ESTA PELÍCULA YA LA VI…

El Gobierno liberó los precios de las naftas con la confianza de que las pizarras de las estaciones de servicio no muestren variaciones significativas, sobre todo, antes del 22 de octubre. Pero, ¿tendrá realmente poco impacto esta medida? No todos opinan lo mismo… Es hora en resolver algún protocolo al menos en el sistema judicial acerca de cómo enfrentar casos tales como la muerte tan dudosa de Alberto Nisman como la sospechosa desaparición de Santiago Maldonado. Si en lugar de intentar llevar agua para su molino, se intentara establecer mecanismos para concretar pesquisas eficientes, la sociedad estaría harto agradecida. “Cambiemos esconde a sus candidatos, que son los que deberían estar haciendo campaña, y muestra a sus gobernantes, que son los que deberían estar gobernando ¿Esta es la transparencia y la ética que pregonaban antes de llegar al poder?”, se preguntó el diputado Pablo Garate (FR) tras presentar un proyecto en la legislatura bonaerense para exigirle a María Eugenia Vidal que “pida licencia en su cargo si es que va a realizar campaña política desde el Estado, en beneficio de su agrupación política”.


El Ministerio de Energía suspendió el acuerdo interno que establecía una actualización de precios de los combustibles cada tres meses y las reglas de mercado volverán a regir en los surtidores por primera vez en 16 años.
La medida obedece a que el precio internacional del crudo se ubica por encima de los precios sostenes que rigen para el local.
El denominado “Acuerdo para la Transición a Precios Internacionales de la Industria Hidrocarburífera Argentina”, que se celebró en enero de este año, contemplaba la revisión trimestral de precios en función de tres factores: la cotización del crudo, el precio de los biocombustibles y el tipo de cambio.
El convenio advertía que si durante diez días consecutivos el precio internacional del petróleo quedaba por arriba de lo que se paga a nivel local, se “permitiría la liberación de los precios internos y de ese punto mantener la paridad con los mismos con un funcionamiento pleno de las reglas del mercado”. De acuerdo con el Gobierno, esa condición se registró el pasado 13 de septiembre, por lo que a partir del domingo las empresas petroleras quedarán habilitadas para modificar el precio de venta de sus combustibles para el consumo del mercado automotor.
Según el ministro Juan José Aranguren, la medida tendrá “muy poco” impacto en los surtidores. “Faltando tan poco para que termine el acuerdo, las empresas -especialmente en una etapa eleccionaria como estamos- no van a tomar ninguna decisión de esta naturaleza”, explicó.
Además, el ministro remarcó que el acuerdo quedará suspendido en tanto el precio internacional siga arriba del nacional. “Si no, el 1 de noviembre volverá a aplicarse el acuerdo y habrá un precio sostén”, aseguró.
Por su lado, el secretario de la Cámara de Empresarios de Combustibles, Raúl Castellanos, entiende que “no habría que esperar variaciones demasiado importantes en los precios de venta”. “Creo que el mecanismo de revisión va a ser el mismo, pero seguramente será en tiempo real. Segmentado en períodos largos, seguramente el curso de los precios sea similar al actual”, resumió.
Castellanos no descartó que los valores al público puedan registrar una baja como la de abril pasado. “Si el precio del petróleo a nivel internacional baja, debería bajar el precio del combustible en la Argentina”, razonó.
Al mismo tiempo, aclaró: “Estamos en un país con un nivel de inflación importante, es un poco difícil pensar que vaya a bajar el precio, uno tendería a pensar que la cotización va a subir. A nivel internacional el petróleo no lo sabemos”.
El diario “Página/12” no tradujo de la mejor manera la noticia que hoy ocupó su tapa. “La decisión de amputar la capacidad de intervención estatal no solo puede afectar los niveles de empleo en las provincias productoras como Neuquén, Chubut y Santa Cruz sino que una mayor caída de los niveles de producción resultará, en el mediano plazo, en una creciente necesidad de divisas para financiar las importaciones. Ese escenario suma presiones para la estabilidad macroeconómica”, afirma el matutino.
