ARGEMIRO, EL CURA GUERRILLERO QUE NO TIENE CUERPO

Jorge Camilo Torres Restrepo fue un sacerdote católico colombiano, pionero de la Teología de la Liberación, cofundador de la primera facultad de Sociología de América Latina en la Universidad Nacional de Colombia y miembro del grupo guerrillero Ejército de Liberación Nacional (el ELN ha tenido su bastión fundamental entre sacerdotes católicos con afinidad socialista, tal es el caso de Manuel Pérez Martínez “el Cura”, comandante del grupo insurgente desde los ’70, hasta su muerte por hepatitis en 1998). Son 52 años de la muerte de Camilo Torres.

Camilo Torres cuando aún era un sacerdote católico.

¿Cómo fue que el sacerdote católico y sociólogo pionero de esa ciencia social en Latinoamérica, Jorge Camilo Torres Restrepo, terminó muriendo en un enfrentamiento militar como soldado, tarea para la que casi no había recibido entrenamiento?

Buscando semihéroes de la guerrilla latinoamericana, Camilo resulta un icono apenas por debajo de Ernesto Guevara, “el Che”. La irresponsabilidad los llevó a ambos a la muerte prematura. ¿Decidieron canjear la vida por el mito?

Torres nació en Bogotá, el 03/02/1929 en Bogotá, en el hogar de Calixto Torres Umaña e Isabel Restrepo.

Junto a su hermano Fernando, recibieron una educación cuidada y crecieron integrados al círculo social más importante de la ciudad “cachaca”.

Él fue ordenado sacerdote en 1954 y viajó a Bélgica a estudiar Sociología en la Universidad de Lovaina, donde entró en contacto con la Democracia Cristiana, el movimiento sindical cristiano, y más tarde los grupos de resistencia argelina en París.

En Torres ocurrió una politización intensa, y también un descubrimiento de la causa de los humildes.

¿Comenzó por entonces su interés en encontrar una síntesis entre marxismo y cristianismo?

Cruz de Luz (Camilo Torres), por Victor Jara

VIDEO : https://youtu.be/_rllf7Df10o

Cada vez más lejos de la teología tradicional, Camilo fundó con un grupo de universitarios colombianos el ECISE (Equipo Colombiano de Investigación Socioeconómica).

Fue licenciado en Sociología en 1958. De regreso en Colombia, en 1959 fue capellán de la Universidad Nacional. En 1960 fundó la 1ra. Facultad de Sociología en Latinoamérica.

Días importantes para la Iglesia Católica Apostolica Romana: el Concilio Vaticano II, convocado por el papa Juan XXIII, el 25/01/1959, comenzó a sesionar en el otoño boreal de 1962. Luego llegó el papa Pablo VI, quien logró concluir el Concilio en 1965.

De acuerdo al cardenal Gerhard Ludwig Müller, exprefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, la Teología de la Liberación comenzó en el Concilio Vaticano II, con la constitución pastoral Gaudium et Spes (1965), “que contiene una nueva definición de las relaciones entre la Iglesia y el mundo. la Teología de la Liberación era una gran aplicación de este documento de la Iglesia a la situación de Amé rica Latina”.

Pero a comienzos de la década de 1960 surge, desde Brasil, el movimiento de Comunidades Eclesiales de Base (CEBs), en especial en la Iglesia Católica pero también en la Metodista, la Luterana y la Presbiteriana, con un fuerte carácter popular, con amplia presencia en las áreas más desfavorecidas económicamente y las favelas.

Las CEBs vincularon el compromiso cristiano con la opción por los pobres, la lucha por la justicia social y participaron en la vida política asociadas a movimientos sociales y partidos políticos. Uno de los principales teóricos del movimiento es el ex sacerdote brasileño Leonardo Boff.

Sin saberlo, Torres estuvo en el inicio de ese movimiento. En 1961, el discurso político de Camilo le provocó conflictos importantes con la jerarquía eclesiástica y debió retirarse de la capellanía de la Universidad y pasó a u na parroquia.

A mediados de 1964, Colombia comenzó a arder en la guerra civil entre el Estado y grupos guerrilleros. En 1965 subió a escena el ELN (Ejército de Liberación Nacional), grupo insurgente inspirado por la revolución cubana con centro operativo en San Vicente de Chucurí, departamento de Santander.

En tanto, Camilo, decidido ya a impulsar una acción política, lanzó en Medellín la plataforma de un movimiento que debería unificar los distintos grupos populares y revolucionarios: el “Frente Unido del Pueblo”, que creció rápidamente.

Torres buscó agrupar a toda la oposición de la época pero el Frente careció de plataforma política concreta.

