GRAVÁMENES Y MAS GRAVÁMENES… EL APROVECHAMIENTO DE LA VICTORIA

“Las PyMES dependen del ahorro interno, el cual es boicoteado”. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, dio a conocer los lineamientos generales que tendrá la reforma tributaria a ser tratada en el Congreso, lo cual estaba siendo esperado por todo el país para que se disminuyera la presión fiscal y ganásemos competitividad. “La reforma tributaria es a la medida de los empresarios”. Conocidos los primeros lineamientos, el economista José Luis Espert opinó que se trata de una reforma “a la medida de empresarios y muy en contra de la gente”. “Está alejado de los problemas de los argentinos”, concluyó. Fabricantes de no alcohólicas advierten sobre riesgo para 7 mil empleos. La Cámara Argentina de la Industria de Bebidas Sin Alcohol (CADIBSA) cuestionó por “distorsiva” la suba del gravamen sobre las bebidas sin alcohol con azúcar agregada. Monotributo: Expulsarían a quienes tengan patrimonio y gastos incompatibles. El Gobierno nacional vuelve a posar la atención sobre los monotributistas en el marco de la reforma tributaria. Por un lado busca imponer una restricción para la permanencia en el régimen a quienes tengan bienes declarados por una cifra equivalente a los USD163.000. Hay unas 700.000 personas en la mira. Por otro lado, van a controlar a quienes adquieran bienes o realicen gastos personales por sumas incompatibles con los ingresos declarados.

 

“¿Qué sucederá entonces con las acciones? ¿Podrían subir debido a que sería el único instrumentos exento?” José Luis Espert, duro con el paquete tributario de Nicolás Dujovne

