MACRI, RUSIA, DAVOS Y FRANCIA: ¿NEGOCIOS, RELACIONES O PASEO?

Mauricio Macri se reunió este martes (23/01) con su par ruso, Vladimir Putin, en el Salón de Gabinete del Kremlin. Tras compartir un almuerzo, realizaron una declaración conjunta, en la que el presidente argentino agradeció la colaboración del pueblo ruso en la búsqueda del submarino ARA San Juan, y contó que aceptó la invitación que Putin le hizo para presenciar la Copa del Mundo. Antes, se reunió con empresarios a los que “invitó” a invertir en la Argentina. “Los dirigentes políticos y las autoridades nacionales deben ser conscientes de que este ímpetu económico es fruto de una confluencia de factores con pocas probabilidades de durar mucho”, advirtió Christine Lagarde, poco antes de que Mauricio Macri arribe a Davos para participar del Foro Económico Mundial como titular de G20, tras sus actividades en Moscú, con las cuales pretende demostrar a los empresarios de Occidente que es posible hacer inversiones y negocios en la Argentina. Así como lo hizo en 2016, el Papa Francisco envió una carta los líderes políticos y empresariales que se encuentran en el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza) para pedirles por los pobres, instándolos a “asumir la responsabilidad” para acabar con la pobreza, a ofrecer oportunidades reales a las personas para alcanzar un desarrollo humano integral y a poner en práctica políticas económicas que favorezcan la familia. Todos los mandatarios de los países subdesarrollados que hasta allí fueron, incluido Mauricio Macri, ratificaron su objetivo de ir contra la pobreza a través de inversiones, pero Francisco volvió a insistir que hasta ahora eso no es verdad.

Mauricio Macri con Vladimir Putin y con Christine Lagarde

Mauricio Macri se reunió ese martes (23/01) con su par ruso, Vladimir Putin, en el Salón de Gabinete del Kremlin. Los jefes de Estado compartieron un almuerzo y después realizaron una declaración conjunta.

“Reconfirmamos nuestro deseo de desarrollar una cooperación estratégica”, comenzó su discurso Putin, que de inmediato destacó: “Repasando los temas de la agenda regional e internacional, vemos que compartimos muchas posturas similares”.

Además, el líder ruso expresó que “el presidente Macri ha asistido a una reunión en la que pudo ver con sus ojos que nuestros empresarios están muy interesados en cooperar con sus socios argentinos, prestando tecnologías seguras y eficientes”.

A su turno, Macri agradeció la colaboración del pueblo ruso en la búsqueda del submarino ARA San Juan, asegurando que “fue una muestra de amor y amistad” y reafirmó que ambos países “comparten intereses en ciencia y tecnología, espacio, agroindustria, cultura y deporte”.

El mandatario evaluó que el encuentro fue “muy positivo y tiene que ser un punto de aceleración en las relaciones futuras”.

Finalmente, en tono más distendido, contó que aceptó la invitación que Putin le hizo para presenciar la Copa del Mundo: “Espero venir tres veces este año: la próxima con mi hija Antonia, para ver los primeros dos partidos del Mundial; ojalá que la tercera sea para mirar la final”.

“Lo importante es competir. Dios y [Lionel] Messi dirán si podemos o no ganar el Mundial”, remató el jefe del Estado.

En la previa, Macri mantuvo un encuentro con empresarios del país euroasiático, a los cuales “invitó” a invertir en Argentina. “Venimos con la firme inten ción de convencerlos de estrechar vínculos y aumentar la presencia de firmas tan importantes como la de ustedes en nuestros país y explicarles por qué creemos que este es el mejor momento”, manifestó.

El Jefe de Estado estuvo acompañado por los gobernadores de Entre Ríos, Gustavo Bordet, y de Misiones, Hugo Pasalacqua, dos de las provincias que pueden ser destinatarias de inversiones, faltando por graves problemas el gobernador de Salta Urtubey.

Tras su visita oficial a Moscú, el presidente Mauricio Macri arribó a la ciudad suiza de Davos para participar del Foro Económico Mundial que lo tendrá como uno de los protagonistas por su rol como titular del G20.

Luego de cumplir con las actividades programadas en Moscú, el mandatario nacional se trasladó en avión hacia Zurich, para luego tomar un helicóptero para ir a la villa alpina.