“(… )a partir de la próxima semana un aumento en el precio internacional del petróleo tendrá un correlato directo en el local. Un hipotético aumento favorecerá a las productoras locales e incluso podría impulsar inversiones extranjeras en los sectores no convencionales como Vaca Muerta. En ese escenario, los productores venderán más caro a las refinadoras para que, finalmente, estas trasladen sus mayores costos a los consumidores. Una dinámica similar se observará cada vez que se mueva la cotización del dólar ya que, si bien sus costos no están totalmente dolarizados, es un histórico anhelo de las empresas poder trasladarle a los eslabones más débiles de la cadena los movimientos cambiarios. A su vez, si los precios internacionales vuelven a retroceder, en cambio, debería esperarse una baja en los surtidores. Quienes conocen el accionar de los petroleros anticipan que los precios serán inflexibles a la baja. El argumento corporativo es que, incluso cuando no se mueven los precios internacionales del crudo, no logran compensar el impacto de la devaluación sobre sus costos. Por eso esperan que las pizarras de las estaciones de servicio muestren nuevas subas en los próximos meses”, finaliza el matutino.
El impacto, en tanto, es relativizado por el diario “El Cronista” que afirma que apuestan a que YPF “condicione” los precios: “Las principales voces del sector coincidieron en que era una medida “muy esperada”, pero no respondieron si finalmente esto derivará en un inminente incremento en los precios. El Gobierno especula con que no habrá cambios y que las petroleras “aguanten” los niveles fijados en julio. Un shock en las próximas semanas podría resultar contraproducente para las aspiraciones oficiales de mejorar en las elecciones legislativas del 22 de octubre los resultados de las PASO de agosto”.
“De esta manera, queda en stand by el “barril criollo”, una política implementada por el kirchnerismo en 2015 y continuada por el macrismo hasta estos días que, en concreto, era una millonaria transferencia de recursos de los consumidores hacia las petroleras. Como durante años, para fomentar el consumo interno de bienes el anterior Gobierno impuso a nivel local un precio más bajo de los combustibles frente a un c rudo que volaba en el mundo por encima de los u$s 100 por barril, cuando el petróleo bajó de los u$s 75 a fines de 2014, el precio local se mantuvo y las naftas se pagaron hasta hace unas semanas por encima de lo que correspondía si el mercado no hubiera estado intervenido.”

“Pese a que Aranguren considera que no se moverán los precios locales el próximo mes, algunas fuentes de la industria son más cautas. “En las pequeñas localidades podría llegar a haber aumentos por la escasa competencia y difusión que habría”, analizó en medio de la AOG una voz en estricto off the record.
“La suba se va a dar indefectiblemente porque se incrementaron los valores de los insumos para las refinadoras. Todo hace suponer que siendo YPF la que mueve el amperímetro, ellos también marcarán la cancha y es de esperar que aumenten después de las elecciones”, comunicó la Confederación de Entidades de Comercialización de Hidrocarburos de la República Argentina (Cecha)”.
El economista jefe de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), Daniel Artana, dijo al respecto que “si uno aplicaba la fórmula, los combustibles en octubre tenían que subir. Con la liberación no sabemos, va a depender de lo que se determine el mercado”. “Creo que es difícil que bajen. Si no los liberaban, iba a ir para arriba por la fórmula. Capaz que ahora no sube tanto, o no sube, o sube más”, añadió.
Por último, Fausto Spotorno, economista jefe de la consultora Orlando Ferreres, opinó: “No creo que el aumento sea más fuerte de lo que venía e ocurriendo en el corto plazo”. “El aumento estará más cerca del 10% que del 15% en octubre, depende de cuál será el precio internacional que estés tomando”, sostuvo. “Si comparas con los países limítrofes, el único más caro es Uruguay; Brasil y Chile están más baratos”, graficó.
Por otro lado y para respetar lo de la “nueva política del cambio” desde el bloque de diputados provinciales del Frente Renovador le exigieron a la gobernadora María Eugenia Vidal que “pida licencia en su cargo si es que va a realizar campaña política desde el Estado, en beneficio de Cambiemos”.
El legislador de Tres Arroyos Pablo Garate presentó un proyecto en la Legislatura bonaerense para exigirle a Vidal que “pida licencia en su cargo si es que va a realizar campaña política desde el Estado, en beneficio de su agrupación política”.
El diputado fundamentó su pedido, según publica Infocielo, expresando que “en muchas oportunidades, durante el anterior Gobierno, tanto en nuestra Nación como en la Provincia, nos hemos expresado solicitando la separación entre el Estado y el partido político de Gobierno, sobre todo en momento s de realizarse campañas electorales”.
“Hoy Cambiemos esconde a sus candidatos que son los que deberían estar haciendo campaña y muestra a sus gobernantes que son los que deberían estar gobernando ¿Esta es la transparencia y la ética que pregonaban antes de llegar al poder? ¿No terminan haciendo lo mismo que antes criticaban?”, se preguntó el diputado.
