MALVINAS A 35 AÑOS, RECUERDOS E HISTORIA VIVA. PARTE 1ª

A.- Que países (y como) ayudaron a la Argentina durante la guerra de Malvinas


Respecto a la ayuda militar de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) a Argentina durante el Conflicto del Atlántico Sur en 1982 se han dicho muchas cosas y no se ha comprobado científicamente nada, de manera que los comentarios no están respaldados por documentos probatorios que acrediten con certeza lo que dicen que ha ocurrido.
En cuanto a la ayuda militar de la República de Venezuela no me cabe ni la menor duda que la misma existió por razones que se basan en testimonios de fuentes primarias, incluyéndome. Yo viví en Venezuela durante el año 1984 y pilotos de ese país me contaron los detalles del apoyo enviado a Argentina, especialmente en materia de repuestos de aviones Hércules.
De la ayuda militar de la República del Perú, cabe destacar que fue uno de los países que más apoyo militar y diplomático brindó a nuestro país. Misiles AS30, 10 aviones Mirage VP, tanques suplementarios para los aviones Mirage, fueron algunos de los materiales enviados por los peruanos. Siempre se rumoreó que también nos proveyeron misiles Exocet pero los datos consignados al día de la fecha indican que no habría sido así.
En cuanto a la ayuda militar del Estado de Libia, cabe recordar que “el Brigadier Teodoro Waldner, el rector jesuita de la Universidad de Tucumán Aníbal Fosbery y el Almirante Moya, eran los enviados especiales del general Fortunato Galtieri para negociar una compra de armas con el régimen de Libia”.
Tondini Bruno. Malvinas. Historia. Aspectos Jurídicos y Económicos. III. 12. 1. D. Error estratégico argentino.
Fruto de esta negociación fue la firma de un acuerdo de cooperación con nuestro país, refrendado el 27 de mayo de 1982. El Presidente Galtieri y el Brigadier Mustafá Muhammad Al Jarrubí firmaron el mismo incluyendo una frase que trascendió por los términos empleados al expresar la “odiosa agresión imperialista británica”.
Por medio de este acuerdo los libios nos vendieron misiles aire-aire 530 IR, 530 Radar y 550, motores de misiles aire-aire, morteros de 60 mm, 81 mm, proyectiles para los morteros, proyectiles de iluminación para morteros, bombas de iluminación de 26,5 mm, ametralladores calibre 50, proyectiles calibre 50, minas antitanque y minas antipersonales.
Muchos comentarios ha generado la ayuda militar de la República Federativa del Brasil, pero lo concreto es que luego de la desclasificación de documentos que pertenecieron al extinto Servicio Nacional de Informaciones (SNI) durante el gobierno cívico – militar brasileño que encabezó el Presidente Joao Baptista de Figueiredo, “el gobierno brasileño hacía la vista gorda para el paso por Brasil, en escala técnica, de aviones con armamentos que venían de Libia rumbo a la Argentina”. Los aeropuertos que más se empleaban eran el de Recife en Pernambuco al noroeste y del Galeão en Río de Janeiro.
La ayuda de Brasil durante la Guerra de Malvinas. Infobae. Argentina. 13 de noviembre de 2006.
Paralelamente, los brasileños eran inflexibles con el Reino Unido al punto que un avión Vulcan, bombardero, tuvo que aterrizar en territorio brasileño por desperfectos técnicos y no lo dejaron salir de la pista, y cuando lo autorizaron le hicieron descargar todo el material bélico que transportaba antes de despegar.
En lo relacionado con la ayuda militar de la República de Cuba, cabe destacar que Fidel Castro ofreció su apoyo al gobierno cívico – militar argentino pero este no tuvo mayor incidencia que la de interceder ante el Kremlin para garantizar el respaldo militar a las tropas argentinas.
“Entre Moscú y La Habana se crearon las condiciones necesarias para que el armamento soviético enviado a Libia se trasladara a Argentina a través de Brasil. Oficiales del departamento M-XXX (que atiende África) de la Dirección de Inteligencia cubana viajarían a Libia mientras que funcionarios del Departamento América lo harían hacia Argentina con la misión de garantizar el envío y entrega de dichas armas”.
Sánchez, Juan Reynaldo. La guerra de las Malvinas y el largo brazo de Fidel Castro. Café Fuerte. República de Cuba. 29 de abril de 2012.
La mediación de Cuba en favor de Argentina no tenía otra motivación que el odio visceral de Fidel Castro y los miembros de su gobierno hacia EEUU y el RUGB.
Si bien la República de Guatemala no llegó a prestar ayuda militar a Argentina, es sabido que manifestó públicamente su apoyo por la Recuperación de las Islas Malvinas.
El Estado de Israel fue el país que más colaboró con Argentina para vencer los bloqueos a los que habíamos sido sometidos.
Israel nos vendió armas y equipos militares por aproximadamente US$ 173 millones de dólares. Entre los elementos adquiridos podemos mencionar a los aviones Mirage IIIC, los A-4E Skyhawk, sistemas de alerta radar, camperas de abrigo, munición, misiles Shafrir y equipos de comunicaciones según relató Hernán Dobry en su libro Operación Israel: el rearme argentino durante la dictadura (1976-1983).
Dobry, Hernán. Operación Israel: El rearme argentino durante la dictadura (1976-1983). Ediciones Lumiere. Argentina. 2011.
La decisión del gobierno de Israel de apoyar a la Argentina no fue tan simple ya que comprometía su relación con Inglaterra, un comprador importante y estable de productos israelíes, la que tenía una comunidad judía numerosa y muy poderosa financieramente.
El Reino Unido tiene la 5ta comunidad mundial de personas de religión judía mientras que Argentina tiene la 7ma.
La razón que se brindó a los ingleses fue que estaban cumpliendo con contratos previos al comienzo del conflicto y que el Primer Ministro Menajem Beguin decidió honrarlos porque no iba a poner en riesgo la imagen del país como vendedor de materiales bélicos a nivel internacional.

