NO ‘CIERRA’ EL INFORME DE USA SOBRE EL ARA SAN JUAN

Un cuento chino se define por la RAE como embuste, mentira disfrazada de artificios, pero vale aclarar que no se trata de un engaño simple o evidente, sino de una mentira disimulada, ingeniosa, encajada dentro de una historia fantástica o de dudosa veracidad. Esta diferenciación viene dada por la palabra cuento, del lat. computus: contar, calcular, que derivó en relatar sucesos y luego en fabulación. Es importante tenerlo presente. Ahora, a la nota:

Hubo un tiempo en que la Argentina tenía 3 submarinos. Hoy, ninguno.

El diario francés Le Monde difundió un informe de la Office of Naval Intelligence (ONI, Oficina de Inteligencia Naval), de la US Navy, la Armada estadounidense, entregado a la Armada Argentina a través del embajador argentino en Austria, Rafael Grossi, afirmando que el submarino ARA San Juan explotó y todos murieron sin sufrir: “un evento anómalo, corto, violento, singular y no nuclear, coincidente con una explosión (…) debido a la presión por la profundidad (…) se pulverizó por completo en 40 milisegundos (…) no se ahogaron ni experimentaron dolor (…) la muerte fue instantánea”.

Hay indicios de que puede resultar parte de una estrategia destinada a cerrar el trágico caso del hundimiento con un salomónico “ni vencedores ni vencidos”.

Sin embargo, lo único que consigue la versión destinada a dar vuelta la página es conceder nuevos bríos al rumor de que el ARA San Juan podría ser hundido cuando realizaba maniobras del tipo ‘juego de guerra’, probablememte para el ensayo de la interferencia de comunicaciones de quien lo hundió “en 40 milisegundos”.

Puertas adentro, en la Armada ya se admite que el ARA San Juan estaba tratando de ‘pescar’ comunicaciones de buques de un país con presencia ilegítima en el Atlántico Sur. Eso se llama “firma digital”; es algo así como interceptar las frecuencias del enemigo.

Y es muy probable -agrega la sospecha- que el problema lo tuvo en un área que no es donde se ha informado que pudo haber ocurrido la tragedia. P ero no se puede identificar oficialmente la verdadera posición porque habría que reorientar la historia completa.

Todo lleva a ubicar la última posición del submarino en la Zona de Exclusión pero eso es políticamente incorrecto para todos los actores involucrados.

En este contexto ocurre la ‘conveniente conclusión’ estadounidense de los 40 milisegundos, que es una invitación a irse cada uno a casa porque, en definitiva ‘nadie sufrió’.

Ahora ¿cómo hace un analista de inteligencia estadounidense para alcanzar semejante conclusión con el único respaldo de un informe difunsido en Europa por una agencia sísmica?

Más bien parecería que alguien quiere cerrar el caso de ‘forma honorable’ sin comprender que no es una cuestión de ‘prolijidad’ sino de conocer la verdad de lo que ocurrió al ARA San Juan.

Al respect o, el supuesto informe no resuelve nada. Y hasta puede transformarse para la Administración Macri, por su silencio entre cómplice e interesado, en un poderoso disparo de ‘fuego amigo’.

Por Edgar Mainhard

Fundador y director de Urgente24.com/


SUBMARINO SAN JUAN:

Opino que al hablar de “explosión” o “implosión”, restos sólidos flotantes, restos líquidos flotantes, etc… veo que no hay conocimientos e información técnica sobre el tema.

Al respecto puedo humildemente aportar alguna aclaración técnica, ya que trabajo en ingeniería y conozco el comportamiento de los materiales, y hago peritajes de siniestro:

1º) se habrá producido algún problema técnico, que preferentemente entiendo que sería eléctrico, lo cual produjo un corte total y absoluto de la energía eléctrica, por lo cual no se produjeron avisos ni señales de alarma.

