UN DÍA PAR RECORDAR QUE EL CONFLICTO AUSTRAL NO HA TERMINADO. 114 AÑOS EN LA ANTÁRTIDA.

La presencia argentina en la Antártida tiene más de un siglo. El 22/02/1904, Hugo Alberto Acuña, empleado del estatal correo y telégrafo, fue el encargado de izar la bandera blanquiceleste en la base pionera, Orcadas. El Reino Unido llegaria 36 años después. Pero su presencia en islas Malvinas/Fakland renovó su interés por proyectarse hacia el Sur. El conflicto más profundo en el Atlántico Austral sigue en la Antártida y la Argentina puede perderlo porque hay escasa conciencia popular y de los gobiernos del problema y faltan recursos asignados a esa tarea.

Típico paisaje antártico.

El navegante español Gabriel de Castilla zarpó de Valparaíso (por entonces Virreynato del Perú) en marzo de 1603 al mando de 3 naves en una expedición encomendada por su primo hermano, el virrey, Luis de Velasco y Castilla, para reprimir las incursiones de corsarios holandeses, y la expedición alcanzó los 64° de latitud sur.

El 30/04/1606, Pedro Fernández de Quirós tomó posesión de todas las tierras del sur hasta el Polo para la corona de España en la isla Espíritu Santo, en Vanuatu (la llamó Austrialia del Espíritu Santo porque la imaginó parte de Terra Australis Incognita).

Un documento holandés de 1622 afirma que a los 64ºS hay tierra “muy alta y montañosa, cubierta de nieve”, que más adelante serían bautizadas Shetland del Sur. ¿Fue Dirk Gerritsz quien avistó ese territorio?

La primera tierra descubierta en forma confirmada al sur del paralelo 60° S fue por el inglés William Smith a bordo del bergantín mercantil Williams, mientras navegaba desde Buenos Aires a Valparaíso, desviado de su ruta al sur del cabo de Hornos, el 19/02/1819 avistó el nordeste (punta Williams) de la isla Livingston.

En 1815 el comodoro Guillermo Brown, emprendió una campaña para hostigar a la flota española en el océano Pacífico, y se dirigió al cabo de Hornos con los navíos Hércules y Trinidad. Pero los vientos los llevaron hasta el paralelo 65º: por ese motivo se llama Tierra de la Trinidad a la parte más septentrional de la península Antártica.

El 25/08/1818 el gobierno de las Provincias Unidas del Río de la Plata otorgó las primeras concesiones para la caza de focas y pingüinos a Juan Pedro de Aguirre, quien operaba con los buques Pescadora Director y San Juan Nepomuceno.

El 10/06/1829 el gobierno de la provincia de Buenos Aires dictó el decreto de creación de la Comandancia Político Militar de las Islas Malvinas incluyendo a las islas adyacentes al cabo de Hornos, lo que interpreta la Argentina una inclusión de las islas antárticas.

El 10/10/1900 el gobierno argentino decidió incorporarse a la Expedición Antártica Internacional, pero el viaje argentino no se realizó y sólo ofreció colaboración a la expedición sueca, al mando del científico Otto Nordenskjöld, a cambio de incorporar a un marino argentino a su expedición y entregarle los datos científicos y las colecciones zoológicas que se recogieran.

La presencia argentina en la Antártida la decidió Julio Argentino Roca: sus 2 mandatos presidenciales priorizaron la ocupación del territorio nacional.

Sin embargo en la segunda Presidencia completó la presencia en Tierra del Fuego e islas del Atlántico Sur, y exigió a la Armada un rol activo en el rescate y auxilio de las expediciones europeas que habían quedado aisladas y en peligro.

Estación científica en verano.

En el Censo 2010, la Base Antártica Orcadas, fundada el 01/04/1903 y transferida a la Argentina el 22/02/1904, contaba con una población de 17 personas en invierno que subìan a 25 en verano. Orcadas es una estación científica ubicada en la isla Laurie del archipiélago Orcadas del Sur.

El 02/01/1904, la Argentina adquirió esa estación meteorológica, instalada por William Speirs Bruce, en la isla Laurie, donde había 6 investigadores argentinos. La bandera fue izada por Hugo Alberto Acuña el 22/02/1904.

Antártida Documental 2018
VIDEO : https://youtu.be/4LGa2u-JiUQ

La Antártida a pie
VIDEO : https://youtu.be/3tO0DyhpKUM

La corbeta argentina ARA Uruguay volvió a las Orcadas del Sur en 1905 y se dirigiò a la isla Decepción y luego a la isla Wiencke en busca del francés Jean-Baptiste Charcot, cuya expedición se creía perdida.

En agradecimiento, Charcot bautizó a un grupo insular como islas Argentina. Una de ellas fue bautizada isla Galíndez en homenaje al capitán de la corbeta, Ismael Galíndez, y otra fue llamada isla Uruguay, en homenaje a la corbeta.

El gobierno argentino decidió sumar 2 observatorios meteorológicos, en la isla Georgia del Sur y en la isla Wandel.

