EL PAPA FRANCISCO LES DIJO A LOS JEFES DE LA IGLESIA ARGENTINA QUE “NO ES EL MOMENTO OPORTUNO” PARA VENIR AL PAÍS. EL PAPA NO VENDRÍA A LA ARGENTINA AL MENOS HASTA 2020.

Lo reveló el presidente de la Conferencia Episcopal, monseñor Oscar Ojea, tras el encuentro en el Vaticano.  El Papa no vendría a la Argentina hasta por lo menos 2020, cuando en el sillón de Rivadavia estará sentado el presidente de la República elegido en las elecciones de octubre de 2019.

El Papa junto a la nueva cúpula del Episcopado. Foto Víctor Sokolowicz

Francisco se reunió el pasado 3 de febrero en el Vaticano con la nueva cúpula de la Conferencia Episcopal, encabezada por el obispo Oscar Ojea. Quedó claro que por ahora no está previsto el viaje.

El tema había quedado fuera de la “agenda abierta” del encuentro en el Vaticano entre Francisco y los cuatro obispos de la nueva cúpula de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) de esta mañana a las 11, que duró una media hora. El pontífice, según algunas fuentes, había conversado por separado con monseñor Oscar Ojea, presidente de la CEA y obispo de San Isidro, y algún otro episcopal del grupo.

Otra versión indica que Jorge Bergoglio reunió reservadamente a sus cuatro interlocutores en la casa de Santa Marta, el hotel interno donde aloja el pontífice, en un extenso diálogo sin testigos ni expectativas.

Esto ocurrió después de que los miembros de la cúpula concelebraron en la misa matutina que Francisco celebró en la capilla de Santa Marta. En esas conversaciones quedó claro que nada ha cambiado desde que el portavoz pontificio, Greg Burke, dijo hace unos meses que “no está previsto” un viaje de Papa a su patria en 2018.

Aunque una decisión imprevista de Jorge Bergoglio puede cambiar las cosas, cabe deducir que si la grieta-abismo entre los argentinos se mantiene en 2019, el clima de exasperación estará al orden del día en los diez meses de campaña y elecciones al rojo vivo de octubre.

Además de monseñor Ojea, en la audiencia que se desarrolló en un clima de gran cordialidad y afecto, participaron el vicepresidente de la CEA, cardenal arzobispo de Buenos Aires Mario Poli; el vice segundo y obispo de La Rioja, monseñor Marcelo Colombo, y el secretario general y obispo de Chascomús, monseñor Carlos Malfa.

El clima fue de hermetismo, tanto que no se difundió el comunicado que había previsto la Conferencia Episcopal. Escenario del diálogo fue la biblioteca privada del Papa en el Palacio Apostólico, reservado a las audiencias con personalidades de mayor nivel que recibe el pontífice.

“Nos dijo que este no es el momento oportuno”. Con esa frase, el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Ojea, confirmó que no está en los planes del Papa visitar la Argentina, al menos por este año. De esta forma, y con el horizonte de las elecciones presidenciales en 2019, se seguiría demorando el desembarco de Francisco en Argentina.

El comentario surgió de la reunión que este sábado mantuvieron en el Vaticano el Sumo Pontífice y la nueva cúpula de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA). “Le transmitimos el deseo del pueblo argentino de que el Santo Padre viaje. Pero nos dijo que este no es el momento oportuno”, reveló Ojea en declaraciones a la prensa tras el encuentro, y agregó: “Respetamos esta decisión y esperamos que venga en el momento justo para el país”.

Además de Ojea, participaron de la reunión el vicepresidente primero y arzobispo porteño, cardenal Mario Poli; el vicepresidente segundo y obispo de La Rioja, Marcelo Colombo; y el secretario general y obispo de Chascomús, Carlos Malfa. El cónclave se extendió por media hora y no hubo una invitación formal para visitar la Argentina. El escenario del diálogo fue la biblioteca privada del Papa en el Palacio Apostólico, reservado a las audiencias con personalidades de mayor nivel que recibe el pontífice, en la casa de Santa Marta.

En esas conversaciones quedó claro que nada ha cambiado desde que el portavoz pontificio, Greg Burke, dijo hace unos meses que “no está previsto”un viaje de Papa a su patria en 2018.