Entre los principales impuestos/sectores que se modifican están los siguientes:
a. Aportes y contribuciones de la seguridad social.
b. Impuesto a las ganancias corporativas.
c. Devolución de IVA para empresas que hayan invertido y no pudieron recuperarlo.
d. Impuesto sobre los créditos y débitos bancarios (ICDB).
e. Reducción de Ingreso Brutos.
f. Eliminación del Impuesto a la transferencia de inmuebles e introducción de un impuesto a la ganancia de capital por la venta de inmuebles (excepto casa-habitación).
g. Eliminación de la exención a la renta financiera.
¿Qué quiere decir que se elimina esa exención? ¿Quiénes deberán pagar la renta financiera? Vale la pena aclarar que hoy la renta financiera ya está gravada. Las personas jurídicas pagan ganancias y bienes personales por todos los instrumentos financieros, salvo aquellos que tengan estrecha relación con su actividad real y los utilicen como cobertura (ejemplo: futuros de soja para un productor agropecuario). Los únicos que están exentos son las personas físicas, sobre los cuales se quiere sacar la exención.
El proyecto planea la aplicación de un impuesto a la renta financiera a las personas físicas, que será de 5% para los instrumentos en pesos y de 15% para los indexados o en dólares. Según El Cronista, el tributo sólo alcanzará a aquellas personas que tienen ingresos anuales superiores a los $300.000, y con un mínimo no imponible de $52.000 de ganancias. El gravamen alcanzará a los plazos fijos, Lebacs y Bonos, exceptuando a las acciones. El Mercado argentino está constituido por un 92% de personas jurídicas y tan sólo 8% por personas físicas. Es decir, actualmente el 92% del universo de individuos que operan con estos instrumentos paga impuestos. ¿Con qué finalidad entonces “ir por todo”? ¿Cuáles son las justificaciones para llevarlo a cabo?
Dujovne se basó en que “contribuye a la equidad del sistema impositivo, los países desarrollados gravan estas rentas y de los 6 países más grandes de Latinoamérica, Argentina es el único que no grava las rentas financieras de las personas humanas”.
En primer lugar, debemos entender qué es lo que se está gravando, lo cual me parece alarmante viniendo del Ministro de Hacienda. “Gravar a la especulación” es en realidad “gravar al ahorro” del pequeño inversor y agrandar aún más la brecha. La renta que generan estos instrumentos, el ahorro, es el premio a una persona que transfiere el fruto de su trabajo (y posterga su consumo presente) a una empresa que con dichos fondos pretende invertir y generar con ello nuevo empleo.
Ahorro y consumo, en realidad, no son decisiones alternativas, sino opciones temporales, es decir, el ahorro de hoy es el consumo de mañana y viceversa. Llamar especulación y por ende gravar a este proceso es no comprender el funcionamiento de una economía normal. Lo que se está castigando es entonces el ahorro y por ende la inversión. Decimos que agranda la brecha ya que los grandes inversores ya venían pagando impuestos si eran personas jurídicas y cuentan con las herramientas necesarias para diferir ese pago. Ahora se castiga al pequeño inversor que decide ahorrar y cubrirse del peor impuesto que es la inflación, que a dos años de gobierno la actual administración no ha logrado doblegar.
Por otro lado, sólo las grandes empresas o gobiernos pueden financiarse con el Mercado exterior. Las PyMES dependen exclusivamente del ahorro interno, el cual ahora está siendo boicoteado. Como consecuencia, se encarece el costo de financiamiento de las empresas, pero sobre todo y muy especialmente de las PyMES por depender estas exclusivamente del mercado interno, y con ello se reduce la capacidad de invertir, generar proyectos y empleo. Lejos está de ser más equitativo este impuesto. En segundo lugar, es una típica chicana política justificarlo alegando a que los países desarrollados lo hacen. No existe (ni se hizo para demostrarlo) ninguna correlación entre ser un país desarrollado y gravar la renta financiera.
Si queremos seguir con ese juego, podemos retrucar diciendo que justamente son países desarrollados porque primero desarrollaron un gran Mercado de Capitales y una cultura del ahorro interno que les permitió realizar las inversiones necesarias para crecer a largo plazo. Si nos exigen impuestos de país desarrollado, entonces exijamos servicios, salud, educación y seguridad de países desarrollados, muy lejos de los que este gobierno nos está ofreciendo. Que se eliminen de una (y no en 5 años como está previsto) aquellos impuestos que más perjudican a la economía y que no tienen ni existen en esos países (Impuesto al crédito y débito bancario). Claramente no están en condiciones de otorgarlos.
¿Qué sucederá entonces con las acciones? ¿Podrían subir debido a que sería el único instrumentos exento? Nuevamente recordemos que están exentas para personas físicas, que es el 8% del Mercado, y no todos los inversores están dispuestos a asumir el riesgo de invertir en acciones por el hecho de evitar el impuesto. En este sentido habrá que ver cómo leen los inversores la reforma tributaria, si creen que será beneficiosa para la economía y cuánto terminará afectando el gravamen a la renta financiera. Como siempre en este país, una de cal y 20 de arena. Explica Gonzalo Javier Bardín.

 

 

 

 

 

 

 

El 85% de las bebidas sin alcohol se vende en comercios de barrio, almacenes, quioscos y despensas y representan aproximadamente el 40% de sus ingresos, dijeron los productores. El vino mendocino otro atacado.