2) Al producirse el corte eléctrico se paralizan los motores de propulsión, así como también las bombas de vaciado o llenado de los tanques estabilizadores y de los estabilizadores externo, con la consecuente pérdida de total control del barco,

3) Ante la pérdida de control total del barco se produce inmediatamente el proceso de pérdida de flotabilidad y hundimiento lento,

4) Al ir hundiéndose el barco, la presión externa aumenta de forma exponencial,

5) La estructura del barco es de acero, y este material, luego de pasar el período de elástico, pasa al período plástico, en el cual comienza a deformarse sin posibilidad de recuperar la forma anterior,

6) Posteriormente al período plástico se llega al límite de resistencia del material y se produce la rotura, que preferentemente sería por las uniones soldadas, que son un 10% menos resistente que el propio material,

7) La rotura del acero en estructuras se produce principalmente por un efecto que se denomina “abollamiento”, y es algo similar a lo que padecería una hoja plana de papel al arrugarla con la mano,

8) Como la presión dominante es la exterior, se produce una “implosión”, que es todo lo contrario a una explosión,

9) Esta implosión tiene el efecto en segundos, y dependiendo de la profundidad, para este caso, en milisegundos, con lo que se aplastan irregularmente los mamparos externos del barco, cabe recordar que el barco es un cilindro formado por varios cilindros interconectados y soldados, en los que hay mamparos perpendiculares a los mamparos externos, lo que le daría mayor rigidez y resistencia en esos perímetros,

10) Primeramente se producen abolladuras en el casco (mamparos externos), las roturas que formarían fisuras o grietas, se producirían en las uniones soldadas principalmente, para luego pasar a la propia chapa,

11) Estas roturas producirían múltiples y simultáneas entradas instantáneas de agua a presiones de cientos de kilos por cada centímetro cuadrado, que provocarían la muerte de cualquier ser humano de forma casi instantánea, si antes no lo aplastó algún mamparo,

12) Al producirse esa entrada de agua instantánea y múltiple, se produce una implosión que provoca ruido, que es lo que se escuchó,

13) Al producirse esa entrada de agua instantánea y múltiple, se produce de forma inmediata también el equilibrio entre fuerzas exterior-interior, por lo que también se detiene el proceso de abollamiento o aplastamiento,

14) Luego de equilibradas las fuerzas y todos los ocupantes lamentablemente muertos, el barco se hunde hasta tocar fondo,

15) El barco no se rompería “nunca” en pedacitos, es más, estaría entero, aplastado y abollado con importantes deformaciones, en todo caso se podría haber roto en dos o tres partes, pero no más,

16) Al estar casi entero, pero abollado con importantes aplastamientos, no permitiría que salga casi ningún elemento flotante desde su interior,

17) Los tanques de combustible, si estaban casi llenos, se deformarían pero sería difícil que se rompiera, porque se equilibrarían ciertamente las fuerzas con el líquido interior en todo caso,

18) Obviamente habría pérdida de combustibles y aceites por las tuberías o fisuras de los tanques en todo caso, pero que se disiparían ampliamente por dos circunstancias del lugar: las fuertes corrientes que hay en la plataforma argentina, y el fuerte oleaje en el momento que se produce.

Creo que por estas circunstancias mencionadas hubo una implosión, no hubo aviso de socorro ni alarma de ningún tipo, y no se encontraron restos sólidos ni líquidos flotantes.

Si hubiese sido atacado el ARA San Juan, hubieran emitidos señales de alarmas y se hubiesen encontrado ya algunos restos flotantes, por lo que descarto esa hipótesis de que haya sido atacado, dado que el TR-1700 estaba muy bien equipado y es un muy buen submarino, incluso mejor que algunos modelos nucleares, a pesar de ser algo antiguo.

Espero haber aclarado algo.

Horacio Gil Blanco

 

Se el primero en comentar en "NO ‘CIERRA’ EL INFORME DE USA SOBRE EL ARA SAN JUAN"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*