“Fue un encuentro fecundo. Hablamos de la necesidad de unidad en el episcopado en torno al magisterio del Papa. Francisco nos pidió que tengamos coraje en la forma de vivir el Evangelio y de iluminar la situación concreta del país”, informó el presidente de la CEA.

Hasta aquí la noticia pura y sencilla. Pero esto que aquí publicamos viene tomada de la mano de una serie de problemáticas no expresadas abiertamente por Francisco (padre Jorge Bergoglio). Según fuentes eclesiásticas los estudios de la Universidad de Avellaneda (Pcia de Bs As) La Argentina registró el mayor deterioro del poder adquisitivo de la región”.

Francisco recibió este sábado en audiencia a la nueva cúpula del Episcopado argentino. Foto Víctor Sokolowicz

Son más de una las consultoras que afirman que creció el malhumor social. Esta mañana, lo reflejó una encuesta a pedido del propio diario oficialista “El Cronista”, y lo justificó –¿cuándo no?- con la “inflación, ajuste de tarifas y suba del dólar”. Otra encuesta de la Universidad de Avellaneda refuerza lo demostrado afirmando que el deterioro del poder adquisitivo en la Argentina es el mayor de la región.

Argentina es el país de la región con mayor deterioro del poder adquisitivo del salario mínimo (acumula una caída de 6,1% en los últimos dos años), según un informe de la Universidad de Avellaneda (Undav).

El proceso de deterioro del poder adquisitivo en los últimos dos años tuvo su raíz en el incremento sostenido en el nivel de precios, con un desacople muy marcado respecto de la variación en los ingresos en el año 2017, sostiene el estudio.

En ese marco, señala que “la tenue recuperación de la crisis de 2016 aún no logra derramar en una mejora socioeconómica en la totalidad de actores económicos, en espacial la enorme porción de sectores de ingresos fijos”. No obstante, detalla que el año pasado, “el establecimiento de cláusulas gatillo en los principales convenios colectivos permitió frenar el proceso de deterioro, aunque la enorme porción de las ramas de actividad no han logrado recuperar la caída de salarios reales producida en 2016”.

Para la Undav, el correlato de la persistencia en una variación de precios por encima de la inflación no es más que el deterioro del poder adquisitivo de las familias.

En el informe se analiza la evolución de una canasta homogénea de productos de consumo básica, compuesta por 16 ítems a lo largo de los tres últimos años en siete países de Latinoamérica. Asimismo, los precios de los productos relevados se compararon con el salario mínimo de cada economía, a los fines de medir la variación en su poder adquisitivo.

Los números obtenidos muestran que sólo cuatro de los siete países verificaron un deterioro de poder adquisitivo en el período estudiado. En el detalle, tanto Argentina (-7,2%) como Brasil (-4,7%), Paraguay (-4,3%) y Perú (-2,9%) presentaron un descenso de la capacidad de compra del salario mínimo entre el período 2015 y 2016.

“Esto se vio parcialmente compensado en 2017 para la Argentina (+1,2%), Brasil (+1,4%) y Perú (+2%), aunque se mantuvo la trayectoria bajista para el caso paraguayo (-0,4%), además del agregado de Uruguay (-2,8%)”, agrega el estudio.

Y remarca que por otro lado, al comparar el salario mínimo en moneda dura, se encuentra un panorama similar. “Con una merma de medio punto porcentual (-0,5%) en dólares, nuestro país se encuentra en la segunda posición en terreno negativo, sólo por detrás de Brasil, cuyo ingreso mínimo en dólares sufrió un deterioro del 1,3%”, sostiene.

Asimismo también, ya hace agua la meta inflacionaria: Canasta básica +26,58% en enero.

Aquí publicamos un informe de la consultora Economía & Regiones que advirtió que “si la política monetaria no cambia, lo más probable es que la inflación de este año sea similar a la inflación del año pasado; o inclusive puede subir un poco”. Siguiendo esa línea, el Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCi) reveló en su último trabajo que en enero pasado “los precios de la canasta básica de las familias aumentaron un 26,58%” interanual. Si en enero 2017 una familia de dos adultos y dos niños pequeños del conurbano bonaerense precisaba para cubrir sus gastos indispensables de la Canasta Básica Total (CBT), $12.314,77, doce meses después requiere $15.588,39.

