UN MUNDO DINÁMICO, COMPLEJO E IMPREVISIBLE

Su incidencia en la agenda comercial internacional, global y regional

 Resumen:

 
La idea de que el mundo de los próximos años seguirá siendo dinámico, complejo e impredecible, Agregábamos que quizás lo será más que en los últimos años y que ello repercutirá en las relaciones comerciales internacionales. De ahí, concluíamos, que todos los países, incluso la Argentina, tendrán que tener la habilidad de identificar y valorar todas las opciones factibles para su estrategia de inserción comercial internacional.
 
La reunión anual del World Economic Forum (WEF),  en Davos-Klosters (Suiza) los días 22 y 26 de este mes de enero, se realizará teniendo como eje temático central el de “actuando juntos en un mundo fracturado”.
 
La idea de actuar juntos en un mundo dividido, evoca el planteamiento estratégico regional de “convergencia en la diversidad”, impulsado en América Latina por el Canciller de Chile, Heraldo Muñoz, al iniciarse el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet.
 
Sigue siendo un enfoque estratégico válido para la región, especialmente para concretar la voluntad política de impulsar una mayor articulación entre los distintos procesos de integración y, en especial entre el Mercosur y la Alianza del Pacífico. Es, por lo demás, un enfoque estratégico que puede conducir a potenciar los marcos institucionales existentes en la región latinoamericana y, en particular, el de la ALADI.
 
Pero la idea de “actuar juntos en un mundo fracturado”, le otorga una relevancia especial a la Cumbre del G20 que se realizará a finales de noviembre en Buenos Aires. Los problemas de gobernanza internacional que se están tornando evidentes y que tienen en el plano del comercio internacional un epicentro notorio, van a requerir de un esfuerzo especial para construir los necesarios consensos entre los países miembros y para irradiarlos al resto de los países. Tal relevancia se refleja en la visión de la Presidencia Argentina en el G20 – 2018, titulada “Construyendo Consenso para un Desarrollo Equitativo y Sostenible”.
                              
Davos es una oportunidad para transmitir la visión de líderes políticos sobre cuestiones relevantes de la agenda global. Participará el Presidente Mauricio Macri, quien tendrá la oportunidad de plantear su visión sobre el papel que el G20 puede cumplir en relación a cuestiones relevantes de la gobernanza internacional y, en especial, de la gobernanza del sistema global del comercio mundial. El comunicado de Buenos Aires, permitirá al Presidente invocar los consensos que logrados sobre tales cuestiones entre países latinoamericanos y, en especial entre los miembros de la Alianza del Pacífico y del Mercosur.
 
