NOTICIAS

Debemos desmantelar la cultura de los privilegios para poder financiar la Agenda 2030: Alicia Bárcena
Secretaria Ejecutiva de la CEPAL participó en Nueva York en debate de alto nivel de los Secretarios Ejecutivos de las Comisiones Regionales de la ONU sobre financiamiento para el desarrollo.
(23 de octubre, 2017) El financiamiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y sus 17 objetivos (ODS), aprobados por los Estados miembros de las Naciones Unidas en 2015, requiere de manera urgente el desmantelamiento de la cultura de los privilegios que aún impera en la región de América Latina y el Caribe, y que se manifiesta en los altos niveles de evasión tributaria y corrupción existentes, declaró hoy Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, en un evento de alto nivel realizado en la sede de la ONU en Nueva York.
Bárcena fue una de las oradoras principales en el Diálogo de los Secretarios Ejecutivos de las Comisiones Regionales con el Segundo Comité de la 72ª Sesión de la Asamblea General, cuyo tema fue el “Financiamiento para el Desarrollo: Perspectivas regionales y el rol de las Comisiones Regionales de la ONU”. La reunión estuvo encabezada por Sven Jürgenson, Presidente del Segundo Comité de la AG, y en ella participaron como oradores Shamshad Akthar, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica y Social para Asia y el Pacífico (CESPAP) y actual Coordinadora de las Comisiones de la ONU; Vera Songwe, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para África (CEPA); Mohamed Ali Alhakim, Secretario Ejecutivo de la Comisión Económica y Social para Asia Occidental (CESPAO); Olga Algayerova, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para Europa (CEPE); y Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).
En su presentación, Alicia Bárcena destacó que la Agenda 2030 –la hoja de ruta que todos los países deben seguir para alcanzar un desarrollo sostenible- tiene amplias necesidades de financiamiento que pueden variar entre los tres y los 14 mil millones de dólares anualmente, recursos que deben recaudarse en un contexto dominado por la incertidumbre, en donde se aprecia una crisis del multilateralismo, un comercio fragmentado con mayor proteccionismo, y un sistema internacional con pocas regulaciones financieras, baja tributación e instituciones de regulación débiles.
“Movilizar recursos para financiar la Agenda 2030 requerirá de un cambio en la conversación con el sector privado. Esto implica combinar además recursos privados y públicos, así como crear alianzas entre ambos sectores para alcanzar el soporte necesario que permita maximizar el impacto del financiamiento para el desarrollo”, señaló Bárcena.
La Vicesecretaria General de las Naciones Unidas hizo hincapié en que en la región de América Latina y el Caribe la cultura de los privilegios se manifiesta en una alta tasa de evasión y elusión tributaria, que llega al 6,7% del producto interno bruto (PIB) regional (unos 340.000 millones de dólares en 2015). Además, explicó que la CEPAL ha presentado estimaciones propias sobre los flujos financieros ilícitos vinculados al comercio exterior, que rondaron los 31.000 millones de dólares o 0,5 puntos del PIB (promedio ponderado) en 2013 como consecuencia de la manipulación de los precios.
“Un control efectivo de la evasión fiscal y de los flujos ilícitos requiere de la cooperación internacional. Tenemos que actual colectivamente, mediante acuerdos internacionales y un tratamiento más simétrico”, indicó Alicia Bárcena. “Por ejemplo, las empresas multinacionales deben pagar sus impuestos en el país donde obtienen sus ganancias”, enfatizó.
La Secretaria Ejecutiva de la CEPAL resaltó también el rol de los bancos de desarrollo en el financiamiento de la Agenda 2030, así como la necesidad de mejorar la inclusión financiera para pequeñas y medianas empresas (solo el 45% de ellas tiene acceso a recursos bancarios) y de las mujeres, ya que solo un 35% de ellas participan del mercado financiero formal en la región.
Alicia Bárcena realizó una mención especial a la situación que viven los países altamente endeudados del Caribe, los que al ser considerados como naciones de renta media, pierden muchas preferencias en el acceso a financiamiento. “Por eso en la CEPAL hemos hecho una propuesta de alivio de deuda para estos países. Estamos sugiriendo la implementación de un fondo de resiliencia que les permita restaurar y construir nueva infraestructura y acceder a financiamiento concesional, lo que les ayudará a producir un efecto contracíclico para enfrentar golpes como los desastres naturales que los han afectado tan duramente en los últimos años”, precisó.
“En resumen, para implementar la Agenda 2030 necesitamos una gobernanza nacional, regional e internacional que nos permita asegurar que los flujos privados sean parte de una estrategia de financiamiento del desarrollo. Asimismo, debemos consolidar el rol del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas (ECOSOC) en temas económicos y crear un cuerpo intergubernamental para asuntos tributarios y transferencia de tecnología”, dijo.
Durante el debate general realizado en este Diálogo de los Secretarios Ejecutivos con el Segundo Comité, representantes de varias naciones asistentes expresaron su amplio apoyo a la labor que realizan las cinco Comisiones Regionales de la ONU en relación al financiamiento para el desarrollo y se comprometieron a seguir impulsando la Agenda 2030. De manera especial, delegados de Bahamas, Colombia, México y algunos países de Asia y Medio Oriente, reconocieron particularmente a la CEPAL y el liderazgo ejercido por su Secretaria Ejecutiva para realizar el seguimiento de la Agenda a través del Foro de los Países de América Latina y el Caribe sobre el Desarrollo Sostenible, cuya segunda reunión se realizará en México en abril de 2018.