El Gobierno nacional develó ayer (31/10) los primeros lineamientos concretos de la reforma tributaria que adelantó el lunes (30/10) el presidente Mauricio Macri. En conferencia de prensa, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, presentó el proyecto tributario que discutirá el Congreso que incluye gravar la renta financiera, eliminar el impuesto al cheque y la transferencia de inmuebles, bajar alícuotas a productos electrónicos y vehículos de gama media e incrementarlas a bebidas alcohólicas y azucaradas.
Conocidos los detalles de la reforma, el economista José Luis Espert opinó este miércoles (1/11) que el paquete de medidas es “bien a la medida de los empresarios, clientes o amigotes de los gobiernos, y m uy en contra de la gente que no tiene lobbie”. En declaraciones con radio Belgrano, Espert agregó que notó “demasiado preocupado al ministro por gravar el impuesto a las naftas más contaminantes, pese a que esto no son nuestro problemas”. “Este paquete de reformas está alejado de los problemas de los argentinos, es un sacudón para la gente de a pie”, insistió al tiempo que apuntó que “al empresario le sirven las medidas tomadas”. De todas maneras, Espert resaltó: “Argentina sigue creciendo, esto no va afectar negativamente el crecimiento, hay que seguir con cuidado cuán negativamente afecte esto a la parte financiera, porque a la renta financiera con el impuesto creado alcanza a todos (los que ganen $ 50.000 por año) y de manera gradual”.
Al finalizar insistió que “se sigue discutiendo cualquier cosa como los impuesto internos y los efectos invernaderos, en lugar de discutir el punto de fondo como es la presión impositiva, que es impagable”. “La inflación tampoco baja, estamos teniendo el mismo costo de vida que teníamos con (la ex presidenta) Cristina Kirchner, pero un poco más sana”, añadió y en esa línea insistió que “nos vamos a arrepentir de seguir endeudándonos así. Es totalmente impúdico como el Gobierno hace todas las vueltas necesarias para seguir reventándonos con impuestos y nunca bajar el gasto. Volvió a dilapidar el capital político, como pasó cuando asumieron”. En una conferencia de prensa en el microcine del Palacio de Hacienda, ayer Dujovne sostuvo: “Tenemos que mejorar los impuestos que cobramos” y propuso así “un sistema que sea más amigable con los contribuyentes, más equitativo y más igualitario”.
“Además de enfocarnos en el gasto, tenemos que hacerlo en los impuestos”, consideró el funcionario, quien evaluó que la Argentina necesita “un camino gradual de cinco años para la reducción de impuestos”. Según el proyecto, la alícuota del impuesto interno a los vinos y sidras subirá de 0 a 10%; el de cervezas de 8 al 17% y el de champañas de 0 a 17%. “Modificaremos alícuotas de impuestos internos, especialmente en productos electrónicos que bajarán al cero por ciento”, señaló e indicó que habrá un “salto adicional para que los precios sean más parecidos a los de otros países del mundo”.
Al respecto, los celulares, televisores y monitores tienen una alícuota de 17% y, si prospera en el Congreso la iniciativa oficial, sería eliminada.
El funcionario sostuvo que “es vital que sigamos acercándonos a los precios internacionales”. “La reforma es de implementación gradual”, aseguró el ministro, quien también resaltó que “gravará segundas viviendas o compradas con fines de lucro”. El proyecto implica un régimen de devolución acelerada de saldos de IVA para inversiones de largo plazo que “subsane la distorsión que actualmente genera el impuesto”.
Las empresas productoras de bebidas sin alcohol denunciaron este miércoles que la suba de la presión impositiva impulsada por el Gobierno es “distorsiva” y advirtieron que podría generar una sangría de 7.000 empleos en toda la cadena del sector. Así lo advirtió la Cámara Argentina de la Industria de Bebidas Sin Alcohol (CADIBSA) al cuestionar el reciente anuncio de modificación de las alícuotas del impuesto interno a las bebidas sin alcohol con azúcar agregada. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, defendió en tanto este mismo miércoles el anuncio de la suba de las alícuotas para las bebidas azucaradas de entre del actual entre 4% y 8% hasta el 17%, en el marco de la reforma tributaria nacional. El argumento del ministro está en que estas bebidas son consideradas “no saludables” para la población y tienen costos para los consumidores y para la sociedad, porque demandan un mayor gasto en Salud Pública.
“Un impuesto de estas características resulta distorsivo y discriminatorio, ya que penaliza sólo a una categoría en particular, sin considerar otros productos que contribuyen significativamente a la ingesta diaria de azúcar”, respondió la Cámara. Las empresas productoras de estas bebidas dicen que los desafíos de Salud Pública requieren un abordaje integral y coordinado. “Las diferentes experiencias a nivel internacional han demostrado que un impuesto sobre el sector no sólo es ineficaz sino también dañino para la economía ya que genera aumento artificial de precios, contracción en el nivel de actividad del sector y pérdida de empleo”, dicen las empresas. Según estudios realizados en la Argentina, un incremento impositivo de esta naturaleza pondría en riesgo alrededor de 7.000 empleos en toda la cadena de valor, desde el productor agropecuario hasta el pequeño comerciante. El 85% de las bebidas sin alcohol se vende en comercios de barrio, almacenes, quioscos y despensas y representan aproximadamente el 40% de sus ingresos. Por la elasticidad de la demanda que tiene el sector (0,91%), un mayor impuesto significaría una merma en el consumo y eso representaría menores ingresos para miles de familias, advirtió CADIBSA en un comunicado.
Por ejemplo, en el caso de México, un impuesto similar al que se está proponiendo significó el cierre de más de 30.000 pequeños comercios, y la industria estima que podría replicarse el caso en la Argentina. En el caso particular de las bebidas sin alcohol, según el comunicado, la Argentina tiene actualmente la presión impositiva más alta de América Latina y la tercera más alta entre los países de la OCDE, sólo por debajo de Hungría y Finlandia. De cada $100 que se gastan en bebidas sin alcohol, $50 corresponden a impuestos, señalaron. Por otro lado mucha indignación causó en Mendoza y otras provincias cuyanas el anuncio del presidente Mauricio Macri de aumentar los impuestos internos a la bebida nacional. A pocos días de haber ratificado en las urnas su apoyo a Cambiemos con una porcentaje abrumador de 46% para los cargos legislativos, los mendocinos no salían de su asombro cuando el mandatario anunció la decisión de subir los gravámenes 25%, porcentaje que tras la reacción del sector y la rápida intercesión del gobierno provincial, quedó en 10%.


