MACRI ABRIÓ LA “CAJA DE PANDORA” Y AHORA…

La lucha contra el nepotismo no genera diferencias internas, pues es muy visible también entre políticos y funcionarios varios. El congelamiento salarial, sí. En conferencia de prensa, la CGT informó que “el Consejo Directivo va a acompañar a Camioneros” en la marcha que realizarán el próximo 22 de febrero. De la cumbre no participaron ‘Los Gordos’ ni ‘Los Independientes’. Consultado sobre si se podría producir el quiebre del triunvirato, Juan Carlos Schmid dijo que “los compañeros que no estuvieron presentes seguramente darán sus explicaciones en los próximos días”. El Gobierno publicó esta mañana en el Boletín Oficial el decreto que oficializa la prohibición de contratar a familiares en la administración pública, el cual aclara que hay dos excepciones para esta norma.

Otros tiempos. Hugo Moyano y un secreto para Mauricio Macri durante un acto.

Mauricio Macri está intentado salir de “un atolladero político” con una fórmula de manual, igual a la aplicada por Cristina y Néstor. “Llenar con un centenar de elefantes un espacio público donde sobresalía sólo uno”. Traducido: el episodio –corrupción, trabajo en negro, hipocresía (como mínimo)- que involucró a Jorge Triaca había colocado en jaque la prédica de Cambiemos sobre la pulcritud y la transparencia. El Presidente resolvió con un decreto declararle la guerra al nepotismo. Forzará la salida del Estado nacional de alrededor de 40 familiares de funcionarios (?). Decidió además congelar salarios del PEN. Pidió que su gesto se desparrame en todo el país. En la reunión de Gabinete de ayer instó, por otra parte, a no retroceder frente al desafío/guerra sindical que está planteando Hugo Moyano, el líder de los camioneros, junto a una multiplicidad de otros actores sindicales (CGT, CTA), políticos y de movimientos sociales.

Con esas bocanadas de “¿humo denso?” Macri supone que habría logrado esfumar, o al menos reducir –peca de gracioso infantilismo con encuestas que le están dando con un franco retroceso de su imagen personal-, el escándalo que envuelve al ministro de Trabajo. La estrategia resultó tan premeditada que no dejó ningún cabo de la soga del poder a la deriva. María Eugenia Vidal, la gobernadora de Buenos Aires, y Horacio Rodríguez Larreta, el jefe porteño, fueron los primeros en encolumnarse con la decisión presidencial. Se trata de las vigas macristas. Restarían todavía ciertas voces para completar el abanico homogéneo de la coalición oficialista: la de Elisa Carrió y también de las primeras espadas radicales aunque están cada vez más jaqueadas desde el propio partido.

Sobre la batalla al nepotismo no existirían disidencias. Aunque la mayoría de los ministros se enteró del sacudón una vez que fue divulgado. Pero sobre otras facetas del “plan ejemplaridad” no ocurriría lo mismo. El congelamiento salarial durante el 2018 abriría brechas difíciles de sostener con las gestiones de Buenos Aires y la Ciudad. Un ministro provincial está, en promedio, unos $ 20 mil pesos de sueldo por debajo de los haberes nacionales. La gobernadora bonaerense pretendió el año pasado incorporar a un par de técnicos de la actividad privada. Fracasó por el estándar de las remuneraciones. La inquietud llegó a oídos de Marcos Peña. El jefe de Gabinete llevó tranquilidad a Vidal y Rodríguez Larreta. “Ustedes vayan viendo cómo hacen. Cómo lo manejan”, sugirió. Con el nepotismo no habrá concesiones. Con los billetes probablemente sí.

El Gobierno publicó esta mañana en el Boletín Oficial el decreto que oficializa la prohibición de contratar a familiares en la administración pública.
El artículo 1° del texto indica que “no podrán efectuarse designaciones de personas, bajo cualquier modalidad, en todo el Sector Público Nacional, que tengan algún vínculo de parentesco tanto en línea recta como en línea colateral hasta el segundo grado, con el Presidente y Vicepresidente de la Nación, Jefe de Gabinete de Ministros, Ministros y demás funcionarios con rango y jerarquía de Ministro”. Además se aclara que están incluidos “el cónyuge y la Unión Convivencial”.

