VOTO ELECTRÓNICO: LOS RIESGOS DE UNA ILUSIÓN.

Por un informe del Conicet denuncian a Frigerio en Comodoro Py.

La Justicia sobreseyó al programador Joaquín Sorianello que días previos a las elecciones porteñas había denunciado fallas en el sistema del voto electrónico. Sorianello también denunció allanamientos irregulares de parte de la Policía Metropolitana. El voto electrónico es cuestionado por diversos especialistas que aseguran que propicia el fraude.

El programador tenía razón: La Justicia admitió fallas en el voto electrónico
En los últimos años, cada vez que tenemos un domingo de elecciones, sobrevuela el debate sobre el voto electrónico y no son pocos los que piden a viva voz su urgente implementación. Cada vez que una mesa se demora, o que tarda un rato el conteo, aparece la propuesta de usar voto electrónico como solución a todos los problemas del acto electoral. Todos estos discursos se montan sobre estrategias de marketing que profundizan muy poco en las implicancias de semejante cambio en el sistema electoral. Holanda dejó de usarlo en 2008, Alemania lo declaró inconstitucional en 2009 y en Brasil, el secreto de las urnas fue vulnerado por expertos en seguridad informática. La integridad y el secreto del voto entran en riesgo con estos sistemas que, además, alejan a la ciudadanía de la capacidad de auditar el acto fundamental del sistema democrático.
Desde hace varios años, en Fundación Vía Libre decidimos trabajar activamente en una campaña que advierta a la ciudadanía sobre los riesgos de esta ilusión (bajar libro en .pdf). Existen numerosas razones para oponerse a la implementación del voto electrónico, entre ellas podemos destacar:

Dificulta la participación ciudadana: en cada acto electoral, los ciudadanos estamos comprometidos a ejercer nuestro derecho a emitir el sufragio, pero también tenemos el derecho a controlar y auditar el acto electoral. Este derecho de auditoría es el primero que perderemos a la hora de incluir urnas electrónicas en la emisión del voto, ya que sólo expertos en electrónica e informática estarían capacitados para hacer este tipo de control, que implica un nivel de complejidad muy alto.

Esta es una de las razones que dieron fundamento al Fallo del Supremo Tribunal Constitucional de Alemania que en 2009 , en una resolución ejemplar, declaró inconstitucional y prohibió el uso de urnas electrónicas en ese país. El Constitucional Alemán indicó que las elecciones son un acto público y que por tanto, deben ser comprendidas por cualquier ciudadano independientemente de su formación. Implementar voto electrónico sería dejar que la democracia salga de manos de los ciudadanos y quede bajo el control de una élite.

Pone en riesgo el secreto del sufragio: los sistemas electrónicos incorporan al acto electoral algunas características que lo hacen más vulnerable a la violación del secreto. De hecho, en Brasil, país que muchas veces es tomado como ejemplo de uso de estos sistemas, el secreto del voto fue vulnerado de forma rápida, sencilla y económica por un equipo de investigadores que logró identificar el sufragio de un votante mientras se usaba una urna electrónica.
La posibilidad de vulnerar el secreto del voto es, además, la razón fundamental por la cual Holanda dejó de usar urnas electrónicas y volvió a votar en papel a partir del 2008. Lo cierto es que cada vez que se promueve el voto electrónico, se argumenta que ayudará a terminar con técnicas clientelares como el voto en cadena. Si bien es cierto que el sistema puede impedir algunas de estas artimañas, la base del clientelismo político es la posibilidad de identificar voto y votante, problema que el voto electrónico no soluciona sino que además, empeora.

Pone en riesgo la integridad del voto: otro de los aspectos centrales del uso de sistemas informáticos para emitir votos es a desmaterialización del sufragio, tal como ocurre en Brasil, donde la emisión electrónica impide el recuento de votos y obliga a confiar de manera ciega en las tecnologías implementadas y en los encargados de la implementación.