Más cambios perjudiciales en el Monotributo. Julio Cobos. El senador radical también comparó el aumento del gravamen con el conflicto con el campo que él tuvo que desempatar.

En el marco de la presentación de las futuras reformas que se debatirán en el Congreso, el objetivo del gobernador mendocino es volver a “impuesto cero”, pero mientras tanto, las reacciones de los sectores involucrados no se hicieron esperar. “Para los productores del Oeste argentino, el impuesto al vino tiene el mismo impacto que la 125 del kirchnerismo a la Pampa Húmeda”, afirmó el presidente de la Unión Vitivinícola Argentina, el bodeguero José ‘Pepe’ Zuccardi. “El vino depende de la naturaleza y hemos tenido dos años con heladas”, justificó el enólogo Alejandro Vigil y confesó que eso impactó en los precios y en el consumo. “Venimos de dos años de una coyuntura muy fuerte”, agregó. Desde Federación Agraria, zona cuyana, expresaron que fijar una alícuota al consumo de vino “sería un golpe de gracia para muchos productores de la región”. “Somos un sector que ya viene muy golpeado por años malas políticas y contingencias climáticas, como granizo, heladas o excesos de lluvias”, añadieron.
Desde las bases federadas se indicó: “Es una medida que desalienta el consumo y la produc ción. Mientras todo el arco vitivinícola está haciendo un gran esfuerzo para revertir los problemas, el gobierno nos pone otra mochila pesada en la espalda y ‘festejamos’ que gracias a la gestión del gobierno provincial fueron benevolentes y se rebajará a la mitad de lo previsto”. En lugar de crear nuevas alícuotas, debería fortalecerse la marca “Vino Argentino bebida nacional”, designación de promoción para alentar el consumo y valorar a un sector que contribuyó con diferentes pueblos a lo largo del pie cordillerano, que emplea una gran cantidad de mano de obra y genera arraigo alrededor de la producción de esta bebida milenaria, cuando los factores económicos y políticos ayudan, en lugar de perjudicar, publicó el sitio ‘Mdz online’. “Creemos que estas cosas no haría falta explicarlas, pero parece que las planillas de Excel no entienden de cultura, trabajo, ni esfuerzo”, plantearon las bases federadas.
Los propios aliados de Cambiemos han salido a cuestionar la norma. “No se puede considerar al vino en las mismas categorías que otras bebidas, no tiene efectos negativos como la gaseosa”, dijo el ministro de Economía de Mendoza, Martín Kerchner. Hoy el vino tiene tasa 0 de impuesto interno, mientras las otras bebidas pagan 8%. Con la modificación que plantea Hacienda, se subiría al 10 y 17%, en el caso de espumantes, lo pagarían todos los elaboradores y el costo irá directo a los consumidores. Anoche el titular del bloque de senadores del Partido Justicialista, Miguel Ángel Pichetto, al referirse a las reformas que impulsa el Gobierno nacional, hizo especial mención al impuesto al vino. Advirtió sobre la “gran preocupación” de los senadores provinciales ante los anuncios del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, en torno a exenciones de impuestos directos, algo que el jefe de senadores del PJ señaló como “una situación delicada”.
Puso el acento en “la presión sobre la industria del vino y sobre las bebidas gaseosas que llevan productos naturales como la fruta” e insistió con que se trata de temas que “habrá que analizar en profundidad”. Sin embargo, en su discurso de hoy el jefe de Gabinete, Marcos Peña, afirmó que la respuesta de los gobernadores ante las reforma tributaria “ha sido muy positiva (?)”. En la conferencia de prensa realizada en el CCK tras la reunión de gabinete ampliado, que se realizó esta mañana por cuarta vez en el año, indicó que “la discusión en todo caso se acota a una partecita de la discusión que son un par de impuestos específicos que afectan a algunos sectores productivos, como puede ser el vino o los electrónicos de Tierra del Fuego”. El vino: “bebida nacional”.