Los alcanzados por la medida deberán desvincularse antes del 28 de febrero. Sin embargo, el decreto aclara que hay dos excepciones a la regla:

A. Concurso Público: los familiares de segundo grado de consanguinidad o afinidad de los funcionarios podrán ser contratados para trabajar en la administración nacional si han atravesado un proceso de selección oficial.

B. Antigüedad: los parientes de funcionarios que ya tengan una estabilidad adquirida por la cantidad de años que llevan en el cargo, también podrán mantener sus puestos de trabajo. También los que hayan hecho reserva del cargo por ocupar uno político.

 

“Quedan exceptuadas de lo dispuesto en el artículo 1° las personas designadas mediante procesos de selección por Concurso Público de antecedentes o que cuenten con estabilidad en el cargo”, dice el decreto, incorporando un a excepción hasta ayer no explicitada (31/01).

En los considerandos de la disposición, el Gobierno remarcó que “asumió el compromiso de continuar mejorando la institucionalidad, la integridad y la transparencia de todas las políticas públicas que lleva adelante”.
En ese sentido, añadió que “transcurridos dos años de gestión, y efectuado un reordenamiento administrativo que ha permitido mejorar la gestión global del Estado Nacional, resulta ahora necesario adecuar nuevos criterios que sean aplicables al régimen de designaciones bajo cualquier modalidad de funcionarios públicos”.

Tras el anuncio de Macri el lunes pasado en la Casa Rosada, presentaron sus renuncias las dos hermanas del ministro de Trabajo, Jorge Triaca; el hermano de Marcos Peña y el hijo de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.
En tanto, el martes hizo lo propio Octavio Frigerio, padre del ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

Aquel ensayo zoológico del Presidente estaría develando otro par de cosas. La importancia objetiva de Triaca como bisagra con el mundo sindical. El protagonismo que adquirirá el gremialismo durante el año pre-electoral parece dividido en dos planos: los sectores combativos, ahora liderados por Moyano, que podrían convertirse en una pata futura de la oposición política; los núcleos más moderados (los viejos Gordos cegetistas) que el Gobierno intenta cooptar al menos durante el 2018. Allí talla la figura del ministro de Trabajo.

La afirmación no suena antojadiza. El problema que involucró a Triaca, por la designación de su empleada doméstica en la intervención del SOMU (el gremio marítimo del encarcelado Omar “Caballo” Suárez), produjo reacciones que valdría la pena diseccionar. Para descubrirle la sustancia política. Los dirigentes opositores de esa madera lo castigaron. La mayoría de los dirigentes sindicales, en cambio, prefirió guardar silencio. La crítica más severa fue realizada por Pablo Moyano, el hijo del líder camionero, como por Hugo Yaski, y una docena de otros líderes sindicales y sociales. Casi una semana después del estallido del affaire.

El ‘TriacaGate’ parece que aún no ha terminado, pese a los intentos del Gobierno por tapar el escándalo con anuncio y decreto, y tras el acuerdo económico al que habían llegado los Triaca con la ex empleada Sandra Heredia.

Aunque Carlos Triaca, quien en los papeles era el empleador, llegó a un acuerdo con Heredia por una cifra de $340.000 como indemnización, ahora la mujer les reclama a los hermanos el pago de $3,7 millones en concepto de daños y perjuicios.

Heredia considera que fue despedida sin el preaviso ni mediando la causa correspondiente, y consideró que las declaraciones del hermano del ministro en TV fueron argumentos injuriantes y calumniosos, razón por la cual demandó a Carlos Triaca.