B.- El papel de los medios en la guerra: avivaron el fuego y causaron mas muertes.


Doctrinariamente, las noticias y el manejo de la información en la Guerra de las Malvinas deberían haber estado ligadas directamente al desarrollo del Conflicto Armado Internacional, desarrollado entre el 2 de abril y el 14 de junio de 1982, extendiéndose hasta el 14 de julio en que llegó al continente el último contingente de Prisioneros de Guerra.
El manejo de la información es un recurso importante para cualquier Fuerza Armada que participa de una guerra, ya que puede utilizarse para obtener mejor y nueva información, provocar errores en el oponente, generar efectos positivos entre las propias fuerzas y también influenciar en los países aliados o no comprometidos. Finalmente, y éste es el punto más controvertido y delicado, es un buen elemento de propaganda política que hay que saber usar adecuadamente y con mucho tino.
C.- La ayuda chilena a los ingleses… que el General Balza condecoró


1982 fue un año de revelaciones y sorpresas respecto de la conducción política chilena. Durante la Guerra de Malvinas se expuso con toda crueldad el verdadero sentir de “nuestros hermanos chilenos”, quienes resultaron ser unos traidores con todas las letras, por supuesto que en el nivel de su conducción política. Mucha sangre de militares y civiles argentinos se derramó en la turba malvinense o se disolvió en las aguas del Océano Atlántico por la actitud “imperdonable” de la dirigencia del país vecino.
Durante el conflicto de Malvinas, Chile, pese a declararse neutral, le ofreció al Reino Unido el uso de sus puertos, tareas de inteligencia, comunicaciones, transporte, cooperación logística, servicios de la Fuerza Aérea y Naval.
Al comienzo eran suposiciones o evidencias no confirmadas por otras fuentes, pero con el transcurso de los años, poco a poco, tomaron estado público varios informes y publicaciones que comenzaron a brindar certeza y detalles del apoyo brindado por los chilenos a los británicos.
El 24 de enero de 1985, el diario “La Opinión” de Argentina transcribe el informe completo publicado en Londres por Duncan Campbell en la revista “News Statesment”.
Expresa, el periodista, que John Heath, Embajador británico en Chile, fue el coordinador de una serie de acuerdos “secretos” entre ambos países, que establecieron los siguientes puntos:
• El uso en Punta Arenas de una base aérea en el sur de Chile, para aviones espías de la Real Fuerza Aérea a los que se les pintaron insignias chilenas.
• El uso de Punta Arenas y otras áreas a fin de infiltrar grupos especiales de comandos (SAS) en la Argentina para realizar tareas de espionaje y destruir aviones argentinos.
• Intercambio completo de información e inteligencia, incluido el descifrado de códigos de señales argentinas, tareas realizadas por personal de inteligencia naval chilena.