Según afirman, el mandatario se apoyará en su gira por Moscú para demostrar a los empresarios de Occidente que es posible hacer inversiones y negocios en la Argentina. Si los rusos deciden invertir en emprendimientos vinculados al uranio, la agroindustria y la energía, es porque Macri les garantizó que no habrá cimbronazos económicos ni abruptos cambios de regla…

Sin embargo, el argentino llega a Davos tras una seria advertencia de Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), quien dejó en claro según consta en la página web del organismo que el actual momento de estabilidad no es permanente.

“Hay un aumento preocupante de la deuda de varios países y debemos estar atentos”, dijo aunque sin hacer alusión directa a algún país en particular. Dentro del ranking de emisiones de deuda de los emergentes de los últimos dos años la Argentina se disputa junto a pocos ser el que más emitió.

Ocurre que Lagarde presentó esta semana en Davos, en vísperas del inicio del Foro Económico en el que participará Macri, la actualización del Panorama Económico Mundial (WEO, por sus siglas en inglés).

En esta actualización parcial (las principales el FMI las hace en abril y octubre), el organismo internacional no modificó las previsiones de crecimiento ni de inflación de la Argentina. Lo hará en cambio, este jueves, a través del blog del director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo, Alejandro Werner.

Lagarde destacó este lunes que existe incertidumbre para este año, ya que el largo período de tasas de interés bajas a nivel mundial “llevó a niveles de vulnerabilidad acumulada en el sector financiero”. Lo dijo principalmente porque en Estados Unidos la Reserva Federal comenzó a subir las tasas de interés. “Hay un aumento preocupante de la deuda de varios países y debemos estar atentos”, advirtió.

En ese sentido, afirmó que “deben hacerse reformas estructurales, tomar medidas para un crecimiento a largo plazo, rebajar la deuda en los ámbitos en que esté muy alta y reinvertir en la economía a través de infraestructura y un gasto social efectivo”.

En su última actualización el FMI proyectó que la Argentina crecerá un 2,5% en 2018 (más pesimista que la estimación oficial de 3,5% y que el promedio de las consultoras, que aguardan un 3,2%), y, que el año pasado terminó con una expansión de 2,8%.

Se espera que mañana Werner anuncie cifras más elevadas para el crecimiento de este año, al decir por la actualización presentada ayer en la que el Fondo mejoró la perspectiva de aumento del PBI para los principales socios comerciales de la Argentina.

Dentro de un contexto global más optimista, en el que vaticina una expansión económica mundial de 3,9% para 2018 y también el mismo porcentaje para 2019, el FMI pronostica para este año un PBI un 1,9% mayor para Brasil; un 6,6% más elevado para China; 2,2% en la zona del Euro, y 2,7% para Estados Unidos. Estos destinos concentran casi la mitad de las exportaciones argentinas.

Para la región el organismo con sede en Washington resaltó los “favorables efectos de los precios más fuertes de las materias primas y las condiciones de financiamiento más flexibles sobre algunos países exportadores de materias primas”.

En base a todo esto, para América latina prevé que la recuperación se fortalezca, con un crecimiento de 1,9% en 2018 y un 2,6% en 2019, una revisión al alza de 0,2 punto porcentual en este último, sostuvo el FMI en un resumen de su informe.

Perspectivas 2018 y 2019.

“El crecimiento global se aceleró desde 2016 y todas las señales apuntan a un continuo avance este año y el próximo”, dijo Lagarde en una conferencia de prensa en Davos, aunque advirtió que que sería un error sentirse “satisfechos o complacientes; mucha gente quedó afuera de la recuperación y una quinta parte de los emergentes vieron caer su renta per cápita en 2017”.

“Se trata de una revisión alentadora. Pero los dirigentes políticos y las autoridades nacionales deben ser conscientes de que este ímpetu económico es fruto de una confluencia de factores con pocas probabilidades de durar mucho. La crisis financiera internacional parece ser definitivamente cosa del pasado, pero si no se actúa con rapidez para eliminar los obstáculos estructurales al crecimiento, promover la inclusividad del crecimiento y afianzar la resiliencia y los márgenes de maniobra de la política económica, la próxima desaceler ación se adelantará y será más difícil de combatir.

Hoy por hoy, todos los gobiernos deben hacerse tres preguntas. Primero, ¿qué podemos hacer para mejorar la eficiencia económica y los niveles de producción a más largo plazo? Segundo, ¿qué podemos hacer para afianzar la resiliencia y la inclusividad, alejando a la vez la probabilidad de que el repunte actual termine coartado por una desaceleración abrupta o incluso una nueva crisis? Tercero, ¿cómo podemos asegurarnos de contar con las herramientas de política necesarias para contrarrestar la próxima desaceleración?”, sostiene la publicación del blog del FMI.