Por fuerte alza de importaciones, el déficit fue de u$s 765 millones
El Cronista-25/10
El resultado negativo va camino a ser récord y superar a 1994. Las importaciones se dispararon 24% y las ventas subieron apenas 3%. Fue el tercer mes con más rojo en el año

Por una fuerte suba en las importaciones, la balanza comercial arrojó en septiembre un déficit de u$s 765 millones, con lo que cumplió una racha de nueve meses consecutivos en negativo, y acumuló en el año un rojo de u$s 5200 millones. Así, superó el resultado negativo récord de 1994, según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).
De acuerdo con la información oficial, en septiembre las exportaciones alcanzaron los u$s 5198 millones, con un incremento de apenas el 3,1% contra igual mes de 2016. En tanto, las importaciones sumaron u$s 5963 millones, con un crecimiento de 24,2%.
El mes pasado, los precios bajaron 5,3% pero las cantidades exportadas aumentaron 8,9%, mientras que cuanto a las importaciones los valores subieron 3,1% y el volumen subió 20,5%.

El resultado negativo de septiembre fue el tercero más alto del año, detrás de los u$s 1071 millones de agosto y los u$s 910 millones de marzo.
Las compras al exterior estuvieron motorizadas en septiembre por los bienes de consumo, que registraron un alza del 25,4% interanual; mientras los bienes de capital subieron 20,8% y los intermedios, aumentaron apenas 2,1%.
El déficit acumulado entre enero y septiembre alcanzó un récord de u$s 5200 millones, contra un superávit de u$s 1865 millones en el mismo período de 2016.

“El crecimiento de las importaciones de bienes es un reflejo del dinamismo que experimenta la economía en 2017. La elasticidad de las importaciones, según nuestras estimaciones, es superior a 3,5%, por lo que las exportaciones creciendo al 20% son compatibles con una economía expandiéndose a tasas superiores al 4%. Un aspecto virtuoso de este aumento es que se encuentra liderado por los bienes de capital, que son totalmente necesarios para fortalecer el nivel de inversión que requiere nuestra economía”, analizó la consultora ACM.
En lo que va del año, el volumen de exportaciones llegó a u$s 43.990 millones, con una suba de 0,7% (u$s 315 millones) respecto de igual período del año anterior, mientras que se registraron importaciones por u$s 49.190 millones, con un aumento de 17,7% (u$s 7380 millones).
Para la consultora Abeceb.com, “cabe destacar que los términos de intercambio continúan jugando en contra, por medio del incremento en los precios de los principales productos importados”. “De haber registrado los mismos precios que durante los primeros nueve meses de 2016, las importaciones habrían acumulado un valor de u$s 46.415 millones, con lo cual el rojo comercial se habría ubicado en u$s 2997 millones, un déficit 42% menor al actual”, planteó.
En septiembre, los principales socios comerciales (tomando en cuenta la suma de exportaciones e importaciones) fueron Brasil, China y Estados Unidos, en ese orden.
Las exportaciones a Brasil alcanzaron u$s 876 millones y las importaciones, u$s 1542 millones. Para Abeceb, estas ventas ayudaron a contener el déficit comercial en estos niveles.