Según informa la agencia Opi Santa Cruz, la ex empleada ayer le cursó una carta documento a Carlos Triaca en la cual le formula una intimación para que “ratifique o rectifique” las manifestaciones vertidas públicamente “de manera calumniante e injuriosa hacia mi persona”. Hizo mención así a las declaraciones vertidas por Carlos Triaca en el programa televisivo conducido por Rolando Graña en América Tv el día 16 de enero de 2018.

 

Heredia le reprocha haberla acusado “de manera falaz, maliciosa y sin sustento legal alguno” al decir Triaca que mientras trabajaba en la quinta de la familia “hubo faltantes” que llevaron a “una mala relación en los últimos meses” que supuestamente concluyó en el despido.

La carta documento también señala que Triaca calificó a Heredia como “una persona que tiene una enfermedad bastante grande, no física, sino psíquica”, y sostiene que, así, el ex empleador se manifestó “de manera inapropiada extralimitándose manifiesta y públicamente” al referirse a la ex empleada en términos que afectan su imagen personal, honor y decoro.

Además de intimarlo a que se retracte “de todas las calumnias e injurias que ha difundido”, Heredia pide a Carlos Triaca que le abone $3,7 millones “y se abstenga de formular todo tipo de opiniones, sean o no descalificadoras o peyorativas”, sobre su vida personal. La carta le da al ex empleador un plazo de 48 horas “bajo apercibiendo de iniciar querella por calumnias e injurias” y “reclamar judicialmente en el fuero Civil y Comercial, los daños y perjuicios causados”.

escándalo sigue rozando al ministro Jorge Triaca.

 

Según le explicó Heredia a Opi Santa Cruz, “en principio se lo cursé a Carlos, porque fue él quien dijo todas esas cosas de mí, las cuales se encuentran grabadas y filmadas. Con respecto al monto, con mi abogado hemos analizado el daño que me hizo este problema en su conjunto, pero las palabras de Carlos (Triaca) en particular, porque yo tengo 45 años, de la noche a la mañana me dejaron sin trabajo, en la calle y no obstante eso me denigraron, me arrastraron por el piso como si fuera la peor, tratándome prácticamente de loca y de ladrona” y “eso me cierra el camino para encontrar otro trabajo”.

“Mi abogado hizo un cálculo estimativo de lo que yo debería ganar, a partir del último sueldo cobrado ($19.500), hasta mi jubilación y es ahí de donde sale esta cifra que le estamos pidiendo al señor Triaca”, aseguró.

 

Cabe recordar que, además de la denuncia por trabajo en negro, la ex empleada de la familia Triaca estaba contratada bajo el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), que actualmente está intervenido por la Justicia y cuyo ex secretario general, Omar “Caballo” Suárez, está detenido por liderar una supuesta organización ilícita, lo que generó algunas suspicacias.

Triaca fue denunciado por los abogados de Caballo Suárez por presuntamente haberle pagado un salario en negro a través del SOMU a la casera de su quinta familiar.

El Gobierno, por otro lado y haciéndose el distraído, parece ir “tendiéndole una alfombra al sindicalismo moderado”, o entreguista y dialoguista (lo hizo con Menem, con Néstor y con Cristina… ¿Por qué no lo haría hora?). Durante enero consiguió que, al menos, se abran las puertas de las sesiones ordinarias del Congreso para discutir la reforma laboral. “La condición sería dividirla en tópicos”. Eso fue lo que explicó uno de los miembros del triunvirato de la CGT, el “dialoguista y gordo” Héctor Daer.

Conferencia de prensa del Consejo Directivo de la CGT, donde anunciaron que adherirán a la marcha del 22/02.

Otra novedad fue incorporada por Nicolás Massot. El jefe del bloque del PRO en Diputados sostuvo que el megadecreto de Macri, que modificó 146 leyes que rigen el funcionamiento del Estado y que peca de inconstitucionalidad absoluta, “podría ser fragmentado” como la reforma laboral para incorporarlo como proyectos de ley en las sesiones ordinarias. Aquella determinación presidencial disparó la casi unánime resistencia de la oposición, de la cual el gremialismo no resultó ajeno. Podría interpretarse como un intento de acercamiento. También de una práctica estival del mandatario, desde que llegó al poder en el 2015, “con la cual no logró tener demasiada suerte”. En la mayoría de los casos debió buscar como solución algún atajo, o dar simplemente “marcha atrás”.