En este contexto, es que Macri almorzará con importantes empresarios. El primer mandatario intentará destrabar el flujo de inversiones necesarias para achicar el déficit fiscal y bajar los niveles de pobreza, insistirá en la importancia de las reformas aprobadas en el Congreso y su confianza en la estr ategia trazada para aplacar la inflación núcleo, que debió ser recalculada hace pocos días atrás.

Además verá a Angela Merkel para avanzar en un plan de consenso respecto al G20 que se realizará en Buenos Aires. La canciller alemana debió hacer malabares para contener a Donald Trump, que pretendió imponer sus condiciones de America First a la declaración final del G20 de Hamburgo. En este sentido, el presidente no quiere repetir la experiencia de Merkel y juntos trabajarán para acomodar las presiones de Trump y su particular mirada sobre el comercio mundial y la cooperación multilateral.

Luego se verá con Bill Gates, fundador de Microsoft y uno de los líderes mundiales que más foco ha puesto en la relación entre la lógica del trabajo y la infinita creación tecnológica.

Más tarde, se reunirá con directivos poderosos de Temasek International, Total, Cargill, Coca Cola y Lloyd´s. Se trata de una reunión importante, porque son empresas vinculadas a la alimentación, a la agroexportación, la energía y los seguros. Macri pretende que estas compañías multipliquen sus inversiones en la Argentina, para quienes describirá su experiencia en Moscú.

Sobre el final, Macri se encontrará con Justin Trudeau, primer ministro de Canadá, la reina Máxima, Mark Rutte, primer ministro de Holanda, y Alain Berset, presidente de la Confederación Suiza.

Entonces, el presidente también busca aliados para contener la posición proteccionista de Trump y sus intenciones de transformar en papel mojado el acuerdo de París sobre Cambio Climático. Sobre estos temas habrá una formidable batalla política en el G20 de Buenos Aires, y Macri diseña su estrategia diplomática para no repetir los errores de Hamburgo.

Cenará con la delegación y para luego ajustar su discurso ante el Foro Económico Mundial, que pronunciará mañana ante poderosos empresarios y líderes políticos que están en Davos.

Así Macri participa nuevamente de estas jornadas de debate, como ya lo hizo en 2016, a unos meses de haber asumido al frente de la Casa Rosada, aunque en esta ocasión lo hará en su rol de presidente del G20.

En esta ocasión está acompañado por los gobernadores de Entre Ríos, Gustavo Bordet; y de Misiones, Hugo Passalacqua; además del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

La comitiva oficial también contará con la presencia del canciller, Jorge Faurie, y los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne; de Energía, Juan José Aranguren; de Producción, Francisco Cabrera; y de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere.

Francisco

Según la Agencia de Información Católica Argentina (AICA), el papa Francisco envió un mensaje al Foro de Davos, en el que exhortó a los líderes mundiales a “asumir la responsabilidad” para acabar con la pobreza, a ofrecer oportunidades reales a las personas para alcanzar un desarrollo humano integral y a poner en práctica políticas económicas que favorezcan la familia.

“Es un imperativo moral, una responsabilidad que nos concierne a todos, de crear las condiciones apropiadas para que todos vivan de manera digna”, subrayó.

“No podemos quedarnos en silencio ante el sufrimiento de millones de personas cuya dignidad está herida, no podemos continuar más hacia adelante haciendo como que la pobreza y la injusticia crecientes no tienen una causa”, sostuvo.

El mensaje firmado el pasado 12 de enero está dirigido al profesor Klaus Schwab, economista y empresario alemán fundador del Foro Económico Mundial, y fue leído por el cardenal Peter Turkson, prefecto del Dicasterio para el Servicio Humano Integral.

El pontífice invitó a “crear un futuro compartido en un mundo fracturado” y señaló la necesidad de “sociedades incluyentes, justas y compasivas” que permitan “superar la fragmentación” y trabajar juntos en el contexto de un mundo globalizado.

“Es vital salvaguardar la dignidad de la persona, en particular al ofrecer a todas las personas oportunidades reales para un desarrollo humano integral y al implementar políticas económicas que favorezcan a la familia”, subrayó.

