¡OTRA ESTAFA A LOS JUBILADOS! EL GOBIERNO RESTRINGE LAS PENSIONES PARA MAYORES DE 65 AÑOS

Por la nueva fórmula de ajuste, conviene jubilarse en marzo antes que en febrero.

Mediante un decreto y un año y medio después de aprobada la ley, imponen condiciones más rígidas para acceder al beneficio. Es porque la fórmula de ajuste dará un aumento mayor a partir del tercer mes del año.

El Gobierno puso más restricciones para cobrar la pensión universal para adultos mayores.

A través de un decreto reglamentario, el Gobierno modificó dos artículos clave de la ley de la Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM), el beneficio al que tienen derecho los que tienen 65 años o más y no se jubilaron o no tienen los 30 años de aportes para jubilarse.

La reglamentación restringe de manera importante el alcance de este beneficio para aquellos que opten por seguir trabajando por encima de los 65 años de edad. Y los cambios se hacen un año y medio después de la aprobación de la ley que estableció la PUAM, en julio de 2016.

Por un lado, el decreto establece que es incompatible o no tienen derecho a cobrar el beneficio de la PUAM -equivalente al 80% del haber mínimo- quienes pueden jubilarse, en el orden nacional, provincial o municipal porque tienen los años de aportes y la edad requeridos.

Clarín había advertido que la ley Previsional de Macri dice que el derecho a cobrar la PUAM es incompatible con estar jubilado. Pero no dice que sea incompatible con las personas que reúnen los requisitos mínimos para jubilarse –65 años de edad y 30 años de aportes– y siguen trabajando. En consecuencia, al no especificar esa incompatibilidad, quienes tienen 65 o más años y 30 o más años de aportes, si siguen trabajando, por ejemplo hasta los 70, podrían cobrar el sueldo y la PUAM. Luego, cuando se jubilan, dejan de cobrar la PUAM y pasan a cobrar la jubilación.

Ahora esto fue modificado: si la persona reúne los dos requisitos para jubilarse: 65 años y 30 años de aporte, no puede solicitar la PUAM. Puede jubilarse o seguir trabajando, pero sin derecho a la PUAM.

Por el otro, el decreto especifica que quienes cobran la PUAM y siguen trabajando para completar los 30 años de aportes o sumar más años de aportes, los años aportados mientras estuvo cobrando la PUAM se tomarán en cuenta “exclusivamente” para computar los años de servicios pero no para el cálculo del haber. Es decir, cuando soliciten la jubilación, si estuvo cobrando la PUAM, los años de aportes adicionales de trabajo no le dan derecho al trabajador a acrecentar su haber jubilatorio a razón del 1,5% del sueldo promedio actualizado de los últimos 10 años cada año aportado, como especifica la ley nacional de jubilaciones.

De acuerdo a la legislación previsional nacional, el haber inicial del nuevo jubilado se calcula por los años aportados (30 o más años) y según el sueldo promedio actualizado de los últimos 10 años anteriores al cese laboral. En este caso, se toman los años aportados y el sueldo promedio actualizado al momento de obtener la PUAM (65 años), y no al momento de jubilarse (por ejemplo, a los 70 años).

La abogada Elsa Rodriguez Romero le dijo a Clarín que el decreto marca “un exceso reglamentario porque va más allá de la letra y el espíritu de la ley“, mientras el especialista Guillermo Jáuregui sostiene, además, “que el propósito de los cambios es desalentar el alcance de la PUAM a los trabajadores que siguen trabajando para acceder o mejorar su futura jubilación”.

Aunque tengan el mismo sueldo y años de aportes, quienes se jubilen en febrero tendrán en marzo un haber jubilatorio menor que quienes se jubilen en marzo.

Esto se debe a que en base a la nueva ley previsional, en marzo las jubilaciones aumentan el 5,71%, mientras los sueldos que se toman como referencia para el cálculo del haber inicial de los que se jubilan a partir del 1 de marzo se ajustan el 7,1%.

Esta dicotomía, que rompe el principio de igualdad previsional, se debe a que las jubilaciones se ajustan 70% por inflación y 30% por el Ripte, (indice de salarios formales) mientras los sueldos se actualizan exclusivamente por el Ripte.

Antes de la nueva ley previsional, tanto las jubilaciones como los sueldos de referencia se ajustaban con la misma movilidad. Así, si se hubiera mantenido al anterior fórmula de movilidad, tanto las jubilaciones como los sueldos se hubieran actualizado con el mismo porcentaje, el 14,5%.

El especialista Guillermo Jáuregui señala que ese error técnico “crea una dicotomía incorrecta, ya que para dar los aumentos trimestrales se utilizará el Índice mixto IPC/RIPTE y para actualizar las remuneraciones históricas sólo el RIPTE, con lo cual dos compañeros de trabajo que se jubilen en distintas fechas pero con las mismas remuneraciones tendrán haberes jubilatorios distintos”.

Esa dicotomía se repetirá cada tres meses por los ajustes trimestrales y en cada oportunidad, en base a los porcentajes que se aprueben, convendrá jubilarse o postergar el momento de la jubilación.

Debate caliente. La reforma previsional se aprobó a fines de diciembre.

La abogada Elsa Rodríguez Romero, especialista en Seguridad Social, sostiene que “la ley 27426 al modificar por un lado la fórmula de movilidad y por el otro la mecánica de actualización de las remuneraciones, divorciando ambos cálculos, genera una distorsión inaceptable que, lejos de disminuir la litigiosidad, la está incentivando”. Y agrega que “a la vista de las últimas reformas, no puede más que concluirse que no se está teniendo calidad técnica, ni en la diagramación de las normas provisionales, por parte del Poder Ejecutivo, ni en su análisis, por parte del Legislador”.

 

Ismael Bermúdez – Clarin

8 de Febrero de 2018

 

Se el primero en comentar en "¡OTRA ESTAFA A LOS JUBILADOS! EL GOBIERNO RESTRINGE LAS PENSIONES PARA MAYORES DE 65 AÑOS"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*