Quién es Jerome Powell, el nuevo favorito para la Fed (El Cronista, 24-10)
El presidente estadounidense definirá en las próximas semanas la máxima autoridad de la Reserva Federal.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidirá en las próximas semanas quién liderará la Reserva Federal (Fed), designación para la cual evalúa a tres personas: la actual presidenta de la entidad Janet Yellen, el economista de la Universidad de Stanford JohnTaylor y Jerome Powell, uno de los miembros de la institución que al parecer correría con ventaja y cuya designación conllevaría una gradual suba de tasas.
“Tomaré la decisión a la brevedad, muy pronto”, dijo Trump a la cadena Fox en una entrevista este lunes.
Si bien hace unas semanas Trump salió “muy entusiasmado” de las reuniones con el ortodoxo Taylor -cuyo teorema haría aumentar la tasa un 300 por ciento-, economistas consultados por Reuters vaticinaron la semana pasada que Powell sería designado presidente. No obstante, la mayoría opinó que la mejor opción sería mantener a Yellen.
Según analistas, la llegada de Powell al mando de la entidad implicaría una política monetaria expansiva y una suba gradual de tasas y de recortes de estímulos monetarios.
“Es muy probable que Trump termine optando por un candidato cuya visión esté más vinculada a un sendero gradual de suba en la tasa de interés y retiro de los estímulos”, analizó en un informe la consultora Ficonomics.
El estudio enfatizó: “Un avance muy agresivo en este sentido podría derivar en una suba abrupta en las tasas largas y un impacto de magnitud sobre las familias norteamericanas, que todavía arrastran altos niveles de endeudamiento y cuyos ingresos reales siguen sin mostrar una recuperación de magnitud pese a las mejoras del mercado de trabajo.”
Quién es Powell

¿Quién es el nuevo apuntado por Trump? Nacido en Washington DC hace 64 años, Powell estudió derecho en la Universidad de Princeton y se afilió al partido republicano. En 2012 desembarcó en la Fed, designado por Obama para centrarse en el área de “regulación financiera”.
Previo a su llegada a la Fed, llevó adelante una carrera profesional en bancos de inversión, como académico en diversas universidades estadounidenses y como funcionario público.
Durante la presidencia de George Bush ocupó cargos de segunda línea en el Tesoro enfocando su trabajo en el desarrollo de políticas financieras para las instituciones.
La reforma impositiva en el horizonte
El proyecto de Trump de reducir la carga fiscal de forma ostensible sostiene la expectativa del mercado, traducida en los sucesivos quiebres históricos de las acciones de Estados Unidos.
“El plan de reducción de impuestos, que reduce la carga tributaria en mayor medida a las grandes empresas, sostiene los precios actuales, aunque el jueves la volatilidad registró un rebote y la renta variable recortó posiciones desde los máximos del miércoles”, consideró Ficonomics.
La creciente posibilidad de la designación de Powell constituye un nuevo factor de soporte para el mercado, en un contexto en el que la Fed se encuentra en un proceso de suba gradual de tasas y recorte de estímulos monetarios, sin perspectivas de crecimiento robusto a mediano plazo.
Las expectativas de inflación para los próximos años se mantienen por debajo de la meta de la Fed de 2% anual (1,69% anual a 5 años, 1,82% a 10 y 1,91% a 30), lo que daría lugar a continuar con la suba gradual de tasas que podría aplicar Powell.

Se el primero en comentar en "NOTICIAS"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*