Francisco recordó que el mundo empresarial tiene un potencial enorme para llevar a cabo cambios sustanciales, especialmente si rechaza esa “cultura del usa y tira” y apunta a aumentar la calidad de la productividad, creando nuevos puestos de trabajo, combatiendo la corrupción y promoviendo la justicia social y leyes laborales más equitativas.

“Si queremos un futuro más seguro, uno que aliente la prosperidad de todos, entonces es necesario mantener la brújula continuamente orientada hacia el ‘verdadero norte’, representado por auténticos valores”, concluyó.

Brindis entre Luis y Nicky Caputo

Tanta razón tiene el Papa Francisco, no solo sobre los líderes mundiales y sus apòlíticas sobre los “desposeídos”, y sobre los capitales financieros y los Fondos que “hieren a los pueblos y las naciones” que es debido preguntarse; antes de seguir con la nota, algunas preguntas (que nunca se harán los diarios La Nación y Clarín) pero cuyas respuestas no tiene ni tengo, y son indispensables para los acontecimientos que vienen: ¿Por qué siguen ocurriendo demandas judiciales presentadas ante la Justicia neoyorkina, contra el Estado argentino por incumplimiento de obligaciones financieras? ¿Cómo hacen las calificadoras de riesgo, los bancos y los organismos internacionales de préstamos para ignorar en la calificación crediticia argentina la continuidad de situaciones de default? ¿Hubo alguna relación entre Alfonso Prat-Gay, por entonces diputado nacional opositor, y el abogado Eugenio Bruno, quien tomaba contacto con acreedores non-perfoming del Estado argentina ofreciendo una “oferta superadora” de la que ofertaba la Administración CFK? ¿Había ya alguna relación entre Prat-Gay y el hoy ministro de Hacienda, Luis Caputo? ¿Y entre Bruno y Caputo? ¿Por qué “el mejor equipo de los últimos 50 años” cometió la irresponsabilidad de indemnizar a los acreedores sin sentencia y no a los acreedores con sentencia?

¿Entre los acreedores sin sentencia indemnizados por el Estado argentino se encuentran los que compran empresas a familiares/amigos del hoy Presidente? ¿Será cierto que los fondos que cobraron son los que hoy día movilizan el sospechoso mecanismo para pseudoinversiones conocido como PPP ( Participación Público-Privada, esa que Macri les ofrece a los empresarios rusos)? ¿Por qué “el mejor equipo de los últimos 50 años” cometió la irresponsabilidad de pagar los honorarios de algunos abogados de los acreedores y otros no los pagó? ¿Por qué “el mejor equipo de los últimos 50 años” quiso armar un ‘club de abogados’ de la deuda para atender a quienes no han cobrado, episodio que explotó cuando los querellantes decidieron ignorar a esos abogados? ¿Conoce algo al respecto el abogado Horacio Liendo? ¿Por qué “el mejor equipo de los últimos 50 años” redactó una legislación tan básica, tan insuficiente, tan amateur para atender la cuestión de la deuda?

Ahora, a la nota: es otra demanda más que llega a Nueva York, un galimatías para mi porque se trata de un abogado cordobés que mezcla fundamentos del default con otros del incumplimiento del pago de bonos globales. Tenedor de bonos que tenían un tratamiento impositivo diferencial, en el incumplimiento no pudo ejecutar ese beneficio tributario, origen de su reclamo.

Se utiliza el caso tan sólo como evidencia que los casos judiciales siguen acumulándose en Nueva York, aunque los medios de comunicación que tanto agitaban el tema en los días K, ahora viven de la publicidad que pauta la Casa Rosada y, entonces, suponen que no publicar equivale a que no existan las demandas.

Además, se debe advertir que el asunto está complicándose y avanza sobre cuestiones aparentemente muy delicadas, con consecuencias judiciales futuras imprevisibles, apenas alguien con matrícula comience a tirar “de la piola”.

Aquí estimado lector podrá encontrar la nueva demanda contra Argentina :
“Bainbridge_Fund_LTD_v_The_Republic_of_Argentina__nysdce-16-08665__0014.0”

Buenos Aires, 24 de Enero de 2017

Arq. José Marcelino García Rozado

Ex Subsecretario de Estado

1973/1976 y 1989/1993

Se el primero en comentar en "MACRI, RUSIA, DAVOS Y FRANCIA: ¿NEGOCIOS, RELACIONES O PASEO?"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*