ANDREW GRAHAM-YOOLL DONÓ SU ARCHIVO PERSONAL A LA UNIVERSIDAD DE SAN ANDRÉS.

El periodista y escritor argentino, de familia británica, realizó una contribución de 43 cajas con correspondencia, libros, revistas y fotos. “La historia se sigue revisando”, comentó, “puede ser útil para alguien que esté investigando una época”.

Andrew Graham-Yooll

“Las bibliotecas son el corazón de las universidades y un lugar donde se recopila la memoria”, comenzó diciendo el rector de la Universidad de San Andrés Lucas Grosman este miércoles en el campus universitario. Era el 8° Encuentro de Donantes y Colaboradores de Colecciones Especiales y Archivos de la Biblioteca Max von Buch. Allí también se encontraba el embajador del Reino Unido en Argentina, Mark Kent y Andrew Graham-Yooll, el destacado escritor nacido en Buenos Aires de origen británico. El motivo, la donación que realizó de la biblioteca de su archivo personal que cuenta con 43 cajas de correspondencia, libros, revistas, agendas personales y fotografías, entre otras cosas.
“No pensé que estaba haciendo una gran contribución a la historia argentina, pero me daba lástima pensar que todo podía ser quemado”, dijo sobre este material. “Creo que hay archivos personales que deben llegar en su momento a ser públicos -continuó-, la historia se sigue revisando. La Argentina necesita, como parte de su desarrollo histórico, político y social, de los archivos personales. Estoy contento de dejarlos acá”.
Tanto como escritor y periodista, siempre le preocuparon los lazos costumbristas entre ambos países. Su historia personal habla un poco del asunto. “Mi padre murió en 1963. Al hablar con sus amigos, muchos de ellos unos sinvergüenzas, empecé a interesarme sobre la historia de los ingleses en Argentina”, dijo Graham-Yooll, de padre escocés y madre inglesa, nacido aquí. Trabajó en el Buenos Aires Herald hasta que en 1976, entrada la dictadura militar, debió irse exiliado. Terminó, no podría ser de otra manera, en Inglaterra. Allí le tocó cubrir la Guerra de Malvinas para The Guardian.

 

Su relación con Argentina nunca dejó de tejerse. Por eso esta donación no es simplemente algo de índole personal, también significa un aporte valioso en la construcción de la cultura de forma colectiva y pública dado que todo este valioso material, de no haber sido donado, quedaría perdido en el mar familiar sin poder darle, quizás, ese valor que realmente posee.
“No sabía exactamente lo que tenía en mi archivo. Había banderas, volantes, calcomanías de la Guerra de Malvinas. Muchos documentos de los años setenta. Hay mucha correspondencia privada. Ahí uno vuelca impresiones personales en momentos de felicidad, de enojo, de duda, de regocijo”, contó y agregó que “puede ser útil para alguien que esté investigando una época”.
La historia de la dictadura militar en Argentina, mal llamada Proceso de Reorganización Nacional, es conocida, sin embargo el caso de Graham-Yooll es muy ilustrativo. Mientras trabajaba en el Herald, hubo un allanamiento en octubre de 1975 donde le quitaron material que lo implicaba: una colección de Evita Montonera, revistas de Estrella Roja y El Combatiente que le enviaba el ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo): “A las 3 de la mañana fui detenido y procesado con el alegre comentario: ‘Te salvaste, pibe, porque eras boleta'”, comentó. Justo, había nacido su hija.

Andrew Graham-Yooll

En octubre de 1976 tuvo el juicio penal, ahí el juez federal le dijo que se fuera porque lo iban a matar. Cuando le preguntó por sus archivos incautados, el magistrado le dijo que la policía ya los había vendido a la Universidad de Texas. Sin embargo, y pese a haber sentido la violencia del terrorismo de Estado en carne propia, su postura no es de reivindicación de la lucha armada, al menos en los términos que se dieron: “¿Cómo gente intelectualmente hábil como Rodolfo Walsh, Juan Gelman y Paco Urondo, a quien yo sentía como un amigo, se permitió obedecer las órdenes de un energúmeno como Mario Firmenich? Espero que los archivos lo puedan explicar”, concluyó.
Buenos Aires, 29 de mayo de 2017
ICIMISS – CIMISS

Se el primero en comentar en "ANDREW GRAHAM-YOOLL DONÓ SU ARCHIVO PERSONAL A LA UNIVERSIDAD DE SAN ANDRÉS."

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*