LA DERECHA PROGRESISTA

La realidad puede provocar desconciertos frente a ideas muy arraigadas.

Las reformas fueron típicamente liberales.
Por un lado, un ajuste fiscal: se reducía el presupuesto del Estado en salud y jubilaciones.
Por el otro, flexibilización laboral: las empresas podían reducir las horas de trabajo y, en proporción, los sueldos. Se les permitía, además, tomar empleados temporarios, con sueldos bajos y despido fácil. Y el seguro de desempleo cesaba a los doce meses.
Fue el programa “Agenda 2010”, que puso en práctica el ex jefe del Gobierno alemán, Gerhard Schröder. Socialista.
Hoy aquellas normas se han limitado.
Las reformas se produjeron durante el gobierno de Ángela Merkel. Conservadora.
Merkel ha hecho, además, cosas que no son típicas de la derecha. La más importante: su política de “puertas abiertas” a refugiados a las cuales otros países han querido cerrárselas.
Son los que desde 2014 huyen de países asolados por guerras, dictaduras sangrientas o hambrunas devastadoras.
La mayoría cruzaba (cruza) el Mediterráneo en frágiles chalupas. Miles y miles encontraron en el mar su sepulcro.
Los desesperados emigrantes son víctimas de mafias, como la Cosa Nostra y la Camorra, que operan las embarcaciones y, además de cobrarles lo que no tienen, los exponen a riesgos.
Los que sobreviven son tomados como rehenes económicos.
En Italia las mafias se apoderan de albergues, alimentos y medicinas que el Estado provee gratis y esas mafias les cobran a los refugiados.
La política de “puertas abiertas” levantó una polvareda de críticas en Alemania.
La llegada de un millón de refugiados en dos años hizo que en el propio partido de Merkel (la UDC, democristiano) se alzaran voces de descontento. Ni hablar de las airadas reacciones de los xenófobos sectores de ultraderecha.
La resistencia se dio también en los sindicatos, temerosos de que el alud de inmigrantes provocara el desempleo de muchos alemanes.
Todo eso provocó una caída en la popularidad de Merkel, pero antes de las recientes elecciones ella declaró al Welt am Sonntagque no se arrepentía de su solidaridad con los refugiados y que, pese a todos los problemas que le acarreó, volvería a abrir las fronteras.
En los comicios ella pagó su audacia. Fue la peor elección de su vida: cosechó sólo un tercio de los votos y, aunque eso le bastó para ser reelecta, en el Parlamento tendrá ahora que cabalgar un tigre.
Un partido neonazi, Alternativa para Alemania (AfD), tuvo 13 por ciento, se aseguró 87 bancas y se ha convertido en la tercera fuerza política del país.
La izquierda del mundo, sin embargo, no se muestra agradecida a Merkel. Es que, en política, la realidad no despega las etiquetas.
Un gobierno de derecha puede llevar adelante una decisión progresista y un gobierno de izquierda, imponer una medida reaccionaria.
Nada cambiará el preconcepto, favorable o desfavorable, que se tenga de cada uno de ellos. Un escéptico proverbio chino afirma: “Digas lo que digas, dirán que no has dicho nada”.
En política eso no será ineluctable, pero ocurre la mayoría de las veces.
No importa “qué” se hace sino “quién”. Un abanderado de los derechos humanos puede asociarse con violadores de esos derechos y, sin embargo, seguir flameando su bandera.
El economista norteamericano Lawrence Reed dice: “Si las etiquetas informan, entonces son útiles. Pero cuando confunden o distorsionan son peor que inútiles. En medio del deterioro que la educación ha sufrido en los últimos años y la degeneración del debate público, confieso mi desilusión con las etiquetas políticas. La mayor parte de ellas son excusas para que la gente deje de pensar”. O se divida.
La confrontación de “nosotros” y “ellos” es siempre falsa.
No existe (ni dentro de “nosotros” ni dentro de “ellos”) un pensamiento único. Ni es posible que “ellos” y “nosotros” seamos siempre incapaces de coincidir. Como no es posible que uno tenga 100 por ciento de razón y el otro, cero.
No es que las ideologías hayan muerto. Pero hay, dentro de cada una, matices que no siempre son anodinos.
Hay una derecha avara que pretende la concentración de la riqueza. Y una derecha liberal que -como el filósofo John Rawls- cree que una relativa desigualdad favorece a todos los estratos sociales. Su tesis es que los más poderosos tienen una capacidad de inversión y gestión que hace crecer al conjunto y (proporcionalmente) a los distintos sectores sociales. Es la posición del partido de Merkel.
La tesis es debatible. No se trata sólo de hornear más panes. Para que haya justicia social hay que repartirlos equitativamente.
El índice Gini, que mide el grado de igualdad en cada país, muestra que Alemania tiene una distribución del ingreso más justa que la de 142 países, pero menos justa que la de otros 16 encabezados por Noruega.
En todo caso, un conservadurismo como el de Merkel no puede confundirse con la avaricia ni con la xenofobia.
La apertura de las fronteras a los refugiados es una prueba deldesconcierto que puede producir la idea de que sólo la izquierda es capaz de ser generosa con los desvalidos y que la derecha es siempre indiferente y nacionalista (en el mal sentido de la palabra).
Es algo que debemos aprender a la hora de hacer juicios políticos en la Argentina.
El país tuvo, a fines del siglo 19 y principios del 20, una oligarquía aferrada al poder. El radicalismo luchó hasta lograr elecciones secretas y obligatorias que, en 1916, la desalojarían del poder.
Pero en el camino quedó una ley de educación laica, gratuita y obligatoria, sostenida hasta tal punto por esa oligarquía que el nuncio apostólico -militante contra el laicismo- fue expulsado del país.
¿Justifica la ley 1.420 la ferocidad de la Campaña del Desierto? No.
¿Anula esa campaña el mérito de esa ley? Tampoco.
La política, como todo en la vida, tiene dos columnas: el debe y el haber.
Cada uno de ellos se compone de ítems que hay que analizar separadamente.
Concentrarse en el “qué”, no en el “quién”.

Rodolfo Terragno
(Clarín)

Se el primero en comentar en "LA DERECHA PROGRESISTA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*