 
 IN MEMORIAM
 
Dedico estas reflexiones a un gran maestro y amigo, el profesor Jean-Pierre Lehmann. Falleció en Lausanne el 21 de diciembre pasado. Era profesor emérito del IMD de Lausanne y fue fundador del Evian Group. Participó como invitado especial de la reunión INTAL-CAF-CARI-FICBC, sobre la Ministerial de la OMC, que se realizó en Buenos Aires, el 10 de diciembre (tuvo que hacerlo por skype ya que su salud no le permitió viajar). En la sección lecturas recomendadas se insertan algunos de sus últimas publicaciones y, en especial, la del 16 de marzo en el South China Morning Post sobre la OMC. Ver su cv en https://en.wikipedia.org/wiki/Jean-Pierre_Lehmann.
El 2 de enero de este año, Ian Bremmer y Cliff Kupchan, Presidente y Chairman respectivamente, inician el informe anual del Eurasia Group, titulado “Top Risks 2018”, señalando “Let’s be honest: 2018 doesn’t feel good. Yes, markets are soaring and the economy isn’t bad, but citizens are divided. Governments aren’t doing much governing. And the global order is unraveling”…Agregan luego, “if we had to pick one year for a big unexpected crisis –the geopolitical equivalent of the 2008 financial meltdown- it feels like 2018. Sorry…We now see more clearly a world without leadership”.  Y concluyen su introducción señalando que “concerns about the prospects of a geopolitical depression form the backdrop for our top ten risks this year” (ver el informe completo –sólo en ingles- en link).
A su vez Malcolm Turnbull, el Primer Ministro de Australia, inicia la presentación del Libro Blanco de su gobierno sobre la Política Exterior de Australia, señalando que “Change, unprecedented in its scale and pace, is the tenor of our times. These are the most exciting times, the times of greatest opportunity, but they are also times of uncertainty, of risk, indeed of danger” (ver el texto completo, sólo en ingles, del “2017 Foreign Policy White Paper – Australian Government” November 22, 2017).
Coincidiendo con muchos otros analistas, la idea que el mundo de los próximos años seguirá siendo dinámico, complejo e impredecible, estuvo también presente en nuestro Newsletterdel mes de diciembre pasado. Agregábamos que quizás lo será más que en los últimos años y que ello repercutirá en las relaciones comerciales internacionales.
De ahí, concluíamos, que todos los países, incluso la Argentina, tendrán que tener la habilidad de identificar y valorar todas las opciones factibles para su estrategia de inserción comercial internacional. Y que ello requerirá algo que no siempre ha abundado en nuestras ideas sobre la inserción internacional del país. Esto es, la necesidad de conciliar, en forma simultánea, visiones e intereses de corto plazo con los del muy largo plazo. Pero también requerirá la capacidad de prever y captar a tiempo, los que probablemente serán continuos desplazamientos de ventajas competitivas entre naciones y empresas, originados en cambios tecnológicos, en variaciones del poder relativo de los protagonistas, o en transformaciones culturales que incidan en valores y prioridades de los consumidores (ver el Newsletter del mes de diciembre 2017, con el título de “Una transición compleja e inevitable: ¿Hacia una nueva etapa en las relaciones comerciales internacionales?”, en link).
La reunión anual del World Economic Forum (Davos-Klosters (Suiza) los días 22 y 26 de este mes de enero, se realizará teniendo como eje temático central el de “actuando juntos en un mundo fracturado”. Reunirá a líderes políticos, económicos y sociales de distintos países, y también a especialistas y formadores de opinión.
En la convocatoria se señala que “el contexto global ha cambiado dramáticamente: las fisuras geoestratégicas han resurgido en múltiples frentes con amplias consecuencias políticas, económicas y sociales. La realpolitik ya no es solo una reliquia de la Guerra Fría. La prosperidad económica y la cohesión social no van a la par. Hay una sobreexplotación de los bienes comunes mundiales”. Se agrega luego que “políticamente, narrativas nuevas y divisivas están transformando la gobernanza global. Económicamente, se están formulando políticas para preservar los beneficios de la integración, limitando las obligaciones compartidas, tales como el desarrollo sostenible, el crecimiento inclusivo y la gestión de la Cuarta Revolución Industrial. Socialmente, los ciudadanos anhelan un liderazgo receptivo; sin embargo, un propósito colectivo, global, sigue siendo difícil de alcanzar a pesar del alcance y la expansión de las redes sociales. Mientras tanto, el contrato social entre los estados y sus ciudadanos sigue erosionándose”. Y finalmente se agrega que “La 48ª Reunión Anual del Foro Económico Mundial pretende reunir a líderes globales y desarrollar una narrativa compartida para mejorar el estado del mundo. El programa, las iniciativas y los proyectos de la reunión se centran en actuar juntos en un mundo dividido. Podemos mejorar el futuro uniéndonos a este esfuerzo global sin precedentes para el co-diseño, co-creación y colaboración. La profundidad y amplitud del programa convierten el encuentro en una verdadera cumbre de cumbres”. 