En junio de 1905 el transporte Guardia Nacional al mando del teniente de Alfredo Lamas levantó el observatorio de las Georgias del Sur en la bahía Cumberland, rebautizada bahía Guardia Nacional.

El 23/03/1946 comenzó a debatirse una política antártica a gran escala.​

El continente blanco tiene bellos paisajes.

Base argentina en la Antártida.

El Destacamento Naval Orcadas, desde los años ’90 Base Antártica Orcadas, se encuentra a 1.501 km al sudeste de la ciudad de Ushuaia, capital de la provincia de Tierra del Fuego Antártida e Islas del Atlántico Sur. Las actividades científicas en la base están reunidas en el LABORC (Laboratorio Antártico Mutidisciplinario en Base Orcadas).

La base cuenta con: Casa Principal, Casa de Emergencia, Capilla, Casa Museo Moneta, Casa “Omond House”, Laboratorio de biología, Estación sismográfica, Casa Pampa – Radio EGA, Usina Nº 1, Usina Nº 2, Casa Variómetro, Deposito de Lubricantes, de Gas y de Baterías, 3 galpones y un pañol de pinturas.

Los científicos allí instalados llevan a cabo tareas e investigaciones sobre meteorología de superficie y de altura, magnetismo, relevamientos geológicos y localización de sensores, observación visual de auroras, estudios glaciológicos y observación de la fauna.

En la actualidad Orcadas es solo una de las tantas bases que nuestro país mantiene en el sexto continente, el total de las mismas se dividen en permanentes: Orcadas, Jubany, Esperanza, Marambio, San Martín y Belgrano II, y temporarias: Cámara, Decepción, Petrel, Primavera, Melchior, Brown y Matienzo.

La presencia argentina en la Antártida.

Merecen una mejor atención las 13 bases en la Antártida. Un horror el proyecto de evacuarlos, cuando, junto a Malvinas, resulta parte de un conflicto mayor que es la proyección hacia los recursos australes.

A mediados de diciembre de 2017, en una decisión insólita, la Dirección de Aereonavegabilidad de la Administración de Aviación Civil (ANAC, que no es gestionada por jerarquías especializadas) prohibió el vuelo de cualquier Hércules.

Si los aviones Hércules no pueden volar, no hay abastecimiento en las bases antártica de un país que ya se quedó sin submarinos.

Afortunadamente, el rompehielos Almirante Irizar -superado el incendio de 2007- pudo abastecer las bases Cámara, Decepción, Primavera, Melchior, Carlini, Esperanza, Marambio, Matienzo y Orcadas.

El resto de las bases fueron alcanzadas por otras embarcaciones menores tales como vehículos anfibios a rueda de la Infantería de Marina, 2 lanchas EDPV, y botes MK6.

La Antártida plurinacional completa.

La Antártida cuenta con más de 40 bases: Argentina (6) – Chile y Rusia (5) – Australia y Estados Unidos (3) – Alemania, China, Corea del Sur, India y Reino Unido (2) – Brasil, Francia, Italia, Japón, Nueva Zelanda, Noruega, Polonia, Sudáfrica, Ucrania y Uruguay (1).

¿Por qué es que tantos países buscan de cualquier forma establecer sus bases en el continente blanco?

Por sus recursos naturales, incluyendo la posibilidad de extraer petróleo y minerales.

El Tratado Antártico, que entró en vigor en 1961, prohíbe la actividad militar y la prospección de hidrocaburos y minerales. Sin embargo algunas predicciones indican que la cantidad de petróleo en la Antártida podría ser de 200.000 millones de barriles, mucho más que Kuwait o Abu Dhabi.

Varios países apuestan al 2048, cuando se deberá renovar el protocolo que prohíbe la prospección antártica. ¿Y la argentina que esta haciendo?

¡Nada absolutamente nada! Y cuando encara algo es o para retrasar su presencia levantando Bases o peor aún, bajo el rotulo de “cooperación o relaciones carnales”, llevando a cabo una política de absoluta entrega y dominación respecto del imperialismo invasor de nuestros territorios australes.

La Gran Bretaña llega a la Antártida –continente- muchos años después que nuestra madre patria (España y sus navegantes 1606) y varios años después que nuestros propios compatriotas 1815… ¿y como reclama su porción? Porque desde 1833 ha invadido nuestras Islas Malvinas, Orcadas, Georgias y Sandwich del Sur, y nuestros gobernantes desde hace mas de 40 años solo aspiran a ser “cola de Leon” y se arrodillan ante el invasor.

¡Incomprensible y faltos de honor!

Buenos Aires, 22 de Febrero de 2018

Arq. José Marcelino García Rozado

Ex Subsecretario de Estado

1973/1976 y 1989/1993

Se el primero en comentar en "UN DÍA PAR RECORDAR QUE EL CONFLICTO AUSTRAL NO HA TERMINADO. 114 AÑOS EN LA ANTÁRTIDA."

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*