Otro punto crucial lo constituye la discusión de las paritarias que se avecinan. El Gobierno, en su discurso/relato, ha ido de más a menos. Habló primero de un acuerdo que no podría superar el 15% o 16%. Sin la implementación de la cláusula gatillo. Un recurso que le permitió evitar conflictos durante el 2017. Esa idea está ahora en revisión. También, la supuesta inflexibilidad del techo. Macri y Rogelio Frigerio, el ministro del Interior, vienen declarando ahora que las paritarias “serán libres”.

Esos matices parecen no interesarle a Moyano, ni a una importante mayoría de los gremialistas. El líder camionero recluta fuerzas para la marcha de protesta programada para el jueves 22. Movilización a Plaza de Mayo por el techo del 15% y el “ajuste del modelo de Cambiemos”, que se está haciendo sentir con despidos masivos en organismos vitales como Senasa, Inti, Conicet, planes sociales, etc. Tiene asegurada la colaboración de la CTA y de varios movimientos sociales. “También –y esto es muy importante- el guiño de alguno de los gobernadores peronistas desencantados”. El sanjuanino Sergio Uñac se desayunó que sólo en su provincia serán dados de baja 23 mil planes sociales por falta de contraprestación.

En un breve comunicado, desde la Federación de Camioneros hicieron saber temprano (1/02) que “el objeto de esta reunión es el apoyo de la CTA a la Federación Nacional de Trabajadores Camioneros en defensa del convenio colectivo de trabajo del sector y por la “preservación del empleo y mejoras salariales”. Si el movimiento se une detrás de este norte sin desviaciones seremos imparables. En la construcción de esta perspectiva estamos embarcados. No podemos dejar pasar esta reforma. Salgamos a defender nuestras conquistas, coordinemos la lucha y participemos de reuniones, y asambleas en cada unidad para informarnos y debatir las acciones a desarrollar”, anunciaron los gremialistas docentes antes del encuentro en la sede de Camioneros de la calle San José 1781.

Esta presentación será el inicio de una serie de encuentros que los Moyano tendrán con otros dirigentes gremiales, sociales y políticos para sumarlos a la marcha del 22/2. En la reunión, los referentes gremiales acordaron volver a reunirse el próximo miércoles en una cita que también incorporará a los movimientos sociales, la Corriente Federal de los Trabajadores liderada por Sergio Palazzo, las dos CTA y la Federación Agraria, entre otras organizaciones. Al respecto, Pablo Moyano auguró que la movilización “va a ser multitudinaria” y anticipó que en el plenario de la CGT se resolverá adherir a la convocatoria.

“Lo que se va a resolver en la CGT va a ser acompañar este reclamo no solamente de camioneros, sino de todas las actividades que están recibiendo suspensiones y despidos. Es un reclamo legítimo de los trabajadores. Es un mensaje para el Presidente de que con este modelo económico está dejando a miles de trabajadores excluidos”, sostuvo el dirigente sindical. También están en “agenda”, Pablo Micheli, de la CTA Autónoma. Tras la reunión con Baradel y Moyano, Pablo Moyano se verá con Néstor Escudero, uno de los delegados gremiales del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) que figura en los listados de los 255 cesanteados.

El Gobierno estaría atento al grado de participación que el kirchnerismo podría tener en la movilización. Los Moyano hablan con Máximo Kirchner. Pero también existe otra realidad: ¿dicha cercanía podría distanciar a los alcaldes peronistas del Conurbano? La tropa de Cristina Fernández fue la única que se ausentó de la cumbre del PJ de Buenos Aires que se realizó en Costa del Este, al lado del mar. Comandada por Gustavo Menéndez, intendente de Merlo y jefe partidario. Moyano envió a ese encuentro a su hijo Pablo lo que se da de narices con aquella presunción del distanciamiento de los caciques del conurbano. También concurrió el titular de Suteba, Roberto Baradel. El dirigente ya presume que las clases no se iniciarán en tiempo en Buenos Aires por la decisión del Gobierno de soslayar la paritaria nacional.

