PROYECTO DE LEY DE PROTECCIÓN DE LA EMBARAZADA Y DEL NIÑO POR NACER, EN CASOS DE PELIGRO PARA LA MADRE, VIOLACIÓN O DISCAPACIDAD – ART. 86, INC. 1 Y 2 DEL CÓDIGO PENAL

EN VISTA DE
QUE la medicina moderna ha logrado avances decisivos en cuanto al cuidado de la mujer embarazada, que eliminan virtualmente todo peligro para su vida en caso de culminar la gestación.
QUE existen hoy técnicas eficientes y muchas y efectivas posibilidades de asistencia social integral y apoyatura sicológica para las víctimas de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente, que se hacen extensibles a sus familiares cercanos.

Y CONSIDERANDO
QUE el niño por nacer es una persona humana desde el mismo momento de su concepción.
QUE así lo ha reconocido inalterablemente la legislación y la doctrina de nuestro país desde siempre, y fue adoptada formalmente por el Dr. Dalmacio Vélez Sarsfield, redactor de nuestro Código Civil, que aprobado por unanimidad por el Parlamento Nacional en 1869.
QUE, a su vez, esa doctrina es hoy universal, y ha sido reconocida, tácita o expresamente, por la CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS, en sus artículos 4 (Derecho a la vida), 5 (Derecho a la integridad personal), 8 (Garantías judiciales), 19 (Derechos del niño), 24 (Igualdad ante la ley), 26 (Desarrollo Progresivo), 29 (Normas de interpretación), 30 (Alcance de las restricciones), 31 (Reconocimiento de otros derechos), 32 (Correlación entre deberes y derechos), todos ellos en relación con:
* el art. 1 (Obligación de respetar los derechos) de la citada CONVENCIÓN AMERICANA SOBRE DERECHOS HUMANOS;
* los artículos 3, 4, 5, 6, 7 y 10 de la DECLARACIÓN UNIVERSAL DE DERECHOS HUMANOS;
* el artículo 1 de la CONVENCIÓN SOBRE LOS DERECHOS DEL NIÑO, con la ineludible reserva que efectuó la República Argentina a dicho artículo, en el art. 2, párrafo 3º de la ley 23.849, y que se comenta más adelante.
* el artículo 6 de la CONVENCIÓN SOBRE LOS DERECHOS DEL NIÑO (“1. Los Estados Partes reconocen que todo niño tiene el derecho intrínseco a la vida. 2. Los Estados Partes garantizarán en la máxima medida posible la supervivencia y el desarrollo del niño.”)
* los artículos: I (Derecho a la vida), II (Derecho a la igualdad ante la ley) y XXX (Deberes para con los hijos y los padres) de la DECLARACIÓN AMERICANA DE LOS DERECHOS Y DEBERES DEL HOMBRE; y
* el artículo 1 de la CONVENCIÓN CONTRA LA TORTURA Y OTROS TRATOS O PENAS CRUELES INHUMANOS O DEGRADANTES, respecto de la forma en que se comete el homicidio del niño por nacer.
QUE, además, el aborto vulnera normas constitucionales y legales argentinas precisas y claras, que garantizan el derecho a la vida y otros, como son:
a)- el art. 18 de la Constitución Nacional (“Quedan abolidas para siempre la pena de muerte…”),
b)- el inc. 23 del art. 75 de la Constitución Nacional argentina (”Dictar un régimen de seguridad social especial e integral en protección del niño en situación de desamparo, desde el embarazo hasta la finalización del período de enseñanza elemental…”),
c)- El ya citado art. 2, párrafo 3º de la ley 23.849 (“… se entiende por niño todo ser humano desde el momento de la concepción”). Esta ley fue promulgada el 16 de octubre de 1990 y, conviene señalarlo, es posterior a la Declaración Americana de Derechos Humanos y a la Convención Americana de Derechos Humanos-CADH- y por lo tanto, es la interpretación obligatoria para nuestro país de las citadas Declaración y Convención.
QUE es la mujer embarazada por un acto de violación, sea o no incapaz, la que más y mejor derecho, y muchas veces necesidad tiene de recibir del Estado y de la sociedad en general una atención esmerada en el terreno espiritual, psíquico, educacional, económico, etc., tanto respecto de su persona como de la de su hijo.

