GEOMETRÍA POLÍTICA: MACRI Y SU CÍRCULO VICIOSO

Geometría política: el Cìrculo Vicioso es peor que el Cìrculo Rojo, segùn el columnista, y el presidente Mauricio Macri debería estar muy atento.

 

Mauricio Macri.

En realidad, no sería el “círculo rojo” el factor de poder que le obstaculiza la gestión del gobierno, sino mas bien ese fatal “circulo vicioso” que como un sendero apenas transitable nos hace creer que es el único posible para poder salir de un lugar inhóspito y que no es posible encontrar otro más amigable.

Este círculo vicioso esta sustentado en un principio perverso, lo que producimos no nos alcanza para vivir mejor o si se prefiere para gastar de mas.

Nuestro peso, con sus distintas denominaciones perdió 13 ceros y la inflación de los últimos diez años superó el 1.000%.

Pues bien estas graves anomalías nos permitieron llegar hasta hoy , con un 30% de pobreza, otro tanto de economía marginal, una presión fiscal que supera el 30 y pico por ciento, pero que si le sumamos todos los otros impuestos que pagamos cuando compramos algo, desde un auto a una gaseosa, según algunas estimaciones personales, superaría el 60%.

No es un escenario ni para envidiar ni para mantener.

La presión fiscal directa en los países del Pacifico, según Miguel Ángel Broda, está alrededor del 20/22% y el costo laboral en el mismo nivel.

Es obvio que algo anda mal y lo paradójico es que la gran mayoría lo sabemos.

Un viaje en metro no puede costar ni US$ 0,50 ó $ 7,50; tampoco puede costas un viaje en bus urbano US$ 40 ó $6 o $7; no hablemos del precio de la tarifa ferroviaria ni su relación con otros precios, por ejemplo un café, una porción de pizza (de parado), ni lo que pagábamos por los servicios de ene rgía eléctrica o gas.

Es imposible financiar los derechos establecidos en la ley de contrato de trabajo lo que explica el 30% de marginalidad económica y de pobreza que tiene un costo fiscal que es una de las causas de la desmesurada presión fiscal, ya que menos contribuyentes pagamos por todos los que evaden o eluden o no pueden pagar.

La lista de falta de relación entre precios de bienes y servicios entre sí, es interminable.

Estas desmesuras, se financian con otras desmesuras que como el paco lo hace con las personas, deterioran la capacidad de pensar de quienes nos gobiernan y creen que emisión, endeudamiento, mera gestión más profesional (¿?) o unos kilos más de honestidad son suficientes para que todos “cambiemos”, incluido “CAMBIEMOS”.

Juan Carlos De Pablo dice conseguiremos crédito hasta que de un día para otro nos digan “NO”. Y a lo vivimos.

Otros dicen cuando crezcamos todo se arreglará, una invocación de sustancia religiosa que es como decir “mi programa de gobierno es la Divina Providencia”.

“Lloverán las inversiones”, fue otra infantil creencia, cuando hasta los que estamos de a pie en la vida, como yo, sabemos que debido a nuestra historia que dista de ser ejemplar, dado que muchos nos creyeron sin ver, ahora quieren primero ver y luego invertir.- A mi me lo dijeron hace ya años empresarios de primer nivel internacional, más o menos de este modo: “Luego que se vaya el kristiperonismo, habrá que esperar por lo menos 3 o 4 elecciones (8 años como piso) y ver cómo se comporta la ciudadanía (los que votamos).”

Con este nivel de “déficit fiscal”, con este nivel de desorden institucional, me refiero a los continuados piquetes, protestas, cuestiones como la de los “pueblos originarios” ahora con los “mapuches” o los que sean en verdad, desafiando a las autoridades republicanas y amenazándolas, es poco lo que podemos pretender.

Algunos periodistas con formación psicológica, relativizan estos hechos, pero no tienen en cuenta una pequeña diferencia que una cosa es la generalización y otras la excepción.

Si hubiera un piquete por semestre o los hechos de violencia protagonizados por los “mapuches”, o si parece mejor, por gente violenta en las provincias de Rio Negro, Neuquén y Chubut, fueran excepcionales, la justicia ordinaria sería suficiente para resolverlos y reprimir. Apenas seria problema, pero nunca “cuestión”.

Pero estos hechos que pusimos como ejemplo no son “excepciones” son la regla y por tanto deben generar la consecuente preocupación en los que debe ser concurrente la gestión judicial y la política.

Judicialmente se trata de investigar hechos de violencia que podrían ser delitos; políticamente se trata de constituir una agenda con ciertos presupuestos, el esencial “Respeto a la institucionalidad republicana”.

Esta agenda no debe ser un tema de curas o comedidos, debe ser un tema de funcionarios públicos cultos y que también sepan que las sociedades están en proceso profundo de cambio. Del mismo modo que la imprenta universalizó la posibilidad de acceder al conocimiento internet esta horizontalizado a la sociedad. Los verticalismos se están terminando, salvo en casos muy excepcionales como Corea del Norte u otras dictaduras de sainete como Venezuela, lo que va quedando del régimen Cubano y algunos países en los que vale más la muerte que la vida.

El gobierno de Mauricio Macri, creo que a su pesar dejó de ser “Cambiemos” para ser “macripardismo”, y lo que cambia es para que nada cambie. Se aplicaría el “todo pasa” de Julio Grondona.

Dietrich, uno de los ministros preferidos de Mauricio, hizo una confesión que para mi expresa sus limitaciones, su cultura y su mínima capacidad: “las tarifas mínimas en el transporte aéreo, seguirán vigentes, hasta que se licuen”.

Parafraseando los Evangelios: “El que quiera entender que entienda”.

Es lo que hay y no me venga con aquella mediocridad de que lo de antes era peor… ni con aquello de, por lo menos, esto es menos peor…

Descripción: Descripción: https://cdn.urgente24.com/sites/default/files/styles/60×60/public/luis-alejandro-rizzi.jpg?itok=nW8E5QgE Por LUIS ALEJANDRO RIZZI

Abogado especializado en Derecho Comercio, con experiencia en la gestión del aerocomercio.

Se el primero en comentar en "GEOMETRÍA POLÍTICA: MACRI Y SU CÍRCULO VICIOSO"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*