UN PRESIDENTE EFICAZ, AUNQUE SIN UN DURÁN BARBA

103 AÑOS DE JOSÉ EVARISTO URIBURU – Se puede ser salteño y buen gobernante y hasta Presidente de la Nación eficiente. El gran problema de José Evaristo de Uriburu es que no tuvo un Jaime Durán Barba que haga de su tarea un “tachín tachín” permanente “para que lo minúsculo parezca gigantesco”. (Bueno, Uriburu no fue el único salteño en esas condiciones porque Victorino de la Plaza, luego de entregar el poder a Hipólito Yrigoyen, se fue caminando de la Casa Rosada, mientras el público lo ovacionaba).


José Evaristo Uriburu (1895-1898).

José Evaristo de Uriburu, hijo del coronel Evaristo de Uriburu, fue el tío del general José Félix Uriburu. Pero fue un Presidente que llegó por las urnas y su gestión fue eficiente.
José Evaristo y José Félix fueron tan salteños como Victorino de la Plaza.
José Evaristo Uriburu fue 1 de los 16 presidentes argentinos, de los 50 totales, que pudieron cumplir su mandato de principio a fin.
Los Uriburu tienen su origen en España y fueron siempre una familia poderosa. Pero en el Señorío de Vizcaya, y más precisamente de Mendata, eran los Uruburu. El hijo de Francisco de Uruburu y Ajuria Auxocoa con María Cruz de Lamiquiz Beterrechea y Goira, en 1757, fue Joseph, quien cambiaría el apellido de Uruburu por Uriburu.
Joseph llegó a Salta en días del Virreynato del Perú, y contrajo matrimonio con Manuela de Hoyos y Aguirre, y tuvieron 10 hijos: Manuela, Dámaso, Evaristo, Vicente, Pedro, Juan Nepomuceno, Casimiro, Camilo, José María, y Juana.
Dámaso -y es triste recordarlo- fue un tenaz opositor a Martín Miguel de Güemes, y fundó un partido para enfrentarlo, Patria Nueva. También fue quien comenzó en el negocio de la minería.
Su hijo Evaristo fue yerno del Brigadier General, José Antonio Álvarez de Arenales, un unitario. Pero Evaristo simpatizaba con los federales. El brigadier Juan Manuel de Rosas y el general Justo José de Urquiza le reconocieron su rango militar de coronel. Él derrocó al gobernador salteño Manuel Antonio Saravia, y fue gobernador y sancionó la Constitución provincial. Mantuvo una relación de altibajos con Rosas porque, en más de una oportunidad, produjo importantes divisiones en el seno de Partido Federal.
Ya sexagenario Evaristo participó en Salta de la llamada “Revolución de los Uriburu”, en 1864, y se fue a Ciudad de Buenos Aires.
José Evaristo Uriburu nació en 19/11/1831, hijo del coronel y María Josefa Álvarez de Arenales, se formó en Chuquisaca con los jesuitas de la Universidad Mayor, Real y Pontificia; y llegó a Ciudad de Buenos Aires para el doctorado en Derecho en 1854.
Luego, él vivió entre Salta y Buenos Aires, fundó el diario El Comercio e integró la Convención Constituyente en Salta. Fue secretario de la embajada argentina en Bolivia, ministro de Gobierno del gobernador federal José María Todd; diputado nacional en 1862, presidente de la Cámara de Diputados por 1 año; Marcos Paz ( el presidente era Bartolomé Mitre) lo hizo ministro de Justicia e Instrucción Pública; y el nuevo presidente, Domingo Faustino Sarmiento, lo hizo Procurador del Tesoro de la Nación.
También fue 2 años juez federal en su provincia (1872-1874), y más tarde fue nombrado Ministro Plenipotenciario en Bolivia. En 1876 representó a la Argentina en el Congreso Americano de Juristas en Perú.
A principios de la década de 1880, Uriburu resolvió algunos conflictos políticos y diplomáticos entre Chile y Bolivia, originados en la Guerra del Pacífico.
En 1891 era embajador en Chile, y brindó asilo al derrocado presidente José Manuel Balmaceda.
En 1892 nació la fórmula presidencial: Luis Sáenz Peña/José Evaristo Uriburu, resultado de una durísima negociación entre Julio Argentino Roca y Bartolomé Mitre para impedir que el próximo Presidente fuera o Roque Sáenz Peña o alguien de la UCR.
Uriburu reemplazó a Sáenz Peña durante casi todo el mandato pero quedó en firme cuando en 1896 éste quedó incapacitado. Cuando asumió carecía de apoyo, y dependía de Julio Argentino Roca, por entonces presidente provisional del Senado.
Sin embargo, su enorme experiencia y su tranquilidad y determinación provocaron un gran gobierno, estable y respetable. La crisis económica ya había pasado, y tuvo la habilidad de amnistiar a los radicales levantiscos en la Revolución del Parque (1890) y la Revolución de 1893 (Leandro N. Alem e Hipólito Yrigoyen), lo que le aseguró agradecimientos y calma.
Uriburu concluyó varias obras frenadas durante años: el Museo Nacional de Bellas Artes, el 1er. edificio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires, la Escuela Industrial de la Nación y comenzó las obras del nuevo Palacio del Congreso Nacional.
Se casó 2 veces: una primera vez con Juana Virginia de Cabero, madre de sus 5 hijos más grandes: Rita, Sara, Jorge (los 3 nacidos en Sucre, Bolivia), Carlos y Virgina; y en segundas nupcias con la joven peruana Leonor Hermenegilda del Carmen de Tezanos Pinto y Segovia, madre de sus hijos menores, José y Leonor.
Él creó la Lotería Nacional de Beneficiencia y encabezó la reforma de la Constitución Nacional de 1898, cambiando la base poblacional para la elección de Diputados y aumentando de 5 a 8 la cantidad de ministerios.
También decidió cambios en el Ejército y la Armada: reequipamiento, buques nuevos, la creación de la Base Naval de Puerto Belgrano, y fue el precursor del servicio militar obligatorio cuando en octubre de 1895 sancionó una ley que reglaba la obligatoriedad del servicio en la Guardia Nacional para todos los jóvenes que cumplieran 20 años.
Uriburu ordenó a la Comisión Demarcadora de límites entre Chile y la Argentina no detenerse en ningún momento, y que siempre que surgiera un conflicto tuviesen a los peritos a disposición. Si estos no lograban definir algo, se elevaría la situación al Rey de Inglaterra como árbitro.
Por temor a un conflicto con Chile, él hizo la 1ra. conscripción de ciudadanos en las sierras de Curamalal, próximo a la localidad bonaerense de Pigüé (Ley N°3.318).
Su mandato finalizó el 12/10/1898. Continuó en la vida pública porque fue presidente provisional del Senado. Y fue candidato por el Partido Republicano para la Presidencia de la Nación en 1904, pero le ganó Manuel Quintana. En 1910 se retiró de la vida pública, y falleció en Ciudad de Buenos Aires el 25/10/1914.

Buenos Aires, 26 de octubre de 2017.
Arq. José Marcelino García Rozado
Ex Subsecretario de Estado
1973/1976 y 1989/1993.

Se el primero en comentar en "UN PRESIDENTE EFICAZ, AUNQUE SIN UN DURÁN BARBA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*