“Le pedimos a la Gobernadora que cumpla con el deber ético de pedir licencia puesto que tiene decidido realizar campaña partidaria en favor de los candidatos de Cambiemos, de manera tal que se abstenga de utilizar al Estado en beneficio propio”, expresó Garate en su proyecto presentado en la Cámara baja bonaerense.
“Podemos mostrarles a nuestros hijos y nietos que sí se puede, que después de décadas las cosas llegan cuando se trabajan de esta manera, en equipo, en conjunto. Esta no es una obra aislada: son muchas las obras que el gobierno nacional está haciendo en la provincia de Buenos Aires”, dijo Vidal en el acto, compartido además con el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich; y el intendente del municipio, Jaime Méndez.
“Son más de treinta las rutas que hoy tienen obras en la provincia de Buenos Aires, miles de kilómetros que se hacen realidad y alimentan la esperanza de que esta vez en serio, esta vez avanzamos de verdad. Son seis mil cuadras asfaltadas, que ya no se van a inundar, no van a tener barro los días de lluvia. Ahora puede entrar la ambulancia, el colectivo. Es la diferencia entre hacer y no hacer, cambiarle la vida a los vecinos todos los días”, subrayó. Desde el bloque de diputados provinciales del Frente Renovador le exigieron a la gobernadora María Eugenia Vidal que “pida licencia en su cargo si es que va a realizar campaña política desde el Estado, en beneficio de Cambiemos”.
El legislador de Tres Arroyos Pablo Garate presentó un proyecto en la Legislatura bonaerense para exigirle a Vidal que “pida licencia en su cargo si es que va a realizar campaña política desde el Estado, en beneficio de su agrupación política”.
El diputado fundamentó su pedido, según publica Infocielo, expresando que “en muchas oportunidades, durante el anterior Gobierno, tanto en nuestra Nación como en la Provincia, nos hemos expresado solicitando la separación entre el Estado y el partido político de Gobierno, sobre todo en momento s de realizarse campañas electorales”.
Esta mañana, el presidente Mauricio Macri y la gobernadora Vidal inauguraron el primer tramo de obras en la Ruta Nacional 8 en San Miguel, y aprovecharon para mostrar a la candidata a diputada nacional de Cambiemos, Graciela Ocaña, a menos de un mes de las próximas elecciones legislativas.
Las tasas de interés que se pagan por quedarse en pesos a través de instrumentos financieros se mantendrán en un alto ratio por algunos meses más. Así lo anticipó el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, al asegurar este lunes que “no están dadas las condiciones” para “relajar la política monetaria” en ese lapso.
Sturzenegger hizo esas declaraciones en el marco de las “Jornadas Monetarias y Bancarias 2017”, que este año lleva por título ‘Desinflación y Estabilidad Financiera’. Según informa Cronista.com, allí indicó que “a partir de ahora el BCRA está en el momento de mayor dureza en su política monetaria”.
“A partir de marzo enfocamos la política monetaria en la desinflación. La tasa de interés produjo una rápida desinflación en la economía argentina. Esa política monetaria tan dura que comenzó en marzo tuvo su correlato en una rápida desinflación en el segundo semestre”, explicó el funcionario.
Sturzenegger admitió que la baja de las tasas que se produjo entre fines de 2016 y febrero de este año fue algo “excesivo” con una consecuencia negativa-
“Tuvimos un proceso de relajamiento de la política monetaria muy gradual, desde fines del año pasado hacia febrero. El relajamiento fue excesivo y nos produjo una suba de la inflación. A partir de mayo logramos una nueva desaceleración”, continuó.
Destacó que “a partir de ahora el BCRA está en el momento de mayor dureza en su política monetaria” y buscará “acercar la inflación al 1%”.

Sturzenegger fue enfático al señalar que “en este momento no están dadas las condiciones para nada para un relajamiento de la política monetaria en los próximos meses”.
Asimismo, señaló que “el crédito en términos reales ha crecido un 20%” y añadió que “está creciendo a una tasa nominal del 60%”.
“Las tasas en pesos han caído. En algunos casos la caída es dramática. La gente está accediendo a créditos con las tasas más bajas en la historia”, subrayó el titular del BCRA.