Macri no tiene previsto retroceder –aunque la historia de estos dos años y dos meses no lo acompañan (retrocedió con los nombramientos en la CSJN, con el DNU ómnibus reciente, con los topes paritarios, y con varias otras cuestiones) ante el desafío sindical de los sectores duros. Mucho ¿menos? si asoman ante la opinión pública apareados al kirchnerismo, y que sucedería si se aparean al peronismo de los gobernadores y los caciques del Conurbano. Especula con otra posibilidad: cuanto más se radicalice la protesta más probable es que el universo sindical quede ¿dividido?; lo intento Alfonsín, Menem, Néstor y Cristina y el resultado fue bochornoso ¿Por qué debería ser ahora diferente? Y más con una inflación no doblegada, salarios jaqueados, inversiones inexistentes, despidos masivos y una canasta alimentaria por las nubes.

Macri supone que la confrontación con Moyano, aún con los enormes riesgos que encierra, podría “beneficiarlo al final (?)”. Sobre todo por la cruzada de transparencia tardía y falsa con que intenta disimular el episodio de Triaca. El Presidente le respondió el lunes al líder camionero, que había ironizado sobre el padre de Macri. Ayer fue Peña quien replicó una carta de Moyano en la cual recordó el asunto de las escuchas ilegales y los Panamá Papers que en algún tiempo incomodaron al primer mandatario.

Macri aconsejó a Moyano que “no se ponga nervioso” y concurra ante la Justicia para aclarar la situación en torno a varias denuncias. Todas con un denominador común: las sospechas de lavado de dinero, incluso en la administración del club Independiente. Y Moyano le recordó las atrocidades de la Patria Contratista y de los desfalcos al Estado de la década de los ’80 y los ‘90. El Presidente aclaró a sus ministros que no tiene ningún problema personal con el sindicalista. Que el verdadero quid del momento político no se dilucidaría entre ellos. “Sólo entre el pasado y el futuro. La vieja y redituable fórmula que el Gobierno enarbola cada vez que está en apremios”.

El consejo directivo de la CGT decidió esta tarde adherir a la marcha convocada por el gremio de los camioneros para el próximo jueves 22 de febrero. La decisión la tomaron dos de los tres secretarios generales de la CGT, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, junto con una veintena de integrantes del consejo directivo de la central.

A la cita en Azopardo faltaron Héctor Daer, que completa el triunvirato que conduce la central y todos los representantes de “los gordos” (grandes gremios) y los autodenominados “independientes”. Consultado sobre si se podría producir el quiebre del triunvirato, Schmid dijo que “los compañeros que no estuvieron presentes seguramente darán sus explicaciones en los próximos días”.

“El Consejo Directivo va a acompañar a Camioneros”, anunció. Mauricio abrió la “Caja de Pandora” y ahora ¿Qué es lo que puede llegar a suceder? ¿Veremos otro Enero de 1984, o nuevamente un MTA combativo contra las privatizaciones como en 1995, o peor aún un 2009 o un 2013? Con lo que esto puede deparar en una Argentina con inflación imparable, sueldos miserables igual que las jubilaciones y pensiones, despidos masivos y sin sentido (o con el único sentido de desguazar el Estado para tercerizar funciones), sin inversiones y con endeudamiento astronómico.

¡Una catástrofe… o la disgregación!

Buenos Aires, 1° de febrero de 2018

Arq. José Marcelino García Rozado

Ex Subsecretario de Estado

1973/1976 y 1989/1993

Se el primero en comentar en "MACRI ABRIÓ LA “CAJA DE PANDORA” Y AHORA…"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*