Torres era voluntarista antes que programático. Él decía: “La Revolución es la forma de lograr que un gobierno le dé de comer al hambriento, vista al desnudo, enseñe al que no sabe, cumpla co n las obras de caridad, de amor al prójimo, no solamente en forma ocasional y transitoria, no solamente para unos pocos, sino para la mayoría de nuestros prójimos. Por eso la Revolución no solamente es permitida sino obligatoria para los cristianos que vean en ella la única manera eficaz y amplia de realizar el amor para todos”.

Torres entró en contacto con Fabio Vásquez Castaño, uno de los fundadores del ELN, y quien lo lideró -de forma brutal- hasta 1973, cuando fue destituido de su cargo; y el ELN quedó casi desmantelado hasta 1983, cuando el sacerdote español Manuel Pérez asumió el mando y lo reorganizó.

El 17/03/1965, el ELN publicó su “Plataforma para un Movimiento de Unidad Popular”; el 03/07/1965 Camilo Torres se reunió con Fabio Vásquez en las montañas de Chucurí, y comenzaron una agenda de trabajo conjunto. Hay una correspondencia intensa entre Camilo, alias ‘Alfredo Castro’, y Fabio, alias ‘Helio’.

Camilo Torres se retiró del Frente Unido, que dejó en manos de José Manuel Martínez Quiroz, quien terminó ingresando al ELN como ‘comandante Abraham’ y fue detenido en Bogotá.

Camilo fue incorporado al frente José Antonio Galán el 19/10/1965 con el alias de ‘Argemiro’, y el 07/01/1966 publicó su “Proclama a los colombianos” (con una foto suya junto a Fabio y Víctor Medina, recibiendo críticas del Partido Comunista Colombiano y la Democracia Cristiana).

El ingreso de ‘Camilo’ fue una gran herramienta de marketing político del ELN, y motivó a muchos otros católicos a tomar las armas, creyendo que la única opción era combatir desde la fuerza.

Pero, objetivamente, fue toda una locura lo de Torres porque su entrenamiento militar era menos que precario. Apenas recibió algunas nociones del comandante Nicolás Rodríguez, alias “Gabino”, y aceptó una exposición casi suicida para un recurso de tan alto valor estratégico: 4 meses después de su ingreso ya estaba muerto.

Torres murió el 15/02/1966 en Patio Cemento (cerca de San Vicente de Chucurí, Santander) junto a otros 5 ‘elenos’, enfrentando a la V Brigada del ejército colombiano, que en el enfrentamiento perdió a 4 soldados.

Las tropas de la V Brigada eran dirigidas por el entonces coronel Álvaro Valencia Tovar, a quien había salvado de morir el padre de Camilo, cuando de niño se encontraba agonizando a causa de una fiebre por tifoidea, al borde de una meningitis.

Y Valencia Tovar ha bía generado una estrecha amistad con el sacerdote, ambos miembros de la alta sociedad bogotana.

Todavía faltaban un par de años para la decisiva II Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, realizado en Medellín del 26/08/1968 al 08/09/1968, donde se redactó el ‘Documento Medellín’.

Por entonces nacía la Teología de la Liberación, impulsada por el educador y expastor presbiteriano brasileño Rubem Alves y el sacerdote católico peruano Gustavo Gutiérrez Merino.

Tal como dice el teólogo argentino Juan Carlos Scannone, “lo común a todas las distintas ramas o corrientes de la teología de la liberación es que teologiza a partir de la opción preferencial por los pobres y usa para pensar la realidad social e histórica de los pobres, no solamente la mediación de la filosofía, como siempre utilizó la teología, sino también las ciencias humanas y sociales”.

Pero de esto se enteraría el argentino padre Carlos Francisco Sergio Mugica Echagüe, antes de morir asesinado en 1974.

Antes, Torres muerto logró escalar a mito. Su cuerpo fue oculto por Valencia Tovar durante 41 años en un mausoleo militar. El propósito de desaparecer el cuerpo, tal como sucedió con ‘el Che’ en Bolivia (o Eva Duarte de Perón en la Argentina), fue impedir un lugar de culto o crear un foco de rebelión.

En 2018 el ELN todavía sigue en armas. Mantiene control sobre los departamentos Arauca, Antioquia, Cauca, Norte de Santander, Nariño y Chocó.

En enero de 2016 el presidente colombiano Juan Manuel Santos ordenó la búsqueda de los restos del sacerdote Camilo porque el mandatario manifestó que la entrega del cuerpo sería un “gesto simbólico” en el inicio de un eventual proceso de paz con el ELN.

Sin embargo, los restos encontrados en las operaciones de exhumación en el cementerio municipal de Bucaramanga, tras ser cotejados con los de Isabel Restrepo, madre del sacerdote, no pertenecían a Camilo Torres. Todo es un enigma. La verdad del asunto ya se la llevó a la tumba Valencia Tovar.

 

Se el primero en comentar en "ARGEMIRO, EL CURA GUERRILLERO QUE NO TIENE CUERPO"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*