Alcadio Oña en Clarín, publica un artículo que muestra varias de las inconsistencias de la seudo política económica del Gobierno Cambiemos, bajo el título: “Dólar, tasas, precios y otras internas del Central”… A continuación la nota: “Para empezar, una historia puertas adentro o no tan adentro del Banco Central. La cuenta gente hace rato próxima al Banco Central y que también de antiguo acostumbra recorrer el espinel financiero.
Los verdaderos protagonistas están afuera del BCRA, aunque los actores son o eran dos candidatos firmes a ocupar sillones en el directorio: Guillermo Nielsen, vicejefe de Economía en tiempos de Roberto Lavagna, y Marina Dal Poggetto socia de Miguel Bein, asesor estrella del Daniel Scioli que apostó a ser Presidente.
Ya es un dato conocido dentro del mundillo financiero que los nombramientos han entrado en compás de espera. No tan conocido es que el compás de espera quizás termine en final de juego al menos para uno de los actores. Y menos conocido, lo que ocurrió camino del directorio.
Nielsen venía promovido por Miguel Pichetto, jefe del bloque de senadores peronistas y pieza clave justo allí donde deben ser aprobados los nuevos directores del Central. Duro e incluso más duro que el presidente de la entidad, a Federico Sturzenegger no le habría venido nada mal esa incorporación.
El problema de Nielsen se llamó Sergio Massa o peor, que en la Casa Rosada lo vieron como la quinta columna de alguien a quien Mauricio Macri considera enemigo jurado. Veto cantado, aunque Nielsen fue siempre Nielsen, o sea, él mismo y sus aspiraciones. Al tanto del desenlace, devino en crítico feroz del gradualismo.
La suerte de Dal Poggetto no está definitivamente echada, solo que ya con los dos nombres en la calle sonaba a muy poco prolijo designar a uno solo.
Relatada por la misma gente que conoce los interiores del BCRA, esta historia tiene un costado singular. Dicen: “Era un buen precedente que Marina hubiese trabajado con Sturzenegger, pero la cuestión es más que ésa. En el Gobierno quieren una directora mujer”.
Tal vez menos atractivas o más atractivas, según las inclinaciones de cada cual, hay otras historias en el Central. O ciertas preocupaciones que rondan a Sturzenegger.
Entre ellas, el impacto de los dólares financieros sobre la política del BCRA. Dos juntos: la presión a la baja del tipo de cambio que provoca una oferta de divisas abundante y, simultáneamente, el efecto inflacionario derivado de los pesos que la entidad inyecta en la economía para pagar esos dólares.
Casi puertas adentro del Central comentan que la semana pasada el Ministerio de Finanzas apareció con US$ 1.000 millones y que de aquí a fin de año agregará arriba de US$ 10.000 millones. Es parte de la todavía sorda disputa que enfrenta a Sturzenegger con el ministro Luis Caputo, aunque el telón de fondo sea la opción por el gradualismo fiscal.
La historia del financiamiento a pura deuda se reiterará en 2018, con cerca de US$ 28.000 millones: presión cambiaria o presión monetaria, o ambas a dúo. Sumado al de las provincias y al crédito privado, “ese será un gran tema” advierten en el Central.
Y si a Macri le preocupa cómo le preocupa el atraso del tipo de cambio, ahí mismo asoman garantías de mayor atraso. Para Sturzenegger ese no es asunto suyo o lo es sólo cuando el dólar se dispara y amenaza con trasladarse a los precios, como ocurrió con el efecto Cristina Kirchner en vísperas de las PASO.
Claro que si el objetivo del jefe del Central apuntaba a terminar el año con una inflación mensual del 1% o menor al 1%, la última encuesta de la entidad entre medio centenar de consultores está cantándole de 1,3 a 1,4%. Nada parecido a sus expectativas.
Luego, la baja de las tasas de interés seguirá esperando. Y seguirán los 9 puntos reales: hoy 26,5% contra el techo inflacionario del 17%. Es su fórmula para contener los precios, aunque no logre contenerlos como quiere.
Los 9 puntos perdurarán entrado el año próximo. Pesa el impacto de las tarifas sobre los precios, así los ajustes en gas, luz y agua sean inferiores a los muy fuertes conocidos y el del transporte salga por etapas. La clave, no zarandear el nuevo tope inflacionario del 12%.
¿Por qué siguen aferrados a metas tan exigentes y a tasas tan elevadas, si la realidad no acompaña?”, preguntó Alcadio en el Central.
