GENERAL MANUEL ORIBE

Brigadier general Manuel Oribe (1792-1857)

Nacido el 26 de agosto de 1792 en la Banda Oriental, sus padres fueron el Tte. Cnl. del Real Cuerpo de Artillería Francisco Oribe y Francisca Viana. Hizo su educación escolar en un colegio dirigido por un maestro catalán de apellido Barchillón.

A edad muy temprana, se incorporó a la revolución de la Banda Oriental, poniéndose a las órdenes del Gral. Rondeau durante el sitio de Montevideo por las fuerzas de Buenos Aires y Artigas, integrando el batallón Dragones de la Patria. Participó entonces en el Combate del Cerrito, el 31 de diciembre de 1812, en que las fuerzas patriotas derrotaron una salida de los españoles de Montevideo; lo que le valió que se le otorgara el grado de Alférez.

Al producirse el éxodo de Gervasio de Artigas, Oribe se mantuvo con el ejército bonaerense, y entró en Montevideo con las fuerzas al mando de Otorgués, en junio de 1814.

Posteriormente, con motivo de la invasión portuguesa y la captura de Montevideo por el ejército comandado por Lecor, se unió a Artigas, a cuyas órdenes peleó en el Combate del Catalán. Sin embargo, en 1817 optó por dirigirse a Buenos Aires donde se le reconoció el grado de Capitán que tenía en el ejército oriental.

Retornó a la Banda Oriental por un breve período en 1821, donde colaboró con “Los caballeros orientales”, grupo que conspiraba contra el dominio que a consecuencia de la independencia del Imperio, había pasado a los brasileños.

Pasó luego a Buenos Aires, y se unió a Lavalleja en la preparación de la invasión de la Banda Oriental; siendo nombrado por Lavalleja como segundo jefe del contingente de los Treinta y Tres Orientales, que desembarcaría en la Playa de la Agraciada en 19 de abril de 1825.

Durante la campaña de los Treinta y Tres, se destacó especialmente en la Batalla de Sarandí, del 12 de octubre de 1825, en la cual comandó el cuerpo central del ejército patriota. Combatió también en las batallas de Ituzaingó y Camacuá.

Cuando, a consecuencia de la Batalla de Sarandí el gobierno de Buenos Aires envió un ejército a sitiar Montevideo, Oribe se incorporó al mismo como comandante de las tropas del Gral. Alvear.

Cumplido el proceso de institucionalización de la República Oriental del Uruguay, y electo Presidente de la República el Gral. Fructuoso Rivera, Oribe se une al partido de Lavalleja, en la oposición al Gobierno. Sin embargo, poco después pasa a colaborar con el Gobierno, siendo ascendido a Coronel Mayor; y es designado Ministro de Guerra y Marina del Gobierno de Rivera, en octubre de 1833. En febrero de 1835 fue ascendido al grado militar de Brigadier General.

Vencido el primer mandato presidencial de Rivera, Oribe fue electo su sucesor en la Presidencia de la República, el 1º de marzo de 1835, por la unanimidad de los votos de la Asamblea Legislativa; contando con el apoyo de Lavalleja y de Rivera por entonces los primeros caudillos políticos.

Su Gobierno se caracterizó por abordar una serie de actividades esenciales para la organización administrativa y financiera de la República. Fueron creados durante ella los Departamentos de Tacuarembó, Salto y Minas, elevándose a doce el número de jurisdicciones departamentales. En el plano diplomático se produjo el reconocimiento de la independencia por parte del Gobierno Español, poniéndose fin así al estado de guerra.

Entre otras actividades de estructuración administrativa, se dictó un Reglamento consular, se estableció la Guardia Nacional efectuándose además una importante reestructura del Ejército; y se dictaron normas en materia de Salud Pública.

La educación fue un tema al que el Gobierno de Oribe prestó especial atención, estableciéndose dos nuevos Colegios a cargo de maestros religiosos. También instaló Oribe la Universidad Mayor de la República, lo que tuvo lugar en mayo de 1838.

Faltando pocos meses para terminar el mandato presidencial de Oribe, se produjo la sublevación del Gral Rivera de 1836, quien lo depuso de su cargo y volvió a ser electo Presidente por el período de 1839 a 1843. Oribe emprendió entonces una lucha sostenida por recuperar la Presidencia y vencer a Rivera, para lo cual obtuvo el apoyo del Gobernador Juan Manuel de Rosas, empeñado en una lucha civil contra el Gral. Urquiza.

Las luchas políticas entre Oribe y Rivera – que originaron las colectividades políticas de los Partidos Blanco y Colorado, respectivamente – se vieron así vinculadas a la contienda entre Rosas y Urquiza, respectivamente gobernadores de Buenos Aires y de Entre Ríos; y a las acciones que cumplían en el Río de la Plata las fuerzas francesas e inglesas, especialmente mediante sus flotas navales que bloquearon el puerto de Buenos Aires entre 1845 y 1850, e impidieron que la armada rosista al mando del Almirante Brown lograra bloquear a Montevideo, defendida por la flota comandada por José Garibaldi.

Las fuerzas argentino-uruguayas al mando de Oribe, opuestas a las del gobierno de Montevideo y su aliado Urquiza, se adueñaron del territorio uruguayo, y tras vencer en el Combate del Cerrito, impusieron a Montevideo un sitio que se prolongó desde 1843 hasta 1851 – llamado “El Sitio Grande” – y que originó que a Montevideo se le denominara como “La nueva Troya” por evocación del famoso sitio de la ciudad de Troya que relata Homero, como parte de la historia de la Grecia antigua. Durante todo ese período, coexistieron el “Gobierno de la Defensa”, presidido por Rivera en Montevideo, con el “Gobierno del Cerrito”, presidido por Oribe – quien se designaba como Presidente legal – que ejercía autoridad en el resto del territorio.

Las fuerza oribistas derrotaron a las del que fue llamado Gobierno de la Defensa, de Montevideo, al mando de Rivera, en los combates de Arroyo Grande de 1842 y de India Muerta en 1845; como resultado de lo cual Rivera se refugió en el Brasil, de donde retornaba cuando falleció durante el viaje, para integrar el Triunvirato que junto con Oribe y Venancio Flores asumiría el Gobierno.

La Guerra Grande – como se llamó al conflicto prolongado entre 1843 y 1851 – terminó con el acuerdo de paz firmado el 8 de octubre de 1851, en el cual se proclamaba que no había ni vencidos ni vencedores.

Finalmente, luego de la derrota de las fuerzas de Juan Manuel de Rosas por parte de Urquiza, Oribe se trasladó a España, de donde regresó en 1855, permaneciendo definitivamente alejado de la vida política. Oribe falleció en su quinta del arroyo Miguelete, el 12 de noviembre de 1857.

El general Manuel Oribe formó su hogar con Agustina Contucci, con la que contrajo nupcias el 18 de febrero de 1829, matrimonio del cual nacieron cuatro vástagos: 2 varones y 2 mujeres.

Fuente
Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado
La Escuela Digital – Montevideo, Uruguay
Portal www.revisionistas.com.ar
Yaben, Jacinto R. – Biografías argentinas y sudamericanas – Buenos Aires (1939).
Se permite la reproducción citando la fuente: www.revisionistas.com.ar

Se el primero en comentar en "GENERAL MANUEL ORIBE"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*