La información provista por Chile fue fundamental para que Inglaterra pudiera hundir el ARA General Belgrano.
El gobierno chileno obtuvo a cambio:
• Aviones Camberra de la Real Fuerza Aérea (RAF) usados en la operación secreta, que debían pasar a Chile cuando la guerra terminara.
• Una escuadrilla de aviones (RAF) Hawker de combate, la mayoría de los cuales fueron entregados a Chile cuando comenzó la Guerra de Malvinas.
• Apoyo para socavar las investigaciones de la ONU sobre los abusos chilenos contra los derechos humanos. Recordemos que Gran Bretaña se opuso a la redesignación de investigadores especiales de las Naciones Unidas para ser enviados a Chile.
• La suspensión de las restricciones británicas a Chile sobre ventas de armamentos. Los suministros durante 1982 incluyeron uranio enriquecido y la oferta del reactor nuclear británico Magnox.
28 años después, surgieron otras constancias con fundamentos de peso sobre lo relatado anteriormente.
En el “Diario Digital Guioteca”, del 22 de octubre de 2013, en el artículo titulado “La Polémica Ayuda de Chile a Inglaterra en la Guerra de Las Malvinas” se lee:
Guioteca. La polémica ayuda de Chile a Inglaterra en la Guerra de Malvinas. Argentina. 22 de octubre de 2013.
“Para graficar la buena relación que Pinochet logró con la «Dama de Hierro», Moore agrega que ‘en 1998 él fue detenido en Londres como resultado del intento de un juez español por extraditarlo y que se enfrentara a los cargos por crímenes como tortura y asesinato. Lady Thatcher protestó vehementemente contra este tratamiento (…). La famosa «Dama de Hierro» aseguraría en ese mismo momento que, sin la ayuda clave de Chile, la Guerra de Malvinas no hubiese sido fácil de ganar. ‘Tenemos una enorme deuda’, dijo Thatcher. Lord Edward Cecil Parkinson, ex miembro del gabinete de la primera ministra, también dijo posteriormente que Chile fue un aliado que prestó importante ayuda a su país durante el conflicto con Argentina. El mismo Parkinson aseguró que la decisión de Inglaterra de hundir el buque argentino ‘General Belgrano’ el 2 de mayo de 1982 se tomó con información de la Armada Argentina que fue interceptada por Chile y entregada al Reino Unido (…)”.
Si los hechos son como expresa Lord Edward Cecil Parkinson, lo menos que cabría es una profunda reflexión sobre las relaciones bilaterales, por cuanto muchos de los 323 muertos del Belgrano se deben a estos hechos desleales perpetrados por las autoridades chilenas de entonces y amerita mínimamente un pedido de disculpas públicas.
Pinochet viajó a Londres en 1998 por problemas de salud y durante su estadía fue detenido por Interpol porque la justicia española había solicitado su extradición para interrogarlo por la desaparición de ciudadanos españoles en Chile durante su gobierno.


General Augusto Pinochet y su agradecida “protectora”, Margaret Tatcher. Mientras Reino Unido financia campañas contra militares argentinos por violaciones a los DD.HH. impidió que se lo juzgue al jerarca chileno por la misma razón.
Dentro de este contexto, tuvo lugar el último encuentro entre Pinochet y Thatcher, oportunidad en que la llamada “dama de hierro” agradeció a Pinochet su apoyo durante la guerra. Textualmente dijo: “Estoy feliz de que usted esté cómodo aquí. Sé lo mucho que le debemos por su ayuda en la guerra de las islas Falklands, por la información que nos entregó, las comunicaciones y también el refugio que usted le ofreció a cualquiera de nuestro miembros de la armada que quedara náufrago” (http://www.24horas.cl/internacional/margaret-thatcher-y-su-polemica-relacion-con-pinochet-592764)
El portal argentino TN recuerda que estas declaraciones de Thatcher fueron la confirmación casi oficial de la colaboración chilena en el conflicto bélico, algo que molestó bastante en el país vecino, habida cuenta de que Chile había declarado su neutralidad en 1982.

