REMOVER LAS CAUSAS DE LA POBREZA EN EL CONURBANO

La (exitosa) presión que ejerció la gobernadora de Buenos Aires para recuperar el Fondo del Conurbano está lejos de ser un capricho o un intento para contar con recursos que pueda usar discrecionalmente. El Conurbano bonaerense es un componente esencial de la pobreza argentina; pobreza que no podrá reducirse solo con crecimiento si es que no se modifican de raíz las condiciones de marginalidad brutal en las que viven millones de personas.
El conurbano funciona como una trampa de vida de la que en estas condiciones es imposible salir. Si entendemos la visión multidimensional de la pobreza; y sumamos a las carencias de ingresos aquellas que provienen de orígenes tan diversos como la inseguridad, la sanidad, el hábitat, y en general lo que se llaman “bienes públicos”, tenemos una primera aproximación a lo que queremos decir.
Cuando se pierden horas- que se quitan a la relación con los hijos- para transportarse; cuando se está condenado a una educación pobre para pobres; la salita o el hospital no aseguran salud; o la droga se mete en la vida cotidiana; solo es posible progresar saliendo de ese espacio asfixiante. De otros modos, se está condenado a la pobreza perenne.
Pero también hay un componente psicológico. Un economista hindú, Raj Debraj, concentró su trabajo sobre el tema de las aspiraciones; y dice: “quiero analizar un aspecto particular de la pobreza, cuál es su asociación estrecha y brutal con el fracaso de las aspiraciones; esta no es una afirmación sobre los individuos que son pobres; es una declaración sobre la condición de la pobreza misma.
La pobreza ahoga los sueños, o al menos el proceso de alcanzar sueños. Por lo tanto, la pobreza y el fracaso de las aspiraciones se vinculan recíprocamente en una trampa que se realimenta”. Lo que nos dice Raj es que quienes están rodeados de desesperanza, tendrán enormes dificultades para construir la propia esperanza de salir adelante. Y esto es lo que sucede en estos enormes espacios de pobreza densa que forman el Conurbano bonaerense. Y no solo la pobreza material. ¿Dónde pueden encontrar apoyo y consejos los jóvenes con problemas de adicciones o embarazo temprano si les rodea un espacio en el que estos problemas no han tenido solución? ¿Cuál es el incentivo al esfuerzo educativo cuando no ven ningún progreso alrededor? ¿Con qué herramientas cambiar entonces la pesada mochila con la que han nacido?
Cambiar esta realidad es un proyecto homérico, porque requiere empezar por las condiciones del hábitat, pero exige un trabajo cotidiano para crear espacios virtuosos de cercanía y escucha.
No es solo cloacas y pavimento; es una escuela atenta y que brinde ejemplos de vida; son nuevas empresas pymes en el barrio; son policías honestos y profesionales; son médicos que ayuden a prevenir y cuidar. Además, habrá que introducir cambios mayores en la estructura geográfica e institucional del Conurbano; entre las que la buena y honesta administración de lo público son esenciales. Esta verdadera epopeya es posible ; pero requiere enormes recursos , tecnologías sociales complejas y una enorme decisión política. Con los acuerdos logrados se ha dado un paso histórico.

Eduardo Pablo Amadeo (ex secretario de Desarrollo Social, ex presidente del Banco Provincia, ex embajador en EUA y actual diputado)
Clarín,

Se el primero en comentar en "REMOVER LAS CAUSAS DE LA POBREZA EN EL CONURBANO"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*