JAMES LEPPER

Primitivo local del Hospital Británico situado en la calle Independencia Nº 15, donde actuó James Lepper (1785-1851)

Nació en Ulster, condado de Tyrone (Irlanda), en 1785. Es probable que haya estudiado en Oxford, y tras una intensa práctica en las más famosas clínicas europeas se recibió de doctor en medicina. Inició su carrera en la marina real británica como médico cirujano, en 1807. Le tocó actuar en la campaña peninsular contra Napoleón Bonaparte. Después de Waterloo debió vigilar la salud de aquél.

En 1815, se hallaba destacado en la fragata “Eurotas”, fondeada en la rada de Plymouth, próximo al “Bellerophon”, navío inglés donde Napoleón estuvo prisionero, en vísperas de zarpar para Santa Elena. Diariamente era visitado por Lepper, con quien simpatizó, ofreciéndole una plaza vacante, que no aceptó. Napoleón, sin embargo, le agradeció sus atenciones en una carta que Lepper conservó con orgullo durante muchos años.

Llegó a Buenos Aires, a principios de 1822, como agregado a la misión británica, cobrando medio sueldo de la marina por no estar embarcado, hasta declinarlo en 1838. Revalidó su título, ante el Tribunal de Medicina, integró la Academia, y comenzó a ejercer la profesión en 1823. El 28 de junio de ese año, el académico Lepper presentó una Memoria sobre el uso del baño ácido nítrico-muriático en las afecciones hepáticas.

En 1824, se le nombró médico de la Sección Sud que comprendía las comisarías de Policías, donde prestó servicios gratuitos. Desde 1834, Lepper volvió a la función pública, integrando la comisión administradora de los Hospitales, que en un comienzo fue llamada Sociedad Filantrópica.

En 1837, Juan Manuel de Rosas lo mandó a Santa Fe, para que atendiera al general Estanislao López, adonde fue acompañado por su familia. Después de revisar al enfermo de tisis decidió llevarlo a Buenos Aires para su curación. El 15 de enero, arribo a esta ciudad, custodiado desde la calle Federación (hoy Rivadavia) hasta el Fuerte por 1.500 hombres de la guarnición.

López regresó a Santa Fe, nuevamente acompañado por Lepper, bajo la custodia de Ciriaco Cuitiño. La mejoría no se hizo notar, y tiempo después López murió. El gobernador de Buenos Aires por intermedio del oficial mayor Garrigós, le pidió la cuenta de los honorarios, pero Lepper contestó que en atención a la jerarquía del paciente, no la presentaría. Enterado Rosas, y consciente del valor personal de los servicios del médico irlandés, resolvió obsequiarle una casa con altos en la esquina de Potosí (hoy Alsina) y Defensa, que aquél no aceptó.

Fue miembro de la Comisión del Hospital General de Mujeres, y renunció el 22 de enero de 1841. Actuó intensamente en el Hospital Inglés tanto en su primitivo local de Independencia Nº 15 (hoy solar de “El Viejo Almacén”), como en su segunda ubicación en Uruguay 222. También colaboró en la obra de asistencia de enfermos del padre Antonio Fahy, que después pasó a ser el Hospital Irlandés.

La actuación de Lepper en la función pública y en los hospitales de Buenos Aires, ha sido considerable, pero mucho más lo fue en la atención de enfermos, en la que descolló como primera figura por espacio de muchos años.

Fue médico de la sociedad y particularmente de la colectividad británica. Amigo personal de Juan Manuel de Rosas, actuó como médico de cabecera asistiéndolo de litiasis vesical, y extrayéndole varios cálculos de la uretra, práctica que le fue realizada con instrumentos y sin anestesia, el 6 de julio d 1844. Sometido a tratamiento, mejoró lentamente con leves recaídas, bajo el cuidado del doctor Lepper. Le mereció mucha confianza por su competencia profesional. De acuerdo a los documentos epistolares, Lepper escuchaba los “largos monólogos apasionados de Rosas” a altas horas de la noche, lo que hace suponer a autores como Osvaldo Loudet, que conocía con anticipación muchas intenciones de Rosas.

Falleció en Buenos Aires, el 3 de febrero de 1851. Sus restos fueron inhumados en el cementerio protestante de la calle Victoria. Rosas no asistió al sepelio, pero envió una representación suya, al edecán, y a Máximo Terrero. El “British Packet” publicó la noticia de su muerte con un breve comentario, no así “La Gaceta Mercantil”. Era de fisonomía seria, grave, seco y de porte aristocrático.

Fuente
Cutolo, Vicente Osvaldo – Nuevo Diccionario Biográfico Argentino – Buenos Aires (1975).
Efemérides – Patricios de Vuelta de Obligado
McLean, Leonardo – Relaciones Históricas de la medicina de Argentina y Gran Bretaña. Buenos Aires (2008)
Portal www.revisionistas.com.ar

Se permite la reproducción citando la fuente: www.revisionistas.com.ar

Se el primero en comentar en "JAMES LEPPER"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*