Privatiza el acto fundante de la democracia: las implementaciones de voto electrónico disponibles en el mercado son, esencialmente, soluciones propuestas por el sector privado. Es decir, la implementación del acto electoral será tercerizada en manos de alguna empresa, lo que constituye un traslado del acto público esencial de la democracia a manos de una empresa. Son varios los problemas emergentes de un proceso de esta naturaleza. El primero es que la ciudadanía no tiene ninguna capacidad de control ni tiene por qué depositar su confianza en nadie: ni en los partidos, ni en el tribunal electoral, ni en las empresas. En los EEUU, donde desde hace muchos años se viene cuestionando el proceso de votación electrónica, se sabe que al menos dos de las tres más grandes empresas proveedoras de urnas tienen vínculos directos con el Partido Republicano, incluyendo en algunos casos la participación accionaria por parte de políticos de alto nivel.

En otros casos, tal como el que ocurrió en Salta, la empresa proveedora de las urnas cuenta con una patente sobre el sistema electoral utilizado , por lo que el sistema no sólo es privado, sino que además la patente vigente hasta el 2024 le otorga a la misma el monopolio sobre su implementación. Este aspecto no es menor, sobre todo cuando en los EEUU, donde el voto electrónico se usa de manera amplia, muchas empresas proveedoras de urnas argumentaron violación de propiedad intelectual cuando investigadores independientes pretendieron auditar los sistemas usados en elecciones vinculantes.
Son muchas las razones para oponerse a la implementación de voto electrónico. La fe ciega en los avances de la modernidad nos hace olvidar que las computadoras son equipamientos programados por humanos, diseñados para procesar información, para copiarla y manipularla con extrema facilidad. No existe sistema de voto electrónico capaz de asegurar la integridad, secreto y transparencia del acto electoral, no existe en teoría y tampoco en la práctica.

Cuando hablamos de votaciones, el apuro, la rapidez y la supuesta modernidad no pueden ocultar los factores más importantes del proceso: la participación ciudadana, la integridad y el secreto del sufragio como elementos esenciales de todo acto electoral.

El programador tenía razón: La Justicia admitió fallas en el voto electrónico

La Justicia admitió fallas en el voto electrónico y sobreseyó al programador que había denunciado las irregularidades
Días previos a las elecciones porteñas se detectaron fallas en el sistema y todas las sospechas florecieron.
El programador Joaquín Sorianello detectó una falla que trasmitiría la información desde las escuelas hasta el centro de cómputos. Dio entonces aviso a la empresa Grupo MSA, a cargo del mecanismo de “boleta única electrónica”. La respuesta que recibió fue una denuncia penal en su contra. La Policía Metropolitana allanó su casa y se llevó sus computadoras, que eran su herramienta de trabajo. El lunes 1/08 no obstante la Justicia confirmó su sobreseimiento e incluso reconoció su accionar para poner en evidencia que se trataba de un sistema “vago y que podía ser vulnerado con facilidad”.
El dictamen fue emitido por la Fiscalía en lo Penal, Contravencional y de Faltas número 7. Sorianello destacó que “lo interesante, más allá de la situación que viví, es que empiece a haber jurisprudencia sobre lo que se llama hacking ético, para avisar sobre la vulnerabilidad de un sistema”. El programador señaló que el tema “se silenció totalmente, la gente fue a votar con total tranquilidad”, pese a que él había detectado una falla seria en el sistema, por la cual “se podían enviar resultados falsos”.
“Yo les avisé diez días antes sobre la vulnerabilidad. A la semana siguiente, un viernes a la noche, vinieron a allanar mi casa. Dos días antes de las elecciones. Entiendo que esperaban que en el diario del sábado no saliera nada o saliera ‘allanamos al hacker malvado’”, contó Sorianello.
Ahora, la Justicia ordenó devolverle los equipos que le sustrajeron en el allanamiento, hace más de un año. “Yo estaba desarrollando aplicaciones y se llevaron todo mi material de trabajo, suspendí lo que estaba haciendo y empecé a trabajar en una empresa de seguridad informática. Mi rutina de vida y trabajo cambió un montón. Uno se da cuenta de las implicancias para uno denunciando algo, y de lo fácil que pueden hacerte daño. Uno se pone un poco paranoico”, reconoció.
Sorianello contó lo sucedido en su cuenta de la red social Twittter

Algo más sobre la boleta electrónica.