D. – Sobre el hambre y la desnutrición en la Guerra

Durante el curso de un conflicto armado, hay distintos tipos de medidas que los beligerantes aplican para deteriorar el espíritu de combate del enemigo, las que difieren según su nivel y se dividen en Estratégicas o Tácticas. Las primeras son de gran envergadura y resuelven el conflicto, mientras que las segundas ayuda a las primeras a obtener la victoria.
Dentro del conjunto de medidas estratégicas y tácticas para afectar al enemigo, se encuentras las que conducen a la psiquis y al cuerpo del hombre, lo desmoralizan e inducen a perder la voluntad de lucha. Pueden ser actividades de acción psicológica – de ahí el control sobre los medios radiales y escritos -, de inventos de mitos como el de los Gurkhas degolladores, el ataque a las columnas de abastecimiento, los campos minados con minas antipersonales, el corte total de caminos de abastecimiento, el bombardeo sistemático de las posiciones defensivas con los cañones desde los buques. Todo esto se hizo en Malvinas por parte de ambos contendientes.
En lo relacionado con el abastecimiento, existen zonas de abastecimiento, caminos principales de abastecimiento, caminos secundarios de abastecimiento y zonas o puntos de abastecimiento de Efectos Clase I, II, III, IV (de arsenales, intendencia, sanidad, veterinaria y transporte). Los números romanos responden a siglas de uso convencional que representan alimentos, ropa, carpas, munición y combustible. Cabe mencionar que los caminos de abastecimiento pueden ser terrestres, aéreos o marítimos.
Lo que nos interesa para este análisis, son los efectos Clase I de Intendencia, es decir la comida y los caminos de abastecimiento que conducían a las posiciones de las tropas desplegadas en el terreno.
Cuando los ingleses desembarcaron en el estrecho de San Carlos consolidaron una cabeza de playa y dominaron el área, razón por la cual los caminos de abastecimiento argentinos – terrestre, aéreo y marítimo – a la Isla Gran Malvina quedaron totalmente cortados. Los ingleses lo sabían y a partir de ese momento no les interesó ni siquiera mandar un pelotón de 12 hombres para atacar las fuerzas argentinas existentes en esa isla.
«No llegaba nada, ni munición, ni alimentos, ni correspondencia, ni elementos sanitarios. Sólo tenían que sobrevivir hasta que se definiera el conflicto».
Es por ello que las tropas argentinas desplegadas en la Gran Malvina quedaron libradas a su propia suerte. No llegaba nada, ni munición, ni alimentos, ni correspondencia, ni elementos sanitarios, nada, absolutamente nada. Pero reconozcamos que tampoco necesitaban elementos para combatir porque no lo hacían. Sólo tenían que sobrevivir hasta que se definiera el conflicto.
A los ingleses no les interesó militarmente las tropas argentinas existentes en esa isla debido a que, sin transportes de ninguna naturaleza, “no podían influir absolutamente en nada” en el desarrollo de la guerra que se libraba en la Isla Soledad.
Sintéticamente, tenían que sobrevivir al hambre y la sed, conviviendo con la pesada e irracional carga de que habían sido anoticiados de las severas penas que se aplicarían por comer corderos de los Kelpers.
Las tropas de la isla Gran Malvina comenzaron por racionar la comida existente y cuando se acabó hablaron con los moradores de la isla y llegaron a un acuerdo para proveerse de corderos. Otros directamente se apropiaron de los lanudos en razón del estado de necesidad y otros cayeron en depresión, padecieron hambre y en algunos casos llegaron a la desnutrición o la muerte.
Pero lo interesante del caso de la Isla Gran Malvina es que en la Soledad había comida suficiente, pero no podían hacérsela llegar porque no era posible volar en helicóptero ni lanzarla por modo aéreo. Tampoco se podía llegar navegando con los guardacostas u otras embarcaciones menores sin ser atacados por el enemigo. No había forma de llegar con los medios disponibles.
En la Isla Soledad ocurría exactamente lo mismo que en la Gran Malvina, pero ya no se trataba de dos islas sino de sectores. Algunos recibían los alimentos con facilidad pero otros no tenían posibilidad de hacerse de la comida necesaria para mantener el cuerpo con el desgaste que produce la tensión, la exposición al frío y el combate.
Los víveres llegaban a Puerto Argentino desde el continente por modo aéreo en los C-130 y los buques hospitales que atracaban en Puerto Argentino para embarcar heridos de la propia tropa. Allí descargaban toneladas de alimentos que los elementos logísticos distribuían conforme a lo que dispusiese el G-4 (Oficial Logístico) del Comando de la Brigada Xma (décima) a órdenes del General Oscar Luis Jofré.