Respuesta: “Porque si aflojamos el torniquete monetario será peor. Ante esa señal, revivirá la inflación. Y si tenemos metas es para cumplirlas o para intentar cumplirlas”.
Después de algunos errores de diagnóstico, ahora la dureza manda definitivamente. Manda, aunque este año el índice de precios caiga a la mitad de 2016 o para el próximo el Presupuesto Nacional diga 15,7% en vez del 10% promedio del BCRA.
“Nos acusan de que así frenamos la economía, pero la economía está creciendo y seguirá creciendo”, remachan cerca de Sturzenegger. ¡Evidente hasta que se pruebe lo contrario!, Macri respalda la receta de alguien en quien confía contra vientos y mareas.
Pero por mucho que íntimamente piense distinto, el jefe del Central ha terminado por allanarse al gradualismo fiscal. Al fin el Presidente siempre manda, tanto en las buenas como en las malas.
Algo más tiene claro. Dicen quienes lo conocen: “Sea con Dal Poggetto o con otra mujer y con quien venga en lugar de Nielsen, puede discutirse cuál es el mejor camino para alcanzar las metas. Pero las metas no se tocan”.

Pero además de estos incordios y sus desaguisados existe un problema que no es económico y por lo tanto no es posible de ser escondido, debajo de la alfombra. Según Rafael Guerschanik, “Un giro abrupto del temario electoral, que deja en evidencia la impotencia de resolución cuando los temas rozan el poder.
Esta semana puede ser rica en informaciones sobre el ‘caso Maldonado’ (nuevas grabaciones telefónicas en la Gendarmería de Esquel), así como nuevas pericias del ‘caso Nisman’ pondrían incomodos a varios funcionarios.
Mientras el ministro de Justicia, Germán Garavano, en línea con el pensamiento de la sociedad, tratando de superar el divorcio que hoy siente la gente respecto de los tribunales, declara que el sistema judicial no está preparado para abordar casos como el de Alberto Nisman o de Santiago Maldonado, los estrategas de campaña fuerzan la instalación de un optimismo que deja en evidencia el giro abrupto de la agenda mediática que se pretende imponer a la opinión pública.
Una gran parte de la sociedad, en parte por el buen trabajo de medios de comunicación, hoy se encuentra focalizada en 2 muertes que, en el fondo, ponen a prueba el rol de la Justicia y de las fuerzas de seguridad.
Otra vez la percepción de la polarización, que choca con la división del público en 3 porciones.
Según los primeros sondeos realizados sobre el impacto de la muerte de Alberto Nisman y la desaparición de Santiago Maldonado, para una tercera parte de la sociedad -afín a la Administración Macri- la muerte de Nisman es responsabilidad directa o indirecta del gobierno anterior.
La otra tercera parte piensa que la desaparición de Maldonado es responsabilidad directa o indirecta de este gobierno.
En tanto, otra tercera parte cree que en ambos casos la responsabilidad es de las fuerzas de seguridad y la justicia de ambos gobiernos, y que es difícil que en un futuro se sepa la verdad ocurrida en ambos casos.
Quien avala esta teoría se remite a una publicación de hace unos meses atrás en el bisemanario “Diario Perfil, que apartándose de investigaciones que afectan a ambas administraciones, publicó un artículo titulado: “Pasaron 22 años y Carlitos Menem no puede morir en paz”.
En aquel artículo se hizo referencia a un nuevo pedido de exhumación de los restos del hijo de Carlos Menem, a pedido de su madre, Zulema Yoma.
En resumen, se explicaba que, después de 14 testigos en una causa en la que había muertos, muchos de ellos de forma sospechosa, la Justicia había desestimado la pericia realizada por Gendarmería que, entre otras cosas, había encontrado rastros de proyectiles en partes del helicóptero estrellado.
Los oportunismos de la campaña proselitista de los partidos políticos transmitidos por los medios de comunicación afines, cuando se distancian del pensamiento de la gente podrían tener un efecto boomerang y dejar muy expuestos a sus interlocutores.
Alguna propuesta inteligente acerca de cómo resolver estos oscuros manejos del poder, dejando de demonizar a las víctimas y dejando de lado problemas internos y externos de funcionarios temporales, podría tener mejor aceptación en los electores del 22 de octubre”.

Buenos Aires, 25 de setiembre de 2017
Arq. José Marcelino García Rozado
Ex Subsecretario de Estado
1973/1976 y 1989/1993.

Se el primero en comentar en "ESTA PELÍCULA YA LA VI…"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*