Una abogada acusa al ministro del Interior de demorar la difusión de un documento presuntamente crítico contra la implementación de la boleta electrónica. En el Gobierno dicen que no solicitaron tal informe y que tampoco impiden su difusión.


Rogelio Frigerio, ministro del Interior.

Un informe presuntamente crítico sobre la implementación de la boleta electrónica para uso electoral se convirtió en materia de una denuncia penal este miércoles cuando una abogada hizo una presentación contra el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, acusándolo de demorar su difusión.
El informe en cuestión fue elaborado por un grupo es investigadores del Conicet y puesto a consideración de la cartera de Frigerio, que atiende -entre otras- las cuestiones electoral. Sin embargo, desde el Gobierno niegan que se haya tratado de un documento hecho a pedido.
No obstante, el martes hubo una campaña en las redes sociales reclamando que el Gobierno dé a conocer el contenido del trabajo. El hashtag #LiberenElInformeCONICET se transformó en uno de los principales trending topics de esa jornada.
Ante esto, la abogada Valeria Carreras formuló este miércoles una denuncia contra Frigerio. “Denuncié a Frigerio por retrasar y omitir dar a conocer informe CONICET boleta única electronica”, tuiteó la letrada adjuntando parte de la presentación.
Denuncie a Frigerio por retrasar y omitir dar a conocer informe CONICET boleta única electronica pic.twitter.com/12XbZuqZ16
— Rara como Encendida (@dravaleria) 15 de noviembre de 2017
“Solicito se instruyan las medidas necesarias para que el Ministro del Interior brinde acabada respuesta sobre la demora en publicar el informe del Conicet que motiva la presente denuncia”, señala la denuncia que recayó por sorteo en el juzgado de Daniel Rafecas bajo la carátula de “incumplimiento de los deberes de funcionario público”.
Más allá de la acusación desde la cartera de Frigerio niegan que estén demorando la difusión al sostener que no fue solicitada por la misma. Sin embargo, no negaron que se hayan reunido para ver la presentación del informe, el miércoles pasado. “No le pedimos ningún informe y tampoco les estamos diciendo que no lo publiquen”, dijeron fuentes de esa dependencia citadas por el diario La Nación. Sin embargo, estimaron que el informe “tiene algún sesgo porque los que participaron son abiertamente contrarios a este sistema”.
Según publica Diario Uno de Mendoza, Dante Zanarini es docente de Ciencias de la Computación en la UNR y fue uno de los expertos que participó del informe. Sin comentar el contenido del mismo, Zanarini dijo que “no hubo mayores disidencias, y lo que expresa son recomendaciones respecto de riesgos y beneficios de incorporar tecnologÍ a en diferentes etapas del proceso electoral, ya que no solamente se concentró la investigación en el momento de la elección”.
De acuerdo a La Nación, el Conicet publicará en su sitio web oficial el informe, aunque no especificó la fecha en que lo hará.

Fuentes:
Beatriz Busaniche
La autora es secretaria de la Fundación Vía Libre
-Especial para lanacion.com
Dra. Valeria Carreras y Dante Zanarinni
-Especial para Diario UNO Mendoza
Fortunato Mallimaci

Area Tecnología y Desarrollo
ICIMISS – CIMISS

Se el primero en comentar en "VOTO ELECTRÓNICO: LOS RIESGOS DE UNA ILUSIÓN."

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*