El viernes pasado (2/2) en el último informe de la consultora Economía & Regiones, que advirtió sobre la dificultad de que el Gobierno nacional cumpla con la meta inflacionaria del 15% para 2018, una estimación con la que coinciden la mayoría de los economistas. “Si pensamos que, si la política monetaria no cambia, lo más probable es que la inflación de este año sea similar a la inflación del año pasado; o inclusive puede subir un poco”, dijo E&R. Una primera comprobación de esa aseveración parece haber realizado el Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCi) con los datos de la canasta básica de enero, en comparación con el mismo mes de 2017. Según el estudio, “los precios de la canasta básica de las familias aumentaron un 26,58%” en los últimos doce meses. Si en enero 2017 una familia de dos adultos y dos niños pequeños del conurbano bonaerense precisaba para cubrir sus gastos indispensables de la Canasta Básica Total (CBT) $12.314,77, doce meses después requiere de $15.588,39.

Desmenuzando la canasta, ISEPCi detectó que los aumentos en lácteos, productos de verdulería, tarifas de gas, electricidad y combustibles continúan motorizando la inflación.

En enero 2017 una familia de dos adultos y dos niños pequeños del conurbano bonaerense precisaba para cubrir sus gastos indispensables de la Canasta Básica Total, $12.314,77, doce meses después requiere $15.588,39.

“En enero de 2017 una familia de dos adultos y dos niños pequeños del conurbano bonaerense, precisaba para cubrir sus gastos indispensables de la Canasta Básica Total (CBT),  $12.314,77. Doce meses después la misma familia requiere para solventar los mismos gastos, $15.588,39, o sea un 26,58% más.  Para cubrir sus alimentos básicos (CBA) un año atrás necesitaba $5109,86,  y ahora necesita $6210,51 (+21,54%). Esto se desprende del relevamiento mensual que desde el Índice Barrial de Precios IBP) se realiza  en 420 comercios de 20 distritos del conurbano bonaerense”, resumió el trabajo.

Y advirtió: “En los alimentos, entre los productos que más aumentaron continúan estando muy por encima del promedio general algunos que son indispensables en las dietas básicas, como las frutas, verduras y lácteos”.

Así, desde enero del año anterior el tomate se incrementó un 80%, las naranjas 66%, mandarinas 60%, papas 50%, quesos y yogures 33%, leche fluida 30%, carne picada 28%”, agregó.

Sin embargo, según el Instituto, “los incrementos más importantes se vienen dando en la Canasta Básica Total (CBT).  Los ininterrumpidos aumentos en las  tarifas, naftas y servicios de telefonía –entre otros- van dejando su marca ascendente en los gastos de las familias. Según el INDEC, a lo largo de 2017, el rubro,  Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles  subió un 54,7%, Comunicación +34%,  Educación +29,7%, Salud +27,2%”.

Se entiende ahora parte del pensamiento del Padre Jorge Bergoglio sobre la problemática socioeconómica del pueblo argentino, ese mismo pueblo que sigue sin entender el porqué de la ausencia del Papa Francisco en nuestro país. Y esto queda mucho más que claro si observamos como el mismo ha visitado Brasil, Paraguay, Chile, Perú, Colombia y siempre pidiendo por los más desposeídos del continente donde se dan las mayores diferencias entre pobres y ricos; y donde en muchos casos como es el de Argentina las autoridades no hacen nada, o hacen muy poco, por salvar estas diferencias tan injustas y tan problemáticas a nivel social.

El problema “no es político, ni siquiera es religioso; el problema que Bergoglio apunta es economicosocial y está fundamentado en el aumento de la pobreza en estos dos últimos años” tal lo que demuestran los estudios de las consultoras y las universidades, (y aquí no se muestra el trabajo sobre pobreza e indigencia de la UCA) que muestran una realidad incontrastable por mucho que les duela al Gobierno y a los trolls que responden agrandando la grieta ya de por sí muy importante del país.

 

Buenos Aires, 7 de febrero de 2018

Arq. José Marcelino García Rozado

Ex Subsecretario de Estado

1973/1976 y 1989/1993

 

Se el primero en comentar en "EL PAPA FRANCISCO LES DIJO A LOS JEFES DE LA IGLESIA ARGENTINA QUE “NO ES EL MOMENTO OPORTUNO” PARA VENIR AL PAÍS. EL PAPA NO VENDRÍA A LA ARGENTINA AL MENOS HASTA 2020."

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*