“Los víveres llegaban a Puerto Argentino desde el continente por modo aéreo en los C-130…”.
Muchas veces ocurren hechos que por ley no deberían producirse pero que se permiten “mirando para el costado” a los efectos de evitar males mayores. Los ingleses sabían que los buques hospitales transportaban comida para los efectivos militares, pero también eran conscientes de que si lograban ganar la batalla deberían alimentar a los vencidos y que si la perdían deberían ser alimentados, razón por la cual lo mejor era que los almacenes y depósitos argentinos estuviesen lo más llenos posibles.
Con fecha 27 de mayo, el Buque Hospital Bahía Paraíso fue inspeccionado por los británicos, a quienes les llamó la atención la gran cantidad de alimentos que transportaba, especialmente capones congelados.
El capitán del buque les explicó que, en primer lugar, debía prever el racionamiento de hasta 400 pasajeros a bordo entre tripulación, internados en camas y heridos ambulantes; que ignoraba si el Gobernador Mario Benjamín Menéndez le solicitaría comida para los isleños y, además, que era imposible saber cuánto tiempo requerirían alimentarse sin volver a reabastecerse en el continente.
A las posiciones defensivas que rodeaban Puerto Argentino, los suministros llegaban por dos caminos de abastecimiento. Los dos nacían en la ciudad y se dirigían uno a Fitz Roy y otro a Monte Estancia. El primero era bombardeado desde los buques, pero nunca recibió ni siquiera un impacto, permaneció intacto ya sea premeditadamente o no, pero así fue.
El segundo, fue duramente bombardeado con todo el material bélico disponible, razón por la cual, en el Monte Longdon se sufrieron las mismas consecuencias que en la Isla Gran Malvina, es decir, hubo aislamiento, hambre, desnutrición, deshidratación y en, rigor de verdad, estaban peor que en la Gran Malvina porque, además, tenían que combatir y tampoco les llegaban municiones ni armamentos suficientes para reponer el nivel de abastecimiento requerido. Todas las tropas desplegadas al norte de este camino fueron las que más sufrieron privaciones de todo tipo.
Por las razones expuestas es que no se puede decir que faltaba comida porque no es totalmente cierto. Estábamos en guerra y el enemigo hacía lo que debía y donde debía; son actos de guerra que se aplicaron y se aplican en cualquier conflicto armado del mundo.
Los caminos de abastecimiento logístico son como el cordón umbilical de un niño dentro del seno materno y los militares profesionales sabemos que cuando la logística dice “no” se cae cualquier plan de combate, aunque haya sido diseñado por el mejor estratega del mundo.
En Puerto Argentino la situación era de normal abastecimiento porque allí estaban los almacenes.
Cuando los pilotos de la Fuerza Aérea Argentina atacaron los buques ingleses, entre otros propósitos, buscaron exactamente lo mismo, afectar los abastecimientos logísticos, especialmente comida, munición y transporte. Como consecuencia de estos ataques, los ingleses se vieron demorados en su avance, sintieron la pérdida de muchas aeronaves y padecieron la falta de combustible JP1 para helicópteros.
El 25 de mayo de 1982, la Fuerza Aérea Argentina (FAA) hundió el destructor HMS Conventry y el buque porta-contenedores Atlantic Conveyor, hechos estos que afectaron seriamente la logística de los ingleses en la guerra, generando escasez de víveres a mediados de junio.
Cuando la FFA ataca y hunde a los buques ingleses en Bahía Agradable, destruye toda la logística de esa operación militar que tenía como objetivo avanzar por tierra en dirección a Monte Kent.
Los bombardeos a las naves de desembarco RFA Sir Galahad y RFA Sir Tristam, en lo que se consideró y considera “el día más negro de la flota inglesa”, provocó el hundimiento de ambos buques y fue un ataque directo a la Logística de Personal y Material de los ingleses.
Sobre estos hechos, el Reino Unido puede copiar los mismos argumentos que hoy emplean los argentinos cuando hablan del hambre, la falta de conducción, los errores estratégicos, etc. Pero ellos no lo hacen, no se victimizan como indefensos esclavos sometidos a las decisiones de una Primera Ministra, la que por cierto se emborrachaba todas las noches.
Los militares ingleses son profesionales serios y maduros, que llevan varios siglos existiendo sobre la tierra practicando el “arte de guerrear”. Son plenamente conscientes de que participaron de una guerra, razón por la cual no se abandonaron a la retórica latinoamericana, ni al pesimismo derrotista, ni a la ligereza de pensamiento.
Como puede apreciarse existieron errores humanos, pero no hubo negligencia en los elementos logísticos. Hubo una guerra entre militares profesionales que sabían muy bien que había que atacar los abastecimiento alimenticios, cosa que hay que admitir de una vez por todas antes que victimizarse o llorar como niños por lo que no se supo conseguir como hombres.

Enrique Stell
Coronel VGM (R) y Preso Político Argentino
ICIMISS – CIMISS

Se el primero en comentar en "MALVINAS A 35 AÑOS, RECUERDOS E HISTORIA VIVA. PARTE 1ª"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*