La ley 26.870, promulgada por la ex presidenta Cristina Fernández y publicada en el ‘Boletín Oficial’ en 2013, declaró al vino como “bebida nacional” y permitió que sea considerado un alimento. Importantes beneficios se desprendieron de esta norma, entre las que se destacaban, la promoción del desarrollo de las economías regionales a partir de acciones relacionadas con actividades de servicios vinculadas al sector vitivinícola, y la revalorización de los recursos humanos asociados a la producción, desde el viñedo hasta la comercialización. El aumento del gravamen a los vinos, como una de las patas del proyecto de reforma tributaria, no sólo enfrentó al Gobierno con los bodegueros sino que además ya genera grietas dentro del mismo bloque oficialista. Inicialmente, la alícuota iba a subir hasta el 25%, pero tras la reacción del sector y la rápida intercesión del gobierno de Mendoza, quedó en 10%.
Los legisladores mendocinos alineados con la Casa Rosada protestaron por lo que entienden que es un atentado contra una economía regional. Al frente de las quejas se puso el exvicepresidente Julio Cobos, hoy senador de la UCR dentro del oficialismo. “Fue un balde agua fría”, graficó su desazón, según la agencia DyN. El exgobernador, al igual que los bodegueros, también hizo un paralelismo con la resolución 125 que desató el conflicto con el campo en 2008 y que tuvo su final con aquel “voto no positivo” del mismo Cobos. “Espero que no tengamos que volver a repetir lo de la Resolución 125” y en ese sentido anticipó: “No lo vamos a apoyar”. “Entiendo que la reforma tributaria busque la generación de empleo y la mejora en general de la economía, pero no estoy de acuerdo con un impuesto a una economía regional, para obtener un monto que no es significado para el total de la recaudación fiscal”, cuestionó Cobos, de acuerdo al portal El Sol, de Mendoza.
Ese mismo medio recogió el testimonio de otros legisladores oficialistas que cuestionan la medida. Luis Petri, quien asumirá como diputado este 10/12, remarcó, “estamos trabajando para que esta medida sea lo menos gravosa”. Y añadió que un principio se habló de un porcentaje del 25%, luego de un 17% y ahora ronda en 10%.
“Me parece que la discusión se centra en cambiar por carácer de alimento la percepción de que es una bebida perjudicial, que es lo que se le está queriendo dar y que no responde a la verdad”, dijo el legislador electo. En tanto, la senadora Pamela Verasay (UCR) señaló a El Sol que aún no hay un proyecto y aclaró que hasta el momento sólo hay un borrador. Señaló que “de contribuir esta disposición a una mejora de la recaudación, tenemos que pensar que debe ser progresiva y no afectar a un sector que está empezando a respirar”.
Por su parte la diputada nacional Stella Maris Huczak (PRO) indicó a través de un comunicado: “Si bien el compromiso para sacar al país adelante lo debemos hacer todos los argentinos juntos, entiendo que el porcentaje del Impuesto al vino y espumantes, es excesivo y perjudica altamente al sector comprometiendo no solo la competitividad de nuestra Bebida Nacional, sino también la economía de una provincia y miles de puestos de trabajo”. Desde el kirchnerismo y el PJ, en tanto, ya se oponen abiertamente a la medida. La senadora Anabel Fernández Sagasti (Unidad Ciudadana) y el diputado Alejandro Abraham emitieron un comunicado en donde recuerdan que “el vino fue declarado bebida nacional a través de la Ley 26.870”, siendo esta normativa una forma de cuidar la producción y fomentar el consumo.
