustados por inflación efectuados por las pymes, que se redujeron en este período en torno al 14% con respecto a lo que pasaba en 2015, mientras que en las grandes empresas la caída llegó al 28%. A esto hay que agregarle que los préstamos ajustados por inflación en el mes de junio tuvieron un retroceso del 9,7%, producto del derrumbe de la producción nacional.
¡Utilidades al por mayor! La complicada realidad que atraviesa la mayor parte de los argentinos parece no entorpecer la dinámica del sector financiero. Especialistas consultados reflejaron las dificultades que puede ocasionarle a la economía argentina el hecho de que los únicos favorecidos por la política económica nacional sean los bancos.
José Castillo, profesor e investigador de la UBA, le dijo a nuestro medio que “los bancos han desarrollado superganancias a partir de ser el sector privilegiado de la economía macrista, no solamente por las tasas de las Lebac y las Letes, sino también porque se ha flexibilizado todo el negocio bancario, lo que les ha permitido ganancias millonarias sin invertir siquiera un peso en nuestro país”.
En ese sentido, Castillo aseguró que “el gran problema es que la renta financiera está exenta de impuestos, ya que son los grandes privilegiados por el gobierno. Además, hay otros sectores como la Bolsa que han ganado muchísimo, sus valores vuelan para arriba. Entonces podemos hablar de que la bicicleta financiera ha obtenido inmensos beneficios”.
Por su parte, Sergio Chouza, economista e investigador de la Universidad de Avellaneda, señaló que “el sistema bancario en la Argentina se vio muy beneficiado por la quita de controles por parte del oficialismo. Al eliminar esas restricciones, el spread bancario, es decir, la ganancia producto de las operaciones habituales de los bancos, se incrementó”.
“Ni hablar de las ganancias que obtienen los bancos por los pases interbancarios. Ahí se repite un escenario en el que las ganancias nominales crecen debajo de la inflación, pero por arriba de la variación del tipo de cambio. De este modo, se garantizan ganancias en dólares en un contexto en el que se les permite a las entidades bancarias la dolarización de sus activos y patrimonios, beneficiándose a través de la bicicleta financiera”, concluyó Chouza.
¡El escandaloso uso de las Lebac! Las Letras del Banco Central (Lebac) han sido otro de los instrumentos mediante los cuales los bancos se han asegurado un fuerte nivel de ganancias. La alícuota de las Lebac supera a la de los plazos fijos, lo cual, sumado a un dólar estable, permite obtener buenos dividendos en moneda dura.
Las tasas de interés para las colocaciones de estas Letras a corto plazo siguen constantes ya que el Banco Central no las está bajando, sino que se mantienen estables o suben. Puede verse que en las operatorias de mercados secundarios, las que no son los días de licitación sino los días de semana a lo largo del mes en las operatorias bilaterales, se suben las tasas. Hoy en día estas tasas del mercado secundario de Lebac están por encima del 27%, con lo cual existe una tasa de interés positiva real bastante jugosa.
¡Ganancias siderales! $40.017 millones Ganaron los bancos en el primer semestre del año; $23.687 millones Son los dividendos de los bancos privados en lo que va de 2017; 509% Los beneficios obtenidos por los pases interbancarios; 90% De los dólares operados en el sistema financiero lo hace la banca privada; 52% Crecieron las utilidades de las entidades con respecto a 2016; 28% Descendieron los depósitos de las grandes empresas; 14% Cayeron las colocaciones de las pymes en los bancos del país; 9,7% Bajaron los préstamos ajustados por inflación en el mes de junio.
Como vemos en esta administración económica “los únicos privilegiados son los bancos o el sistema financiero; en contra de la población, su industria y hasta su comercio interior”.

Buenos Aires, 8 de setiembre de 2017
Arq. José Marcelino García Rozado
Ex Subsecretario de Estado
1973/1976 y 1989/1993

Se el primero en comentar en "VOLVEMOS A LAS MISMAS. LOS ÚNICOS PRIVILEGIADOS SON LOS BANCOS"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*