La idea de “actuar juntos en un mundo dividido”, evoca el planteamiento estratégico regional de “convergencia en la diversidad”, impulsado en América Latina por el Canciller de Chile, Heraldo Muñoz, al iniciarse el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet (ver este Newsletter del mes de julio 2014 link, ydel mes de diciembre 2014 en link). Sigue siendo un enfoque estratégico válido para la región, especialmente para concretar la voluntad política de impulsar una mayor articulación entre los distintos procesos de integración y, en especial entre el Mercosur y la Alianza del Pacífico.
Es, por lo demás, un enfoque estratégico que puede conducir a potenciar los marcos institucionales existentes en la región latinoamericana y, en particular, el de la ALADI (ver al respecto este “Newsletter” del mes de marzo 2017, en link, y de junio 2017, en link).
Pero la idea de “actuar juntos en un mundo dividido”, otorga una relevancia especial a la Cumbre del G20 de finales de noviembre en Buenos Aires. Los problemas de gobernanza internacional que se están tornando evidentes y que tienen en el plano del comercio internacional un epicentro notorio (ver este “Newsletter” de diciembre pasado), requerirán de un esfuerzo especial para construir los necesarios consensos entre los países miembros. Fue precisamente la necesidad de tener un ámbito político funcional a la construcción de consensos sobre gobernanza internacional, lo que dio origen en medio de la profunda crisis financiera del 2008 a la reunión de la primera Cumbre del G20 a nivel de jefes de Estado, y no sólo de Ministros de Finanzas y de Presidentes de Bancos Centrales, como había sido hasta entonces. La geopolítica entró de lleno en las agendas del G20.
Tal relevancia se refleja en la visión de la Presidencia Argentina en el G20 – 2018, titulada “Construyendo Consenso para un Desarrollo Equitativo y Sostenible”. Al iniciar el 1º de diciembre pasado su período a cargo de la Presidencia del G20, el Presidente Mauricio Macri señaló que “estamos orgullosos de tener esta oportunidad de demostrar nuestro compromiso con la cooperación internacional, el multilateralismo y la gobernanza global”. Y agregó que durante nuestra presidencia lideraremos los esfuerzos del G20 con el espíritu de un mediador de buena fe” (ver el texto completo del documento sobre la visión de la Presidencia Argentina del G20 – 2018, en link. La versión en inglés puede consultarse en link).
Como se señaló más arriba, el WEF en Davos es una oportunidad para transmitir la visión de los líderes políticos sobre cuestiones relevantes de la agenda global. El Presidente Xi Jinping así lo hizo cuando habló en el año 2017 . Este año hablará el Presidente Donald Trump. Dada la posición de su gobierno sobre cuestiones relevantes de la gobernanza del sistema global del comercio mundial, es lógico imaginar que su discurso será analizado con fuerte interés.
También participará el Presidente Mauricio Macri, quien tendrá entonces una oportunidad de plantear su visión sobre el papel que el G20 puede cumplir en relación a cuestiones relevantes de la gobernanza internacional y, en especial, sobre la gobernanza del sistema global del comercio mundial. El comunicado de Buenos Aires, permitirá al Presidente Macri invocar los consensos que ya se han logrado sobre tales cuestiones entre países latinoamericanos y, en especial entre los que son miembros de la Alianza del Pacífico y del Mercosur

 

lix Peña (*)


Sección de lecturas recomendadas
:
  • Aragón, Pablo, “Mercosur y sus fantasías. Un acuerdo entre la UE y el Mercosur de libre comercio es muy improbable para 2018”, en “El Observador”, sección Opinión, Montevideo, enero 8 de 2018, en https://www.elobservador.com.uy/mercosur-y-sus-fantasias-n1157453.
  • Barbosa, Rubens, “O Brasil e as Perspectivas Globais para 2018”, jornal “O Estado de Sâo Paulo”, 9 de janeiro 2018.

(*) Director del Instituto de Comercio Internacional de la Fundación ICBC; Director de la Maestría en Relaciones Comerciales Internacionales – Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF); Miembro del Comité Ejecutivo del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI). Miembro del Brains Trust del Evian Group.

Se el primero en comentar en "UN MUNDO DINÁMICO, COMPLEJO E IMPREVISIBLE"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*