HACE 75 AÑOS SE PRODUJO LA INFLEXIÓN DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL CON LA DERROTA NAZI EN STALINGRADO

El 2 de febrero de 1943, 75 años atrás, la Segunda Guerra Mundial (SGM) registró el giro definitivo para la hasta entonces marcha triunfal de las tropas nazis que se habían expandido por la casi totalidad de Europa continental, con la excepción de unos pocos países neutrales como España, y avanzaban decididamente hacia el Oriente sobre el territorio de la entonces Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS).
Ese día las tropas soviéticas terminaron con el expansionismo del Tercer Reich alemán al lograr su rendición tras infligirle al Sexto Ejército de ese país, comandado por el mariscal Friedrich Wilhelm Ernst von Paulus, una durísima derrota al cabo de una batalla que se iniciara el 23 de agosto de 1942 cuando las fuerzas invasoras se lazaron a ocupar la entonces ciudad de Stalingrado, hoy denominada Volgogrado.
Von Paulus, ya sin fuerzas, debió rendirse ante el Ejército Rojo de los soviéticos, a pesar de las estrictas órdenes en sentido contrario por parte del jefe del estado nazi, Adolf Hitler, quién siguiendo las sugerencias del geopolítico Karl Haushofer, se había propuesto hacer de la ex URSS y los países eslavos de Europa Oriental una gran colonia donde expandir la raza aria, obviando que la misma es originaria de Bactriana, en Afganistán.
La batalla de Stalingrado, ciudad que tenía como epónimo al presidente del Consejo de Ministros de la URSS, el georgiano Iósif Vissariónovich Dzhugashvili (Stalin), fue la más sangrienta a lo largo de los seis años de la SGM y de la historia humana, ya que al cabo de los 164 días de su duración fallecieron alrededor de dos millones de personas entre los soldados de ambas partes y una enorme cantidad de pobladores civiles soviéticos.
El 22 de junio de 1941, rompiendo el pacto de no agresión entre ambos países firmado poco antes, partición de Polonia mediante, Hitler puso en marcha la “Operación Barbarroja” enviando a la Wehrmacht, denominación de las fuerzas armadas alemanas, a ocupar el territorio de la URSS cuando en el frente occidental solamente tenía la resistencia del insular Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte.
Las tropas alemanas rápidamente avanzaron sobre el territorio soviético y pusieron sitio a las ciudades de Leningrado (hoy San Petersburgo), Moscú y Sebastopol pero, dentro de esos avances no concretados con las ocupaciones de las mismas, se decidió apoderarse de los pozos petroleros del Cáucaso, aún la principal fortaleza económica de la actual Rusia, y en ese marco se decidió la “Operación Azul” contra Stalingrado.
El ataque alemán, al que acompañaron algunas fuerzas aliadas como las del fascismo italiano, se inició con un durísimo ataque de la Luffwafee, la fuerza aérea, que destruyó una gran parte de la ciudad, mientras las tropas de tierra se encontraron con una enorme resistencia que se dio en llamar Rattenkrieg, “la guerra de las ratas”, ya que la lucha se daba casa por casa, lo que hizo más dura y sangrienta la confrontación.
Las tropas dirigidas por von Paulus llegaron a ocupar la zona de la ciudad situada al este del río Volga pero los defensores se atrincheraron en la parte del lado oeste y en noviembre, a unos tres meses del ataque, una inesperada contraofensiva soviética logró encerrar a los alemanes dentro de la zona en su poder pero éstos, ante la orden de Hitler, no intentaron romper el cerco para huir sino que pretendieron seguir con su avance.
Unos 250.000 soldados alemanes, sufriendo todo tipo de calamidades, se mantuvieron resistiendo otros tres meses, hasta que von Paulus, quién en 1952 se radicó hasta su muerte en la ex República Democrática de Alemania, optó por la rendición por lo cual recibió de Hitler la sugerencia de suicidarse ante lo cual respondió: “No tengo intenciones de dispararme por este cabo bohemio” (Hitler era cabo del ejército y nacido en Bohemia).
A pesar de la rendición unos 11.000 soldados alemanes trataron de resistir pero fueron masacrados mientras que el resto, tomados prisioneros, fueron trasladados a diferentes campos de concentración bajo condiciones extremadamente rigurosas por lo que al final de la guerra solo sobrevivieron alrededor de 6.000, mientras tropas de apoyo italianas estacionadas fuera de la ciudad se dieron a la fuga.
Desde entonces, y ante nuevas derrotas en la URSS, en la misma Alemania se fue desarrollando una resistencia al régimen nazi, en particular en las propias fuerzas armadas, lo que dio lugar a que se fueran generando intenciones de derrocar a Hitler y ofrecer la paz<a los aliados, algo que alcanzó su máxima expresión con el fallido intento de golpe de estado y asesinato impulsado el 20 de julio de 1944 por la “Operación Valquiria”.
Así, la ocupación de la URSS, de la que participaron tres millones de soldados alemanes y 950.000 de países aliados, concluyó con sus avances exitosos al estrellarse en Stalingrado, la desde entonces “Ciudad Heroica”, que recibiera versos de gloria del poeta chileno Pablo Neruda (uno durante la resistencia y otro tras la victoria), que se convirtiera en el punto de partida del ocaso del III Reich hasta su rendición final el 4 de mayo de 1945.

Por Fernando Del Corro

Se el primero en comentar en "HACE 75 AÑOS SE PRODUJO LA INFLEXIÓN DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL CON LA DERROTA NAZI EN STALINGRADO"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*