SARGENTO MAYOR PEDRO REGALADO RODRÍGUEZ

Montonera federal

Nació en Buenos Aires en 1818. Fueron sus padres, Pedro Rodríguez y Laureana Aguiar, y cuando apenas contaba 15 años, se alistó en la famosa expedición al Río Colorado, el 15 de marzo de 1833, bajo las órdenes directas del general Juan Manuel de Rosas, actuando como oficial auxiliar de la Comisaría de Guerra del Ejército; soportando las penurias que aquélla comportó, no obstante sus pocos años, al par de los soldados veteranos. Por aquella campaña obtuvo una medalla de plata.
Al subir Rosas al poder, Regalado Rodríguez pasó a ocupar la secretaría del inmediato despacho, cargo que ejerció desde el 12 de setiembre de 1835 al 3 de febrero de 1852. El 1º de enero de 1838 fue reconocido como teniente 1º, y el 17 de noviembre del mismo año se le ascendió a capitán graduado.
Pedro Regalado Rodríguez presenció la escena que se desarrolló en el gabinete particular de Rosas en el momento en que recibió la célebre “máquina infernal”, el 28 de marzo de 1841, y fue él quien advirtió al Restaurador que dentro de la caja que habían abierto su hija Manuelita y la señorita Telésfora Sánchez (una amiga suya íntima allí presente), parecía haber un gatillo, y Rodríguez fue el que se aproximó a la cama donde la había colocado el propio Rosas, quitándosela a su hija, y ambos comprobaron los materiales ofensivos de que estaba compuesta la caja.
Desde 1840 hasta 1845 estuvo encargado de la Caja del Negocio Pacífico de Indios. En febrero de 1852 fue encargado por el gobierno para el arreglo y distribución de todos los papeles reunidos en Palermo, Santos Lugares y esta Capital, pertenecientes a la época de la administración de Rosas.
Mucho antes de la batalla de Caseros Juan Manuel de Rosas tuvo la prudencia de juntar documentos oficiales y papeles privados con el objeto de –según Julio Irazusta- “justificar su conducta en el manejo de los intereses nacionales, durante los diecisiete años de su dictadura”. Los mismos ocupaban 19 cajones que se le habían hecho llegar a bordo del buque “Conflict”, desde el cual partió hacia su exilio el 10 de febrero de 1852.
Su existencia se conoce gracias al relato que Pedro Regalado Rodríguez, testigo presencial de los sucesos ocurridos la tarde del 3 de febrero de 1852 en la residencia porteña de Rosas, en la actual calle Moreno, le hizo llegar en 1894 a Carlos Casavalle, que por ese entonces recopilaba antecedentes sobre aquel momento de nuestra historia.
De lo expuesto allí se desprende que el Restaurador había tomado algunos recaudos antes de enfrentarse a las fuerzas de Urquiza, dado que una de las habitaciones de la casa “existían diez y nueve cajones (de los de vino de Burdeos) llenos de papeles que el Brigadier General había enviado desde su residencia de Palermo tres días antes de marchar a Santos Lugares”.
El 1º de agosto del mismo año fue nombrado oficial 1º del Ministerio de Guerra, con el cargo de Sargento Mayor de Caballería. El 20 de julio había sido designado comisario de la 6ta. Sección de Policía de la Capital, cargo del que renunció el 19 del mes siguiente.
Después de la revolución del 11 de setiembre, con fecha 26 de noviembre del mismo año, pasó a desempeñar el cargo de Oficial Mayor del Ministerio de Guerra y Marina de la provincia de Buenos Aires, hasta el 31 de agosto de 1853, en que hizo renuncia del puesto, quedando incorporado al Estado Mayor Activo. Rodríguez desempeñó aquel cargo en reemplazo del coronel graduado José Tomás Guido.
Posteriormente pasó a revistar en la Plana Mayor Inactiva el 19 de diciembre de 1853, disponiéndose desde el 30 de abril de 1860, que continuará en aquella situación de revista con el sueldo de su clase que se le había quitado por Superior Resolución de 25 de enero de 1858.
Durante el gobierno del Dr. Valentín Alsina se le encargó el arreglo del Archivo General, misión que cumplió dignamente; pero el exceso de trabajo le acarreó una enfermedad a la vista, quedando completamente ciego alrededor de 1870. Más adelante pasó a situación de retiro, falleciendo en Buenos Aires, a las 5 de la tarde del 9 de noviembre de 1903, a la edad de 85 años, siendo sepultado en el Cementerio del Norte; pronunciando en el acto un discurso el coronel Amadeo J, Baldrich.
El mayor Rodríguez estaba casado con Gervasia de las Mercedes Brizuela y Bustamante, porteña, hija de Felipe Antonio Brizuela y de Petrona Bustamante; la que falleció el 22 de setiembre de 1903, de 69 años de edad. Tuvieron una hija llamada Carlota Rodríguez y Brizuela, quien se casó con Enrique García y Mojo.
Una calle de San Nicolás de los Arroyos, Pcia. de Buenos Aires, lleva su nombre.

Fuente
Müller, Roberto D. – Noticias de Burgess Farm, Olmo Ediciones, Buenos Aires (2010)
Piccirilli, Ricardo – Carlos Casavalle, impresor y bibliófilo, Buenos Aires (1942)
Portal, www.revisionistas.com.ar
Yaben, Jacinto R. – Biografías argentinas y sudamericanas – Buenos Aires (1939)
Se permite la reproducción citando la fuente: www.revisionistas.com.ar

 

Se el primero en comentar en "SARGENTO MAYOR PEDRO REGALADO RODRÍGUEZ"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*