QUE se hace notar la poca protección que reciben, en esos casos, tanto el hijo por nacer, como la mujer embarazada y sus familiares, de parte de quienes tienen la obligación humana y legal de hacerlo.
QUE, para cumplir debidamente con la defensa de los derechos humanos, lo correcto no es facilitar el aborto, es decir la muerte de uno de los dos protagonistas del caso y, para mayor mal, la del niño indefenso, sino que el Estado y la sociedad toda empeñen sus mejores esfuerzos en auxiliar y proteger debidamente a la mujer violada o incapaz y a su hijo.

Por todo ello, el H. Congreso de la Nación Argentina sanciona con fuerza de ley:
ARTÍCULO 1º: La mujer embarazada que se encuentre en las condiciones descriptas en los incisos 1 y 2 del artículo 86 del Código Penal, tendrá derecho a gozar de una completa e integral atención médica y sicológica estatal, así como de una pensión especial otorgada por el Estado Nacional inmediatamente después de que los profesionales médicos certifiquen su estado de gestación, y sin más trámites.
Dicha pensión deberá cubrir todas las necesidades alimenticias, de vivienda, vestimenta, educación, transporte, salud y recreación de la madre embarazada, desde el momento en que se le detecte profesionalmente el embarazo, y hasta seis (6) meses después del parto.
ARTÍCULO 2: Si la mujer embarazada que se encuentre en las condiciones descriptas en los incisos 1 y 2 del artículo 86 del Código Penal trabajara bajo relación de dependencia, su empleador le otorgará la correspondiente licencia por maternidad, y el resto del beneficio detallado en el ARTÍCULO 1 será cubierto por el Estado Nacional.
ARTICUOLO 3: Producido el parto de la mujer embarazada en tales circunstancias, y si la madre no pudiera mantener a su hijo por sí misma, el Estado le otorgará al chico una pensión especial que deberá cubrir todos sus gastos de alimentos, vivienda, vestimenta, educación, transporte, salud y recreación, hasta la mayoría de edad o hasta los 25 años de edad si se encontrara estudiando regularmente.
ARTÍCULO 4: Los profesionales médicos y sus auxiliares que atiendan a la mujer embarazada que se encuentre en las condiciones descriptas en los incisos 1 y 2 del artículo 86 del Código Penal, deberán informarle en forma clara y completa sobre los beneficios que le otorga la presente ley. Si así no lo hicieren, incurrirán en el delito de abandono de persona que describe el art. 106 del Código Penal, incluidos sus agravantes.
ARTÍCULO 5. De forma.
Anexo:
ARTICULO 86 del CP. – Incurrirán en las penas establecidas en el artículo anterior y sufrirán, además, inhabilitación especial por doble tiempo que el de la condena, los médicos, cirujanos, parteras o farmacéuticos que abusaren de su ciencia o arte para causar el aborto o cooperaren a causarlo.
El aborto practicado por un médico diplomado con el consentimiento de la mujer encinta, no es punible:
1º Si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y si este peligro no puede ser evitado por otros medios.
2º Si el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente. En este caso, el consentimiento de su representante legal deberá ser requerido para el aborto

Por Juan Gabriel Labaké

Presentado ante la Cámara de Diputados el 28-2.

Se el primero en comentar en "PROYECTO DE LEY DE PROTECCIÓN DE LA EMBARAZADA Y DEL NIÑO POR NACER, EN CASOS DE PELIGRO PARA LA MADRE, VIOLACIÓN O DISCAPACIDAD – ART. 86, INC. 1 Y 2 DEL CÓDIGO PENAL"

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*