Como si todo esto fuera poco, en el marco de la reforma tributaria, el Gobierno nacional vuelve a posar la atención sobre los monotributistas. La AFIP apunta en especial a unos 700.000 contribuyentes del régimen simplificado que tendría bienes incompatibles con su categoría o con el espíritu del sistema. Luego, pretende cruzar información sobre depósitos en bancos y gastos para determinar las recategorizaciones. El titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip), Alberto Abad, confirmó ayer (1/11) que el Gobierno estudia una restricción para la permanencia en el Monotributo: “Se está analizando establecer un requisito que puede ser de tres, cuatro o cinco mínimos no imponibles de Bienes Personales, pero eso aún está en una etapa muy inicial de estudio”, dijo. El funcionario comentó que también se estudia reducir de tres a dos las unidades de negocios requeridas para ingresar al régimen simplificado y rebajar la cantidad de empleados en relación de dependencia necesarios, explica este jueves (2/11) el diario El Cronista.
Abad aclaró que “todos los temas aún se están definiendo porque se está redactando la letra chica del proyecto”. Según el matutino económico, quienes quedarían excluidos serían los que adquieran bienes o realicen gastos, de índole personal, por un valor incompatible con los ingresos declarados y en tanto los mismos no se encuentren debidamente justificados. Los depósitos bancarios, debidamente depurados resulten incompatibles con los ingresos declarados a los fines de su categorización. Sus operaciones no se encuentren respaldadas por las respectivas facturas o documentos equivalentes correspondientes a las compras, locaciones o prestaciones aplicadas a la actividad, o a sus ventas, locaciones, prestaciones de servicios y/o ejecución de obras. El piso antes mencionado es de $ 950.000 para este año. Si se multiplica por tres y se lo divide por la cotización al día de hoy del Banco Nación Argentina, arroja un valor límite de u$s 159.217.
En tanto, Ámbito Financiero aporta que bajo la lupa del Gobierno hay algo más de 700.000 monotributistas que integran las categorías más altas, pero que representan sólo 24% del total de inscriptos activos. Allí creen en la AFIP que está la masa crítica sobre la que hay que apuntar para encontrar a los que deberían salir del régimen.
Cada contribuyente que quede afuera del Monotributo y pase al régimen general significará un 30% más de recaudación que ayudará a paliar la baja de impuestos que prevé la reforma tributaria en otros rubros, como Ganancias de las empresas que reinviertan utilidades.
¡Los cambios en el Monotributo deberán ser aprobados por el Congreso! ¿Lo logrará Mauricio Macri,? ¿Y a cambio de que concesiones internas pues las externas ya las conocemos?

Fuentes: GONZALO JAVIER BARDIN Contador Público – UBA. Experto e Idóneo en Mercado de Capitales – IAMC. Productor Agropecuario en Gral. La Madrid Twitter: @gonzabardin.
Radio Belgrano: Reportaje al economista José Luis Espert. Cadipsa. UVA. FAA Mendoza. ‘Mdz online’. Agencia DyN.

Buenos Aires, 2 de noviembre de 2017
Arq. José Marcelino García Rozado
Ex Subsecretario de Estado
1973/1976 y 1989/1993.


Se el primero en comentar en "GRAVÁMENES Y MAS GRAVÁMENES… EL APROVECHAMIENTO DE LA VICTORIA"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*